Archivo de la categoría: CINE

TRES BUENAS NOTICIAS EN LA XXIV EDICIÓN DEL FESTIVAL DE CINE DE MÁLAGA 2021

Clausurado el XXIV Festival de Cine de Málaga en el día de hoy, hay tres buenas noticias que deseo compartir con vosotros.

La primera es que nuestros amigos Pablo Macías y Soledad Villalba han obtenido la Biznaga de Plata al Mejor Cortometraje Documental, de Animación o Experimentación, por la película (A)plomo.

La segunda es que el  largometraje Chavalas, de Carol Rodríguez Colás, en la que mi hijo Pablo Barce ha sido el responsable del Montaje, ha obtenido tres premios: el Premio del Público Flixolé, Premio Movistar a la Mejor Película y el Premio Asecan a  la Mejor Ópera Prima. Además, nuestro querido amigo César Martínez ejercía de jefe de producción.

Y, por último, y la que más me ilusiona, y esto creo que va a alegrar a todos nuestros amigos, el Festival de Málaga también dio a conocer en la Gala de Málaga Cinema las Ayudas a la Creación Audiovisual con las que el certamen apoya al sector audiovisual malagueño. El Festival repartirá 50.000 euros en 11 proyectos, de los 76 presentados, seleccionados por los tutores de este año: Isaki Lacuesta y Xavi Puebla. Y entre los proyectos seleccionados está el presentado por mi hijo Pablo Barce, titulado Moro, basado en uno de mis relatos, que es el primer paso para que el proyecto se ponga en marcha. Así que más feliz que una perdiz.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es festival-malaga-2021.jpg

PALMARÉS 24 FESTIVAL DE MÁLAGA

INCLUIDA NUEVA MENCIÓN ESPECIAL DEL JURADO S.O. LARGOMETRAJES A LA MEJOR PELÍCULA IBEROAMERICANA
SECCIÓN OFICIAL DE LARGOMETRAJES A CONCURSO
El Jurado de la Sección Oficial de Largometrajes a concurso de la 24 edición del Festival de Málaga, integrado por Elena Sánchez, Carles Torras, Nora Navas (Presidenta), Rafael Cobos y Valérie Delpierre, emite el siguiente fallo:

BIZNAGA DE ORO A LA MEJOR PELÍCULA ESPAÑOLA, dotada con 10.000 euros
El ventre del mar (El vientre del mar)
, de Agustí Villaronga

BIZNAGA DE ORO A LA MEJOR PELÍCULA IBEROAMERICANA, dotada con 10.000 euros
Karnawal
, de Juan Pablo Félix

MENCIÓN ESPECIAL DEL JURADO para La ciudad de las fieras, de Henry Rincón

BIZNAGA DE PLATA PREMIO ESPECIAL DEL JURADO
Destello Bravío
, de Ainhoa Rodríguez

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR DIRECCIÓN
Agustí Villaronga
 por El ventre del mar (El vientre del mar)

BIZNAGA DE PLATA ‘HOTEL AC MÁLAGA PALACIO’ A LA MEJOR INTERPRETACIÓN FEMENINA
Tamara Casellas
 por Ama

BIZNAGA DE PLATA ‘STARVIEW STYLE’ A LA MEJOR INTERPRETACIÓN MASCULINA
Roger Casamajor
 por El ventre del mar (El vientre del mar)

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR INTERPRETACIÓN FEMENINA DE REPARTO
María Romanillos
 por Las consecuencias

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR INTERPRETACIÓN MASCULINA DE REPARTO
Alfredo Castro
 por Karnawal

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR GUIÓN
Agustí Villaronga y Alessandro Baricco
 por El ventre del mar (El vientre del mar)

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR MÚSICA
Marcús J.G.R.
 por El ventre del mar (El vientre del mar)

BIZNAGA DE PLATA ‘XIAOMI’ A LA MEJOR FOTOGRAFÍA
Josep María Civit y Blai Tòmas
 por El ventre del mar (El vientre del mar)

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR MONTAJE
José Luis Picado
 por Destello bravío

Asimismo, se conceden los siguientes premios complementarios:

El Jurado de la Crítica de la Sección Oficial de Largometrajes del 24 Festival de Málaga, integrado por Begoña Piña, Javier Tolentino y Juan Sanguino, otorga la BIZNAGA DE PLATA PREMIO ESPECIAL DEL JURADO DE LA CRÍTICA a Las consecuencias, de Claudia Pinto.

El Jurado Popular de la Sección Oficial de Largometrajes del 24 Festival de Málaga, integrado por Francisco José Miranda, J. David Correa, José Manuel Vicente, Laura Sánchez, Lucía Muñoz, María Ros y Sergio Martínez, otorga la BIZNAGA DE PLATA. PREMIO DEL PÚBLICO FLIXOLÉ a Chavalas, de Carol Rodríguez Colás.

