Archivo de la etiqueta: Ahmed Oubali

LAS LLAMAS NO PODRÁN CON LA LIBRERÍA PROTEO DE MÁLAGA

Abderrahman El Fathi, Ahmed El Gamoun, Ahmed Mgara, Ahmed Oubali, Alberto Gómez Font, Alfredo Taján, Alice Wagner, Alicia Acosta, Alicia Muñoz Alabau, Ana Añón, Antonio Abad, Antonio Bravo Nieto, Antonio Fontana, Antonio García Velasco, Antonio Herráiz, Antonio Lozano, Antonio J. Quesada, Aurora Gámez, Aziz Amahjour, Bernabé López García, Carlos Salazar Fraile, Carlos Tessainer, Carmen Enciso, Cecilia Molinero, Cristián Ricci, Cristina Martínez Martín, David Rocha, Eloísa Navas, Emilia Luna, Encarna León, Enrique Baena, Enrique Lomas, Farid Othman Bentria Ramos, Felicidad Batista, Fernando Castillo, Fernando de Ágreda, Fernando Tresviernes, Francisco Morales, Francisco Muñoz Soler, Francisco Ruiz Noguera, Francisco Selva, Fuensanta Niñirola, Guillermo Busutil, Herminia Luque, Hipólito Esteban Soler, Inmaculada García Haro, Iñaki Martínez, Javier Lacomba, Javier Otazu, Javier Rioyo, Javier Valenzuela, Jes Lavado, José A. Garriga Vela, José Mª Lizundia, José F. Martín Caparrós, José L. Gómez Barceló, José L. Ibáñez Salas, José L. Pérez Fuillerat, José L. Rosas, José A. Santano, José Sarria, Juan Clemente Sánchez, Juan Gavilán, Juan Goytisolo, Juan José Téllez, Juan Pablo Caja, Julio Rabadán, Laila Karrouch, León Cohen Mesonero, Leonor Merino, Lorenzo Silva, Luis María Cazorla, Luis Leante, Luis Salvago, Manuel Gahete, Marceliano Galiano, Marcos Ana, María Sangüesa, Mario Castillo del Pino, Miguel Romero Esteo, Mohamed Abrighach, Mohamed Akalay, Mohamed Bouissef Rekab, Mohamed Chakor, Mohamed El Morabet, Mohamed Lahchiri, Mohamed Sibari, Miguel Sáenz, Miguel Torres López de Uralde, Miguel Angel Moreta Lara, Montserrat Claros, Mustafa Busfeha, Pablo Aranda, Pablo Macías, Pablo Martín Carbajal, Paloma Fernández Gomá, Patrick Tuite Briales, Paula Carbonell, Pedro Delgado, Pedro Munar, Pedro Pujante, Pepe Ponce, Presina Pereiro, Rafael Ballesteros, Ramón Buenaventura, Randa Jebrouni, Remedios Sánchez García, Roberto Novella, Rocío Rojas-Marcos, Sahida Hamido, Said El Kadaoui, Saljo Bellver, Salvador López Becerra, Santos Moreno, Sergio del Molino, Sonia García Soubriet, Susana Gisbert, Tahar ben Jelloun, Tomás Ramírez, Víctor Morales Lezcano, Víctor Pérez, Yolanda Aldón y Zoubida Boughaba Maleem.

Todos estos autores podéis encontrarlos en la página web de la Librería Proteo, de Málaga, que, como ya sabéis ha sufrido un grave incendio.

Librería Proteo necesita nuestra ayuda. Con todos estos autores que he mencionado me une algo, vínculos afectivos y de amistad en unos casos o eventos compartidos en otros. Por eso destaco sus nombres. Y para ayudar a la Librería Proteo, que tanto significa para Málaga y para nuestras vidas, que es además la sede de Ediciones del Genal, con quien he venido publicando mis últimos títulos, os pido que compréis al menos un libro de cualquier de estos escritores, el que más os guste o al que queráis descubrir por primera vez, y que la compra la hagáis a través de la web de Librería Proteo, que os indico:

https://www.libreriaproteo.com/

Entre todos, la librería Proteo de Málaga va a renacer, y entre todos vamos a ayudarles a que vuelva a señorear como ha hecho en estos cincuenta años. Durante la dictadura fue el lugar donde poder hallar los libros prohibidos y censurados, el refugio de quienes buscábamos aire puro. Tenemos que reencontrarnos de nuevo entre sus estanterías, abriendo los libros que se exponen, oliendo las páginas recién editadas, hallando nuevas aventuras en las que embarcarnos… 

Sergio Barce, mayo 2021

 

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“MALABATA”, EN KENITRA

Esta imagen me la envió mi amigo, paisano y compañero de fatigas y alegrías literarias Ahmed Oubali. Es una fotografía que hizo de mi novela Malabata en la Kasba de Kenitra. Me parece espectacular, y más que sugerente. Es como ver un bello objeto, porque todo libro es un hermoso objeto, abandonado al azar en medio de un paisaje mágico. Gracias, maestro.

 

Etiquetado , , , , , , , ,

AMIGOS EN MI BIBLIOTECA

Algunos de los libros de mi biblioteca. Libros escritos por autores que son mis amigos o que hemos compartido algunos buenos momentos o con los que me une alguna afinidad.

Ahí tenéis títulos de Mohamed El Morabet, José A. Garriga Vela, Antonio Lozano, Miguel Torres López de Uralde y Antonio Fontana.

dav

De José Sarria, Abderrahman El Fathi, Marta Querol y Sergio del Molino.  De Encarna León, Inmaculada García Haro, Sonia García Soubriet, Abdellah Djbilou, Rocío Rojas-Marcos y Ahmed el Gamoun; y de Víctor Morales Lezcano, Hassan Tribak, Pepe Ponce, José L. Gómez Barceló y de Javier Otazu.  

dav

***

dav

***

dav

***

Obras de Farid Othman Bentria Ramos, Antonio Abad, Yolanda Aldón, Zoubida Boughaba Maleen, Pablo Aranda y Ana Añón. Junto a los de Javier Valenzuela, Peter Viertel (con traducción de Marcos Rodríguez y Carmen Acuña), Miguel Romero Esteo, Pedro Pujante y Mohamed Sibari; y a los de Mohamed Akalay, José L. Pérez Fuillerat, Presina Pereiro, León Cohen y Víctor Pérez.

dav

 ***

dav

***

dav

*** 

Y más libros de Juan José Téllez, Alfredo Taján, José Sarria, Manuel Gahete, Tahar Ben Jelloun o Najat el Hachmi. De Julio Rabadán, Salvador López Becerra y Pedro Delgado.

dav

***

dav

***

Están los libros de Herminia Luque, Emy Luna, Iñaki Martínez, José F. Martín Caparrós y Luis Mateo Díez. Y de Felicidad Batista, Saljo Bellver, Mohamed Chakor, Mohamed Abrighach y Mario Castillo del Pino.

dav

***

dav

***

Libros de María Dolores López Enamorado, Paloma Fernández Gomá, Lorenzo Silva, Ahmed Mgara y Pedro Munar. De Cristina Martínez Martín, Mohamed Lahchiri, Juan Goytisolo, Alicia González Díaz y José García Gálvez. 

dav

***

dav

***

Títulos de Mohamed Bouissef Rekab, Juan Pablo Caja, Mohamed Laabi, Guillermo Busutil y Ramón Buenaventura. También de Abdellatif Limami, Aziz Tazi, Abdelmawla Ziati, Roberto Novella, José Sarria, Manuel Gahete y Abderrahman Jebari. Junto a otros de Luis Leante, Laila Karrouch, Mohamed Abid, Said Jedidi y Pablo Martín Carbajal.

dav

***      

dav

***

dav

***

Al lado de Sara Fereres, Santos Moreno, Francisco Morales Lomas, Abdel Rusi el Hassani y Mohamed Mrabet (con traducción de Albert Mrteh); y de Rocío Rojas Marcos, Ahmed Oubali, Pedro Delgado, Fernando Castillo y Luis María Cazorla.

dav

***

dav

***

Libros de Randa Jebrouni, Jess Lavado, Carlos Tessainer, Eloísa Navas, Alicia Muñoz Alabau, y de Hipólito Esteban Soler, Fuensanta Niñirola, Susana Gisbert Grifo y libros de la Generación BiblioCafé.

dav

***

dav

Libros muy especiales de mi biblioteca porque a la creación se une el elemento personal y afectivo.

***

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“MALABATA”, DE SERGIO BARCE, SEGÚN EL PROFESOR Y ESCRITOR AHMED OUBALI

Malabata cubierta frontal

Tengo la fortuna de tener buenos amigos, y además de que sea un buen grupo de amigos y de amigas con los que siempre puedo contar. Ahmed Oubali es uno de ellos, larachense para más señas, de los que uno sabe que estará en los momentos más recogidos (como cuando nos acompañó en Larache a arrojar las cenizas de mi madre al río Lucus) pero también en los más distendidos y divertidos. Y, además, de vez en cuando, me hace algún regalo cuando analiza mis libros. Ya lo ha hecho antes, pero con mi última novela Malabata (Ediciones del Genal – Málaga, 2019) ha alcanzado ya metas inimaginables para mí, porque le ha dedicado treinta páginas, sí treinta páginas de profundo y tenaz estudio, y la ha exprimido tanto que me sorprende que mi historia dé para tanto. Se lo agradezco desde lo más profundo, por su dedicación, por su tiempo y por su empecinamiento en convertir esta novela en algo especial. Siempre aprendo estando a su lado, y ahora también lo he hecho leyendo su artículo. 

Dice Ahmed Oubali sobre mi libro:

“….El truco que utiliza Barce está en la forma de narrar: las acciones desfilan como en un elaborado guion, es decir, son cortas, tensas, percutientes, visuales, verosímiles, espontáneas y condensan infinitas emociones y sensaciones generadoras para el lector de persistente expectativa y curiosidad por el devenir del caso que lleva Amin Hourani. Cada vez que la intriga parece concluir, aparece un nuevo cadáver, junto al cual se dejan treinta monedas, y surgen nuevos y funestos individuos que  la complican, buscando un misterioso libro. Y la espiral del crimen solo se detiene al final de la novela, con una de las resoluciones más sorprendentes que termina provocando un placer estético, después de tanta tensión, incertidumbre y la merecida satisfacción en el lector. La pluma del escritor se muta en la cámara del cineasta. El truco consiste en pasar de lo leíble a lo visible…”

Más abajo tenéis el enlace a su blog, donde podéis acceder a su estudio de Malabata. Eso sí, advierto que es preferible hacerlo tras haber leído la novela, porque en este estudio se desmenuza la historia y conocer de antemano a los personajes, la trama y hasta el desenlace del libro le restaría toda la sorpresa al lector. Pero una vez acabada, creo que Ahmed Oubali arroja muchos más datos del libro que pueden ser muy interesantes de comprobar y de descubrir.

https://ahmedoubali.blogspot.com/p/blog-page_7.html?spref=fb&fbclid=IwAR09c8zexNq6ccn0nhZ8h9NN2SQ20zn1r2J7v756oMfV3zR2hLL5n8JiQ7w

Sergio y Ahmed Oubali

Sergio Barce y Ahmed Oubali

Etiquetado , , , , , , ,

ASÍ FUE LA PRESENTACIÓN DE “PERFIDIA DE ÁSPID”, DE AHMED OUBALI, EN LARACHE

72997934_10156619807907596_2104356657315184640_o

Sergio Barce y Ahmed Oubali

El pasado 1 de noviembre, presenté en Larache Perfidia de áspid (Amazon Fulfillmet, 2019), de mi amigo y paisano el profesor Ahmed Oubali, en el Fondak Zeljou, en pleno Zoco Chico de nuestro pueblo, y dentro del Festival Entrerritmos. Fue un placer hacerlo y sentirnos rodeados de amigos que hicieron el acto más fácil y cercano. Se trataba de hacer la presentación del libro de manera amena, así que le dimos un toque informal charlando sobre el contenido de los relatos. Y así lo hicimos.

En la contraportada del libro, leemos la siguiente sinopsis:

“Estos 7 relatos  -con factura negrocriminal que asocia al suspense, la comedia, el erotismo y el romance-  se ambientan en Marruecos y España, lo cual ofrece una dinámica particular a la lectura: Ouarzazate con sus paisajes exóticos, Tánger con sus calles míticas y coloniales, Ketama asediada por los drogadictos, Rabat y Casablanca inmersas en la delincuencia, Marrakech con sus calles bulliciosas y viciosas, el Rif de las mil y una desgracias, Málaga, Algeciras, entre otras, albergando a protagonistas marroquíes y españoles, fusión de la controvertida convivencia entre ambas orillas, que el autor refleja en su libro con una nítida perspectiva etnográfica de género negro  que implica un ambiente de suspense, de angustia y a la vez de divertimento placentero; un universo de vicios envueltos en intrigas permanentes con enlaces sorpresivos; una brevedad narrativa  en la que todo se condensa para provocar inolvidables sensaciones en el corazón del lector. Lo propio de la ficción…”

Perfidia de áspid - portada

He de destacar dos características muy sui generis de este libro: primero, que se trata de una obra escrita directamente en español por un autor marroquí, cuya lengua materna es el árabe dialectal, y que se trata probablemente de una de las primeras obras noir o polar genuinamente marroquí, y todo ello le confiere a Perfidia de áspid un valor añadido.

El primer relato, que da título a este libro, arranca de la siguiente manera:

“Sureste de Ouarzazate, una tórrida tarde de agosto, en los alrededores de la zagüía sidi Munsif. Hace un calor de mil demonios. El paisaje yermo e inhóspito se extiende en la lejanía, hasta done llega la vista. La atmósfera asfixiante parece haber inmovilizado el tiempo.

Dos hombres rastreando huellas delatoras de la presencia de ofidios. Son cazadores y encantadores de serpientes. El mayor, Ziriab Dehia, aparenta unos cuarenta años, bien fornido, con barba oscura, expresión un tanto ausente y cara de hacha, desfigurada por un áspid que hace tiempo le escupió el veneno a los ojos, mientras rezaba a la intemperie y se volvía de lado para concluir con el saludo espiritual final, dejándolo tuerto. Viste un atuendo local, una gandura azul y turbante. Su vida se reduce a cazar serpientes y rezar. El más joven, Muntasir Dehia, frisando los treinta, de cabello negro y piel curtida, parece más deportivo, aventurero y jovial. Lleva vaqueros desteñidos, alpargatas y un enorme sombrero.

Caminan por donde abundan las madrigueras de rata obesa y ardilla moruna, de sustrato suelto, espacios donde se marcan bien las huellas de los reptiles. Saben identificar cada tipo, su hábitat, si son venenosas o no. No utilizan botas altas que cubran los tobillos y piernas ni pantalones de lona y guantes de cuero grueso ni botiquín de primeros auxilios. El mayor lleva solo una vara larga para mover rocas y troncos y el joven va armado de unas pinzas y un bastón ahorquillado.

Pronto empiezan a localizar unos surcos zigzagueantes que llevan a una hura…”

Estos párrafos iniciales de su primer relato ya nos anuncian a un escritor que domina el español a la perfección, con un rico vocabulario, y que presenta a sus personajes de manera efectiva y económica. Sus frases cortas nos sitúan en el lugar y nos describen a los protagonistas con pinceladas de impresionista. Pero Ahmed Oubali, a medida que avanza en sus tramas, también nos demuestra su profundo conocimiento de las técnicas narrativas de la novela y del relato negro. Bebe directamente de las fuentes más influyentes: Edgar Allan Poe y Agatha Christie por un lado, y James M. Cain y Raymond Chandler por otro. Y hay también una clara influencia del cine negro americano.

