Archivo de la etiqueta: Felicidad Batista

VALENCIA – 25 DE NOVIEMBRE – PRESENTACIÓN DE “¿CUÁNTO PESA UN LIBRO?”

Aunque no estaré en persona, sí que deseo que sepáis que, este próximo sábado, hay una nueva presentación del libro de narraciones cortas de la Generación BiblioCafé ¿Cuánto pesa un libro? (Jam Ediciones – Generación BiblioCafé – Valencia, 2017), en el que se incluye mi relato Cuentos para Alicia.

Anuncio Cruz del Sur

Orgulloso de compartir páginas con los relatos de Alicia Muñoz Alabau, Susana Gisbert Grifo, Franz Kelle, José Luis Rodríguez Núñez, María Tordera, Susi Bonilla, Josep Asensi, Fuensanta Niñirola, Antonio Briones Torres, Felicidad Batista, Angel Marqués Valverde, Giovanna Vivian, Luisa Berbel Torrente, Alfredo Cot, María Isabel Peral del Valle, Sergio Aguado, Rosa Pastor Carballo, José Luis Sandín, Javier Lacomba Tamarit, Carmen Barrachina, Rafael Borrás y Xenia Rambla. Todos, bajo la batuta del jefe de todo esto: Mauro Guillén.

Sergio Barce, noviembre 2017

 

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

SE EDITA “¿CUÁNTO PESA UN LIBRO?”, NUEVO VOLUMEN DE RELATOS DE GENERACIÓN BIBLIOCAFÉ

Imagen de la presentación

Acaba de presentarse en la Feria del Libro de Valencia, el nuevo volumen que reúne 23 relatos del Grupo Generación BiblioCafé. Su título: ¿Cuánto pesa un libro? (Jam Ediciones / Generación BiblioCafé – Valencia, 2017).

Nuevamente colaboro con el grupo que coordina, dirige y edita Mauro Guillén, y, en esta ocasión, lo hago con el relato titulado Cuentos para Alicia. El resto de los autores son: Alicia Muñoz Alabau, Susana Gisbert Grifo, Franz Kelle, José Luis Rodríguez Núñez, María Tordera, Susi Bonilla, Josep Asensi, Fuensanta Niñirola, Antonio Briones Torres, Felicidad Batista, Angel Marqués Valverde, Giovanna Vivian, Luisa Berbel Torrente, Alfredo Cot, María Isabel Peral del Valle, Sergio Aguado, Rosa Pastor Carballo, José Luis Sandín, Javier Lacomba Tamarit, Carmen Barrachina, Rafael Borrás y Xenia Rambla.

Como bien explica Mauro Guillén en el pequeño prólogo del libro, “…ésta es la décimo quinta publicación de la Generación BiblioCafé y en ella se reúnen 23 relatos que giran en torno a esas huellas que dejaron grandes libros con independencia de sus gramos o tamaño, de la existencia de ilustraciones o de su género…”

 

 

 

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“EL CÁLIDO SONIDO DEL HIELO”, UN RELATO DE FELICIDAD BATISTA

Con el relato que cuelgo en este post, abro en mi blog una nueva sección: la Generación BiblioCafé, este grupo de escritores que se abre paso con fuerza en el panorama literario español.

Pertenezco a este grupo de narradores casi por azar, por esos nexos invisibles que los larachenses marcan a sus amigos y paisanos. Y es que llegué a ellos a través de Gabriela Grech, que con una se sus fotos antológicas había puesto la portada a uno de los libros editados el pasado año: Una maleta llena de relatos (2013), y ella me puso en contacto con Mauro Guillén, que dirige el grupo con mano experta.

una-maleta-llena-de-relatos

Mi idea es dar a conocer, a quienes seguís habitualmente mi blog, a mis compañeros de la Generación BiblioCafé, no por chauvinismo sino porque merecen la pena, y siempre intento traer autores, temas o cuestiones que impidan, a los que se asoman a este blog, que desistan de volver.

La primera autora del grupo que presento se llama Felicidad Batista. La conocí personalmente en Madrid, en la presentación que hicimos de la Generación BiblioCafé en la Librería Lé. Creo que conectamos enseguida, y en su sonrisa vislumbré la felicidad de su nombre.

Intervención de Felicidad Batista en la Librería Lé

Intervención de Felicidad Batista en la Librería Lé

El relato se titula El cálido sonido del hielo. Por muchas razones, que los más íntimos saben, el tema que trata en su historia me toca muy de cerca, y, además, el recuerdo de sus abuelos, motivo al que también yo recurro a menudo, hacen que su cuento me haya conmovido. Escribe con frases cortas, rápidas, pero describe tan bien como transmite los sentimientos más profundos con leves pinceladas. No necesita mucho para decirlo todo.

Felicidad dice en este cuento: <El silencio se resquebraja con la caída incesante de una gota sobre el lavabo>. Escueto, contundente, visual.

Creo que leer El cálido sonido del hielo es una inmejorable manera de abrir este libro que escribimos poco a poco pero sin descanso la Generación BiblioCafé.

Sergio Barce, mayo 2014

El cálido sonido del hielo

Cuando agosto alcanzaba el punto de fundición, salíamos al porche con la esperanza renovada de que el aire fresco acudiera en nuestro auxilio. El abuelo ocupaba su vieja silla de tea. Yo me sentaba a su lado, en un pequeño banco que había construido para mí. Me entretenía contemplando las minúsculas brasas de tabaco que ardían cada vez que inhalaba la pipa. Su cara se iluminaba a intervalos en la espesura de una noche sin luna. Y su mirada aparecía enredada en los misterios de la oscuridad o rastreando recuerdos diseminados en los bancales del pasado. Por el bigote reptaba la niebla que se escapaba de su nariz o serpenteaba desde la cazoleta de la pipa. El perfil de su rostro se recortaba como una orilla de mar con cabos y bahías. Una orquestina de grillos animaba la velada. A la que se unían los mosquitos que regresaban al atardecer de las charcas y se refugiaban bajo el alpende. Incansables, realizaban sus acrobacias aéreas y se lanzaban sobre nosotros como kamikazes. Las estrellas se engastaban en el cielo dispersas o en constelaciones. El olor a tierra mojada mezclado con el aroma a geranios y a buganvillas emanaba desde el jardín. Era el momento en el que la abuela escanciaba la limonada y el hielo tintineaban en la noche incandescente.