ZONAZINE

El Jurado Oficial de la Sección ZonaZine de la 24 edición del Festival de Málaga, integrado por Enric Albero, Joe Manjon y Luz Valdenebro, emite el siguiente fallo:

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR PELÍCULA ESPAÑOLA
Lucas
, de Álex Montoya.

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR PELÍCULA IBEROAMERICANA
Las motitos
, de Inés Barrionuevo y Gabriela Vidal.

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR DIRECCIÓN
Mauricio Franco Tosso
 por Samichay, en busca de la felicidad

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR INTERPRETACIÓN FEMENINA
Carla Gusolfino
 por Las motitos

MENCIÓN ESPECIAL DEL JURADO para el reparto de Leading Ladies, de Ruth Caudeli.

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR INTERPRETACIÓN MASCULINA
Jorge Motos 
por Lucas

El Jurado Popular de la sección ZonaZine, formado por Alba Moreno, Gaia Doblas, Jorge García, José Ángel Solano y Lucía Criado, otorga la BIZNAGA DE PLATA PREMIO DEL PÚBLICO a Lucas, de Álex Montoya.

SECCIÓN OFICIAL DE DOCUMENTALES

El Jurado de la Sección Oficial de Documentales a concurso de la 24 edición del Festival de Málaga, integrado por Ana Serret, Heidi Hassan y Paula Palacios, emite el siguiente fallo:

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR DOCUMENTAL, dotada con 6.000 euros para Bosco, de Alicia Cano Menoni.

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR DIRECTOR para Mo Scarpelli por El Father como sí mismo.

MENCIÓN ESPECIAL DEL JURADO para Del otro lado, de Iván Guarnizo.

El Jurado Joven Documental de la Universidad de Málaga (UMA), integrado por Álvaro Garrido, Álvaro López, Carla Fernández, Carmen Quesada, Celia Romero, Hugo Chapon, Isabel María Piña, María Ariza y Pablo Sánchez, otorga la BIZNAGA DE PLATA PREMIO DEL PÚBLICO a Del otro lado, de Iván Guarnizo.

SECCIÓN OFICIAL DE CORTOMETRAJES

SECCIÓN OFICIAL DE CORTOMETRAJES DOCUMENTALES
El Jurado de la Sección Oficial de Cortometrajes Documentales a concurso de la 24 edición del Festival de Málaga, integrado por Ana Serret, Heidi Hassan y Paula Palacios, otorga la BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR CORTOMETRAJE DOCUMENTAL, dotado con 2.000 euros, a Homenaje a la obra de Phillip Henry Gosse, de Pablo Martín Weber.

MENCIÓN ESPECIAL DEL JURADO para A comuñón da miña prima Andrea (La comunión de mi prima Andrea), de Bradán Cerviño.

El Jurado Joven Documental de la Universidad de Málaga (UMA), integrado por Álvaro Garrido, Álvaro López, Carla Fernández, Carmen Quesada, Celia Romero, Hugo Chapon, Isabel María Piña, María Ariza y Pablo Sánchez, otorga la BIZNAGA DE PLATA PREMIO DEL PÚBLICO a La habitación cerrada, de Julie Trillo y Alejandro Romero.

SECCIÓN OFICIAL DE CORTOMETRAJES DE FICCIÓN
El Jurado de la Sección Oficial de Cortometrajes, integrado por Eva Saiz, Gerard Casau y Marina Salas, otorga los siguientes premios:

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR CORTOMETRAJE DE FICCIÓN, dotado con 2.000 euros
Ya no duermo, de Marina Palacio.

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR DIRECCIÓN
Pablo Hernando, por El ruido solar.

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR INTERPRETACIÓN FEMENINA
Goize Blanco, por Polvo somos.

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR INTERPRETACIÓN MASCULINA
Enric Auquer, por Fuga.

El Jurado Popular de la Sección Oficial de Cortometrajes integrado por Alicia Claros de Luna, Carmen Moreno, Francisco Luis González, Natividad Criado y Patricia Sánchez, otorga la BIZNAGA DE PLATA. PREMIO DEL PÚBLICO a Polvo somos, de Estíbaliz Urresola.

SECCIÓN OFICIAL DE CORTOMETRAJES ANIMAZINE
El Jurado de la Sección Oficial de Cortometrajes, integrado por Eva Saiz, Gerard Casau y Marina Salas, otorga la BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR CORTOMETRAJE, dotado con 2.000 euros, a Yo, de Begoña Arostegui.

El Jurado Popular de la Sección Oficial de Cortometrajes integrado por Alicia Claros de Luna, Carmen Moreno, