Archivo de la etiqueta: LARACHE

LARACHE – LOS REYES MAGOS EN EL BAZAR YEBARI

Uno de los más entrañables recuerdos de mi infancia en Larache es la noche de Reyes. Cuando se aproximaba esa fecha, el Bazar Yebari se transformaba en un mundo lleno de juguetes, de fantasía y el lugar donde los tres Reyes Magos, con sus pajes, nos esperaban para que les llevásemos nuestras cartas.

Los juguetes, por supuesto, los habíamos elegido previamente en el mismo bazar. Luego, llegaba la cabalgata, con la llegada de Sus Majestades a camello, cabalgata que recorría las calles de Larache, y, de madrugada, los Tres Reyes en persona, con sus inseparables pajes, ya muy achispados a esa hora tras ingerir en cada casa la correspondiente invitación a champán, licor o lo que se terciara, nos despertaban para hacernos entrega de los regalos. La verdad es que todo estaba lleno de magia, y a los niños nos hacían soñar.

Aquí os dejos algunas fotografías de esos días. El Bazar Yebari lleno de luz, color y de regalos fabulosos, la visita de los Reyes aguardando la llegada de los niños o cuando nos trajeron los regalos a casa. No sé el año exacto de cada instantánea, pero fue a finales de los sesenta y principio de los setenta.

Sergio Barce, agosto 2020

Bazar Yebari

bazar YEBARI

***

BAZAR YEBARI 3

***

Bazar Yebari 2

***

reyes-magos ANTONIO REBOLLO Y JOSE LUIS RUIZ CASTRO

Los Reyes Magos ANTONIO REBOLLO Y JOSE LUIS RUIZ CASTRO con mis hermanas Mónica y Marisol

***

reyes-magos-1

Este soy yo recibiendo mis regalos…

***

Etiquetado , , ,

LEYENDO LARACHE

Tres de mis libros. Los tres ambientados en Larache.

Una sirena se ahogó en Larache (Círculo Rojo, 2011), novela Finalista del XVIII Premio Andalucía de la Crítica 2012; Sombras en sepia (Editorial Pre-Textos, 2006), galardonada con el Premio de Novela Tres Culturas de Murcia, y Paseando por el zoco chico. Larachensemente (Ediciones del Genal, 2015).

Aprovecho para anunciaros que ya tengo listo el nuevo libro de relatos ambientado en Larache. Sí, vuelvo una vez más. Iré informando…

dav

Etiquetado , , , , , , ,

LARACHE – ESTAMPAS DE SU HISTORIA 20

Página 20 de fotografías que voy rescatando de diferentes blogs y sitios webs sobre la historia de Larache. Desde octubre del pasado año no lo hacía.

Creo que hay en esta ocasión alguna foto bastante buena, e imágenes originales de espacios, calles o lugares emblemáticos de la ciudad.

Las fotos, como indicaba antes, provienen de varios sitios amigos: Houssam Kelai, Manolo Alarcón, HHH Los de Larache, Casino de Larache, Radio Larache, etc… 

Sergio Barce, junio 2020

***

29386636_10216140501124844_1992307424488325120_n

***

51567863_2069230319827612_9122846046664261632_o

Rio Lucus y las salinas

***

53278950_2134526089964701_5646907062433611776_n

***

52561435_2063028367083909_6088645307820670976_n

Zoco Chico a primeros del siglo pasado

***

52813721_2115361421881168_5253854775312646144_o

Zoco Chico

***

46812945_1930403507013063_2006106815107956736_n

Zoco Chico – puerta de la Alcazaba

***

33844743_1725563620860952_7152400495338848256_n

***

17883540_1317490671668251_8919990774260436264_n

***

26169568_1573528402731142_3746682820443033903_n

Entrada desde la calle Alcazaba a la plaza del Majzén

***

22181339_1881944401832315_4866121508877581502_o

Noticia sobre el doctor José Galbis, larachense

***

20476124_1427729513977699_3608996474176746296_n

***

53581844_806196266401880_7448930870020276224_n

***

56262476_10219249714013223_6459767912835055616_n

Avda Mohamed Zerktouni

***

55857779_10218305938621732_7663487421580836864_n

***

26229990_10215297867747913_2493604805297468999_n

***

23551126_1530184960398820_1868119537528660992_o

calle Chinguiti (Avda Hassan II)

***

20748056_1443031402447510_5636635202600033240_o

Consulado español en Larache 

***

53881565_2129423240474986_4576807529614409728_n

***

 

 

Etiquetado ,

“EL BALCÓN DE LUNA”, UN RELATO DEL ESCRITOR LARACHENSE LEÓN COHEN

Me llegó ayer este relato de León Cohen lleno de añoranza. Es uno de sus textos más delicados y emotivos. Tiene un ritmo pausado que le confiere ese toque de apacible fluir que tanto me reconcilia con una narración bien escrita. Y con él, nos lleva hasta ese balcón tan especial de Larache. Lo comparto rápidamente en mi blog antes de que León se arrepienta de haberlo enviado, para que todos podáis disfrutarlo.

Sergio Barce, junio 2020

El Balcón de Luna

Más tarde o más temprano, el tiempo nos devuelve al jardín de la infancia, al jardín de los recuerdos, que para mí siempre será el Balcón de Luna”

Cuando uno recorre los habitáculos de su memoria, la memoria de su vida, uno se topa con escenas, instantes, lugares y personas que dejaron una huella perenne e imborrable. Algunos de esos lugares son paradigmáticos y es inevitable referirse a ellos por lo que significaron en su momento y con el transcurrir del tiempo. Uno de esos lugares fue y sigue siendo el balcón de mi abuela Luna.

El balcón de Luna es bastante más complejo que un voladizo de unos seis metros de longitud por uno de ancho, rodeado por una barandilla de hierro. Bajo esa forma común y sencilla subyacen otros muchos significados que lo convierten en un referente de mis recuerdos y en mucho más. Ese balcón no es solo lo que parece, sino lo que representa para el adulto que recuerda y para el escritor que transforma en palabras los recuerdos. Es el balcón de mi primera infancia, y más tarde el de mi memoria. Es también el balcón de la nostalgia. Es una atalaya desde donde contemplar mi pasado y el de mi familia, pero también el pasado de mi pueblo natal. Es el lugar desde donde el niño extendía su mirada soñadora hacía todo lo que ocurría enfrente, al lado y debajo. Donde la vida se le presentaba en todo su esplendor y su bullicio, llena de voces, de ruidos y de colores. Pero también es el balcón de la alegría y de las emociones. Y es además uno de los pasadizos a través del cual la memoria del adulto se reencuentra con su pasado. Es un balcón que hace parte de una casa, pero también de un sueño, el sueño del niño que fue feliz. Ese balcón convertido ya en un símbolo es parte de mi memoria vital, pero también de mis ensoñaciones, de manera que siempre que puedo, vuelvo a él para recuperar ese tiempo perdido que fue el de mi infancia, en una suerte de diálogo diacrónico conmigo mismo.

En esta especie de análisis introspectivo he llegado incluso a preguntarme: ¿Acaso el balcón de Luna no podría ser también una excusa, una argucia, un invento o una vuelta de tuerca al Tiempo, de las que el escritor se sirve como motivo o argumento para sumergirse en su pasado y relatar lo acontecido junto a lo imaginado? ¿Y por qué no? ¿Acaso nuestra memoria cuenta solo la verdad, nada más que la verdad y toda la verdad? ¿Acaso nuestra memoria no confunde sin proponérselo o a propósito, ficción y realidad?

Ese balcón tiene además su trastienda, que no es sino la vida de la familia de mi abuela, compuesta por mis dos tías Raquel y Mery, mi prima Flora, mi tío Elías y nosotros, sobre todo mi hermano, mis dos hermanas y yo.

En todas las casas hay un alma mater y en esta es sin lugar a dudas Luna, mi abuela, la que cocina, la que cose, la que va al mercado y la que aporta equilibrio y sosiego a las discrepancias familiares. Y a la que extrañamente no recuerdo durmiendo. 

El balcón por la mañana era un mirador desde donde se podían apreciar todos los movimientos rutinarios de los comerciantes de enfrente, desde su llegada, la apertura de los locales, el posterior deambular de los clientes y de los transeúntes y la hora del cierre de las tiendas bien entrada la noche. Era un balcón rebosante de vida. A él nos asomábamos, en él posábamos para hacernos fotos, y desde él presenciábamos el discurrir de la vida desde la calle Italia hacia el Zoco Chico o hacia la calle Real y viceversa. Desde ahí veíamos y oíamos pasar las bodas musulmanas por la noche o los entierros con sus cánticos característicos de día. La vida y la muerte, tan opuestas y tan cercanas.

Pasados los años, volví en muchas ocasiones al balcón de Luna, no sé si en sueños o con la imaginación, me detuve y me asomé para recordar mi primera infancia y desde él la repasé, la recorrí y la recreé. También recobré los olores y los sabores de aquellos años. Olor y sabor del pan amasado en casa que se desprendía del horno cercano en el Zoco Chico, sabor a buñuelos y té, olor a especias de la tienda de Kassem, olor y sabor a dafina…Mientras viva, el balcón de Luna seguirá ahí firme y evocador, habitándome, iluminándome y guiándome por los caminos del recuerdo, como una pequeña luz o un faro a los que poder siempre recurrir y seguir.  

León Cohen Mesonero – Junio de 2020

Leon en el balcon de Luna 2003

León Cohen, bajo el balcón de Luna – Larache, 2003

Etiquetado , , ,