Archivo de la etiqueta: Tánger

MIS LIBROS EN EL SALÓN INTERNACIONAL DEL LIBRO DE CASABLANCA

“España, país invitado de honor del Salón Internacional de la Edición y del Libro de Casablanca 2019”
Del 7 al 17 de febrero de 2019

Más información a través del artículo escrito por la periodista Sonia Moreno, que podéis leer en el siguiente enlace:

https://cadenaser.com/ser/2019/02/12/cultura/1549966861_621774.html

El coordinador del pabellón de España en el SIEL, el escritor Farid Othman-Bentria Ramos, ha tenido la gentileza de incorporar entre los libros que se exponen dos de mis novelas: Sombras en sepia (Pre-Textos) y La emperatriz de Tánger (Ediciones del Genal). Muy bien escogidas porque la primera está ambientada en Larache y la segunda en Tánger. Lo que resume a la perfección de dónde se alimenta mi obra narrativa. Y además situándome al lado de autores que admiro: Juan Goytisolo, el propio Farid o Antonio Lozano, al que dijimos adiós hace apenas unos días y que nos ha dejado la hermosa tarea de seguir trabajando para estrechar nuestros lazos culturales y emocionales.

Más abajo, las fotografías que lo atestiguan y que me ha enviado mi amigo Alberto Mreth.

Así que doble agradecimiento a Farid y a Alberto. Y un entrañable y querido recuerdo a Antonio.

Sergio Barce, febrero 2019

Mis libros en Casablanca 1

***

Mis libros en Casablanca 2

***

50951878_2071681736258344_1779494152908570624_o

***

 

***

***

 

 

Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

ÚLTIMO ADIÓS AL ESCRITOR TANGERINO ANTONIO LOZANO

ANTONIO LOZANO - foto El Pais

Antonio Lozano – foto diario El Pais

Llega la noticia de la muerte del escritor tangerino Antonio Lozano después de batallar contra la enfermedad. Y se abre otro vacío en mi interior. Con Antonio he tenido la fortuna de compartir momentos intensos: el encuentro literario en Tánger para hablar de nuestros libros ambientados en su ciudad natal junto a su gran amigo Saljo Bellver; el estreno en Málaga de su obra Me llamo Suleimán, que disfrutamos con pasión, o el privilegio que me concedió de que fuese yo quien presentara esta misma novela el día antes de su estreno teatral en el Teatro Echegaray.

antonio-lozano-seljo-bellver-abdellatif-bouziane-y-sergio-barce

En Tánger – ANTONIO LOZANO, Saljo Bellver, Abdellatif Bouziane y Sergio Barce

Recuerdo nuestras conversaciones esos días, en especial la cena en Tánger después del encuentro en Le Cercle des Arts, tan bien acogidos y arropados por Leila Mimoun. O sus siempre atinados comentarios a los borradores de mis novelas que le enviaba para conocer su opinión. Me gustaba escuchar a Antonio, que hablaba con una cadencia que transmitía sosiego y equilibrio. Siento mucho su pérdida porque desaparece alguien honesto, entrañable y bueno. Algo ya difícil de encontrar en estos tiempos de decadencia. Lo admiraba por ello y por su hermosa obra literaria, tan comprometida y tan emocionante. Guardaba la vana esperanza de que venciera al cáncer. Quizá porque alguien como él merecía seguir regalándonos buenos momentos y nuevas historias. Pero me quedo con esos instantes compartidos como si fuesen un pequeño tesoro que guardo ahora en el arcón de mis recuerdos. La hermosa luz de su ciudad brilla hoy un poco menos. Pero estoy seguro de que ahora disfrutará de su largo sueño en Tánger.

Sergio Barce, febrero 2019

sergio-barce-y-antonio-lozano

Sergio Barce y ANTONIO LOZANO

***

Cubierta_Un largo sueño en Tánger_10mm_170215.indd

 

Etiquetado , , , , , , , ,

EL GRAN TEATRO CERVANTES DE TÁNGER ES CEDIDO POR ESPAÑA A MARRUECOS

GRAN TEATRO CERVANTES DE TÁNGER

GRAN TEATRO DE TÁNGER

Ayer saltaba la noticia de la donación efectuada por el Gobierno español a Marruecos del histórico Gran Teatro Cervantes de Tánger, una de las más hermosas joyas artísticas levantada en Marruecos a principios del pasado siglo. Seguramente esta noticia dará lugar a polémicas absurdas. Pero partamos de un hecho cierto: durante decenios, el Teatro Cervantes de Tánger es un edificio abandonado, una ruina que se mantiene en pie de puro milagro. Y durante decenios, España se ha desentendido de este patrimonio histórico y cultural. Su coste actual de rehabilitación es muy elevado y seguramente esta haya sido la causa principal para dar este paso. Una decisión tomada durante el Gobierno de Mariano Rajoy y finiquitado por el actual Gobierno de Pedro Sánchez. Lo que demuestra que existe un nulo interés por hacerse cargo de esa obra de restauración sea quien sea el partido que ostente el poder. Otro gallo cantaría si la propiedad fuese del Estado francés (y esta es una opinión muy personal, pero no creo equivocarme dados nuestros antecedentes y los suyos).

CERVANTES DE TÁNGER

A las puertas del Gran Teatro de Tánger

Lo único positivo de todo esto es que el acuerdo alcanzado con Marruecos obliga a este país a rehabilitarlo y a darle un uso cultural, incluyendo en sus programaciones futuras actividades con componente español.

Ya hay voces que auguran que Marruecos derribará el inmueble. Seamos optimistas. Hay un revival del viejo Tánger internacional y la ciudad es ahora un hervidero económico y cultural (festival de jazz, festival de cine, encuentros literarios y pictóricos casi a diario, apertura de nuevas librerías en los últimos años -sí, de nuevas librerías-, restauración de monumentos…). Si recuperaran el Gran Teatro Cervantes de Tánger sería un hito y sin duda un éxito para las autoridades culturales marroquíes. Y, por supuesto, una  demostración más de que a España, pese a las declaraciones de nuestros políticos, le da igual nuestra herencia cultural. El Gran Teatro Cervantes, excepcional ejemplo de estilo  modernista con esculturas de Cándido Mata, abrió sus puertas a las compañías María Guerrero, La Barraca, de García Lorca, o la compañía al-Hilal, y a artistas como Pastora Imperio, Margarita Xirgú, Estrellita Castro, Antonio Molina,  Imperio Argentina, Ahmed Ouyassine,  Juanito Valderrama, Mohamed Akalou, Lola Flores o Antonio Machín. Y además cuenta en su haber con la famosa actuación en sus tablas del gran Enrico Caruso en 1919, famosa no solo por la calidad del tenor sino porque, como cuenta Rocío Rojas Marcos, el cantante ya solo actuaba en el Metroplitan de Nueva York desde hacía años y cuando hizo una gira por Europa incluyó al Teatro Cervantes de Tánger. El  mayor de los construidos en África.

ENRIQUE CARUSO

ENRICO CARUSO

Y famosos eran los carnavales de Tánger, en especial los que se organizaban en el Teatro, el gran baile de máscaras, y las fastuosas fiestas, o las conferencias y encuentros políticos que tuvieron lugar en él, como las impartidas por Pérez Galdós, Joaquín Costa o Martínez Barrios. Seguramente Juanita Narboni diría algo sobre todo esto, pero no me atrevo a poner nada en su boca aunque pueda imaginarlo.

Lo cierto es que tan solo por toda esta historia que arrastra a sus espaldas ya merece ser rescatado del olvido.

Sergio Barce, febrero 2019

Aquí tenéis el enlace de El País que ayer daba la noticia:

https://elpais.com/cultura/2019/02/08/actualidad/1549634225_006826.html

***

TEATRO CERVANTES TÁNGER

Teatro Cervantes de Tánger hace unos años

***

TEATRO CERVANTES DE TANGER

Teatro Cervantes de Tánger -reciente  imagen del interior

***

Etiquetado , , , , , ,

14 DE DICIEMBRE – MÁLAGA – ENCUENTRO CON LOS ESCRITORES SERGIO BARCE & JOSÉ A. GARRIGA VELA

Os invito a la última actividad del GRUPO CAPITEL de 2018. Es muy especial y será el Viernes 14 de diciembre a las ocho de la tarde, en el Estudio Taller del pintor Paco Selva, sito en calle Escultor Marín Higuero nº 8, Echeverría del Palo, Málaga.

Sergio Barce 

&

José Antonio Garriga Vela

 “Territorios de ficción

A ambos les une un espacio de encuentro: la amistad. Los dos llegaron a la misma tierra: Málaga, y lo hicieron en ambos casos de forma temprana y distante, Sergio Barce vino del Sur, de Larache, José Antonio Garriga llegó desde el Norte, de Barcelona. Los dos aman la literatura y han desplegado una carrera literaria ya dilatada y reconocida por sus lectores, entre los que me encuentro. Me fascina la manera sobria y lírica con que José Antonio se acerca a sus personajes, el pulso narrativo de Sergio.

JOSE GARRIGA VELA foto Elcultural

JOSE GARRIGA VELA (Foto Elcultural)

***

SB

SERGIO BARCE

Ahora tenemos la oportunidad de tenerlos frente a frente, establecerán un diálogo libre, abierto, sobre el tema que quieran, hemos titulado el encuentro “Territorios de ficción” para abrazar bien lo geográfico o lo emotivo, los territorios por donde han surcado las historias que narran, los senderos, las emociones recorridas para finalmente transmitirlas a los lectores a través de sus novelas.

Tenemos pues la suerte de vivir la magia de la literatura en una conversación que seguro nos hará vivir y convivir más y mejor. Al fin y al cabo ese es el objetivo. Gracias a los dos por hacer posible el encuentro.

Víctor M. Pérez Benítez

Coordinador de actividades de Capitel.

ESTUDIO TALLER SELVA

Estudio Taller del pintor larachense PACO SELVA

 

Etiquetado , , , , , , , ,

“VIOLENCIA EN LA PLAYA”, UN RELATO DE MOHAMED CHUKRI

    En El loco de las rosas (Madjnún al-ward) de Mohamed Chukri, editado por Cabaret Voltaire en 2015, con traducción del árabe de Rajae Boumediane el Metni, hay un relato que me parece particularmente fascinante y es el primero que abre este libro de cuentos. Se titula Violencia en la playa y fue escrito por Chukri en Tánger en el año 1977.

cubierta_el loco de las rosas.indd

La fascinación del relato proviene no sólo por la calidad del texto, que es obvia, sino porque, para quienes venimos de Marruecos y para quienes lo conocen en profundidad, el personaje protagonista es un viejo conocido. En este texto se llama Mimoun, pero es igual a otros Mimoun con los que nos hemos topado en muchas ocasiones.

“…-¿Le está rondando! -me avisa-. Pero no le haga caso. Sólo quiere un sorbo de té y, si no lo consigue, le pedirá la hierbabuena que quede en el vaso. La chupa.

-¿De quién hablas?

-De Mimoun. ¿Es que no lo ha visto?

El camarero se vuelve hacia Mimoun. Está apoyado en la pared de la pensión Becerra.

-No, no me había dado cuenta.”

Recuerdo que, en una ocasión, sentado en la terraza del Valencia, en Larache, se me acercó un hombre desarrapado, sucio y evidentemente con problemas de salud mental. Me pidió un cigarrillo. No fumo, así que no podía dárselo. Luego me pidió algo de comer, pero tampoco tenía nada que darle. Me preguntó entonces si podía darle un sorbo a mi vaso de té. Llamé a Outman, el camarero, y le dije que le sirviera un té verde. Pero se rió y me dijo que el mendigo no quería otro té, sino el mío. Insistí, seguro de que la razón me asistía. Outman se encogió de hombros y trajo un largo vaso de té con hierbabuena. Lo puso en la mesa de al lado. El hombre lo miró unos segundos y con un dedo, que acababa en una uña ennegrecida y grasienta, señaló mi vaso, ya casi vacío. Le aclaré que ahí en la otra mesa tenía ya uno para él. Él negó con la cabeza. Empujé entonces mi vaso hacia el borde de la mesa. El mendigo dio un paso, y lo vi meter los dedos y sacar la hierbabuena del interior del vaso. Luego observó por un segundo las hojas verdes y mojadas sobre la palma de su mano y cerró los dedos, marchándose de allí con la hierbabuena bien asida. Arrastraba los pies, llenos de eccemas, con las plantas tan sucias que parecía que nunca hubiera utilizado unos zapatos. Outman me miró con una sonrisa dibujada en los labios y me hizo un gesto con la cabeza, como si me dijera: ¿ve? No quería un té sino las hojas de hierbabuena de su vaso. Luego me contaron los parroquianos del Valencia algo que ya sabía, que durante los últimos años traían hasta Larache a los locos que encontraban vagando por las calles de otras ciudades, que los transportaban en furgonetas y que los dejaban en cualquier lugar. Abandonados a una triste existencia. Al día siguiente el mismo vagabundo se acercó de nuevo a mi mesa, pero esta vez no pedí otro té para él y dejé que volviera a llevarse las hojas de hierbabuena que quedaban adheridas al cristal de mi vaso. Al marcharse, traté de imaginar qué sería lo que pasaba por su cabeza. Pero no fui capaz de lograrlo.

“…En la puerta del antiguo Correos español, Mimoun, como si fuera un atleta, hace ejercicios de calentamiento. Parece un corredor preparándose antes de la salida.

-¡Mirad! -dice el patrón-. Ahora se prepara para competir con un adversario imaginario. Y, claro, siempre gana él.

Mimoun flexiona la rodilla derecha, mira a los lados, detrás, y echa a correr a toda velocidad. Desconcertados, los clientes del café y los transeúntes lo siguen con la mirada. Un hombre, con la paciencia ya agotada, protesta.

-Pero ¿dónde está la policía? Hay que llevarse a este desgraciado de aquí. Nos está sacando de quicio.

Mimoun da una vuelta entera a la plaza. Cuando llega de nuevo a la altura de Correos, levanta los brazos en señal de victoria. Un niño retrasado se le acerca. Le pide a Mimoun que compita con él. Mimoun le enseña los dientes, el niño se ríe. Con toda crueldad, Mimoun le da una patada en el culo. El niño chilla y se aleja lanzándole los peores insultos.

Mimoun repite tres veces la carrera. En la última vuelta, un hombre le da un bocadillo. Se sienta en su escalón y se pone a comer tranquilamente.”

Un relato con el que Mohamed Chukri retrata a la perfección la vida en la calle, la degradación moral del ser humano, una imagen de la pobreza en Marruecos. Y, como siempre, subyace en sus palabras una ternura, un afecto indisimulado por los más desgraciados. Un cuento de entre los mejor acabados por la pluma del gran Chukri.

Sergio Barce, noviembre 2018

MOHAMED CHUKRI 1

MOHAMED CHUKRI

 

Etiquetado , , , , , , , , , , ,