Perfidia de áspid es una obra curiosa y profundamente intensa, un retrato crudo y sin paños calientes de la sociedad marroquí actual a través de los distintos relatos que la conforman. Lo más llamativo es que lo haga con tramas llenas de suspense, violencia explícita e intriga. Son cuentos excelentes. Desde el primero ya mencionado, en el que usa la figura de la serpiente como metáfora de sus personajes, Ahmed Oubali centra los temas que le interesan para abordar la traición, los malos tratos, el parricidio, el engaño, la envidia… Pecados capitales e instintos humanos básicos.

Además de su calidad narrativa, hay que resaltar su falta de conmiseración hacia los personajes que crea, todos ellos movidos por sus bajas pasiones. Conocedor del cine negro americano, crea femmes fatales carentes de alma, frías, seductoras e implacables. Reconocemos también las influencias de El cartero siempre llama dos veces, de Perdición… pero su personaje femenino es más cruel que Lana Turner y que Barbara Stanwyck juntas.

En los otros relatos (como los titulados Las manos que ven, La ingrávida espiral del crimen, Amor post morten, No abras esa caja…) la avaricia, la traición o la suplantación de la personalidad son el leit motiv de esos personajes atormentados que solo aspiran a saciar sus apetencias personales, llegando al asesinato si eso les reporta la satisfacción de cuanto anhelan. No hay piedad, ni perdón, solo astucia, engaño y muerte. Y en todos los cuentos planeando la sombra de Hitchcock y sus films Sabotaje y Encadenados, o de películas como Sed de mal y El halcón maltés.

En cada una de sus historias hay matices riquísimos, detalles que enriquecen la trama y giros inesperados que nos dejan desconcertados. Y las escenas de violencia están excelentemente narradas.

En definitiva, un libro de relatos que no nos deja respirar con cada una de sus historias. Un libro negro, muy negro.

Tras mi presentación, se abrió un largo debate en el que Oubali dio una lección magistral sobre la diferencia entre novela o relato negro y el de intriga o suspense, además de sus técnicas narrativas. El acto de la presentación en el Fondak Zeljou acabó con Ahmed Oubali leyendo unos versos de nuestra amiga común la poeta algecireña Paloma Fernández Gomá.

Sergio Barce, noviembre 2019

75594580_10156619807762596_3830919470059094016_o

Sergio Barce y Ahmed Oubali en el Fondak Zeljou, Larache

Ahmed Oubali fue catedrático de Semiótica de Textos en la Universidad de Tetuán; de traducción en la Facultad Rey Fahd de Tánger y de idiomas en la prestigiosa ESTEM de Casablanca. Licenciado en Filología, Traducción y Periodismo, es Doctor desde 1990 por la Universidad Rennes II Haute Bretagne de Francia en la que defendió su Tesis sobre las traducciones francesas del Quijote. Su actividad de escritor y de intérprete de conferencias data de aquellas fechas. Es miembro de varias asociaciones, en particular de la cesada Asociación de Escritores Marroquíes en Lengua Española. Lleva publicando desde 1993, artículos de crítica literaria y relatos, todos ellos dedicados al ambiente etnográfico hispano marroquí, con factura de género negro, una de las facetas que venía faltando a la joven literatura marroquí en español.

73149002_10156619807977596_8086750616036048896_o

***

73273715_10156619808002596_2860252518951157760_o

***

73413148_10156619808032596_8341901317282725888_o

***

73460465_10156619808607596_9062923620728176640_o

***

74496494_10156619808167596_3607357755058290688_o

***

75369109_10156619808577596_4206062426455539712_o

***

75388270_10156619808267596_7181386112928055296_o

*** 

Etiquetado , , , ,