Siento frío. Desnuda sobra la camilla y tapada con esta sábana casi transparente, tiemblo bajo el aire metálico. Andrés no para de entrar y salir. Se atusa el cabello una y otra vez, iza las persianas, y me repite que todo irá bien en un tono que me inquieta. Solo es una amputación, una mama a cambio de una nueva vida. No puedo evitar la escarcha en mi piel. Tengo miedo. Sí, tengo miedo.
La abuela auscultaba cada noche las heridas que coleccionaba en mis saltos por los cercados de alambres, las aventuras por las ramas de los almendros que a veces se quebraban bajo mis pies, o la natación involuntaria sobre terrenos pedregosos. No siempre superaba su inspección y durante algún tiempo me impedía alejarme más allá del porche. Sucedió cuando exploré una galería de agua abandonada y una cortada abierta como una boca sin dientes cruzó mi rodilla izquierda. Pero merecía la pena pasar aquellos días de arresto. Los compensaba con lecturas y con las cicatrices que exhibía como trofeos a los compañeros de clase a la vuelta del verano.
Andrés acaba de salir. El tiempo está detenido. El silencio se resquebraja con la caída incesante de una gota sobre el lavabo. El sol aparece al otro lado de la ventana pero no se atreve a entrar a este iglú. Los enfermeros irrumpen, me rodean y me conducen por un pasillo. Cuento las lámparas fluorescentes que se alejan como vagones de luz. Andrés en carrera atrapa mi mano entre las suyas. Llego al quirófano. Médicos y asistentes ultiman los preparativos. Me hablan, intento sonreír y extiendo el brazo. Me cubren la boca y la nariz con una mascarilla. Esquivo el fogonazo deslumbrante de los focos que me vigilan y miro hacia un lado, hacia el porche. Allí están la abuela con el frasco de yodo que asoma por el bolsillo de su delantal y las briznas rojizas de tabaco que revolotean sobre la pipa del abuelo.

Felicidad Batista 

Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , ,

“CUALQUIER VERANO”, UN RELATO DE SERGIO BARCE

Cualquier verano es el relato que escribí en mi primera colaboración con la “Generación Bibliocafé”, para el libro de cuentos colectivo Sesión continua (Jam Ediciones – Valencia, 2013).

La orden de nuestro centurión, Mauro Guillén, fue que escribiésemos un relato relacionado con el cine, y que al final recomendásemos una película. Yo me incliné por Un profeta (Un prophète, 2009) de Audiard. 

SesionContinuaPortada

Os dejo con mi cuento, y con uno de aquellos veranos inolvidables de vacaciones, cuando viajaba de Larache a Málaga para ver a mis abuelos…

Sergio Barce, marzo 2014

CUALQUIER VERANO

   Pudo ser cualquier verano de aquellos años. Pongamos el del 71. Verano del 71 (casi el título de una película). Con el verano llegaban las vacaciones, y con las vacaciones el obligado viaje a Málaga para pasar unas semanas con mis abuelos. Cruzábamos el estrecho en el Ibn Battuta. Recuerdo que desembarcábamos en el puerto de Algeciras, tras una larga travesía desde Tánger. Entonces todo era más lento, y todo estaba más lejos. Me acuerdo que desde popa veía a los delfines dar saltos sobre las olas mientras perseguían a nuestro barco. Ya apenas hay delfines.

   El Renault 10 de mi padre, con matrícula marroquí y Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

MADRID, 28 DE FEBRERO – PRESENTACIÓN DE LA “GENERACIÓN BIBLIOCAFÉ”

Este viernes, 28 de Febrero, se presenta en Madrid la Generación Bibliocafé, y también la obra de los escritores que formamos la Generación Bibliocafé.

1656155_636421796392922_2030071463_n

Somos un pequeño grupo de narradores, un grupo que se mueve ágilmente pese a las trabas, y que juntos nos abrimos paso por esta selva usando la palabra escrita como única arma. Nuestros machetazos son metafóricos, pero hemos logrado atravesar el corazón de la jungla hasta llegar a la capital, escondida tras la espesura. Y venimos dispuestos a arrancarle el corazón, enamorarla y dejarla marcada con nuestra huella.

La Generación Bibliocafé somos nosotros:

Autores Biblocafé

Mauro Guillén nos guía con su ánimo inquebrantable, sugiriendo nuevos temas y lanzando nuestras historias a los cuatro vientos. Nos sentimos hambrientos, y queremos comernos el mundo.

Yo soy de los últimos que se han incorporado al grupo, pero comienzo a sentirme muy orgulloso de pertenecer a él. Generación Bibliocafé ya ha parido siete libros, yo he participado en los tres últimos, y tenemos la ilusión de poder seguir escribiendo y editando y compartiendo este espacio de creación. Y aunque hemos sufrido por José Luis y María Fernanda, lo mejor está por venir.

Y ahora, la toma de Madrid: os esperamos este viernes, 28 de febrero, a las 19:00 horas, en la Librería Lé, en el Paseo de la Castellana 154. 

ULTIMO ENCUENTRO EN BIBLIOCAFÉ

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,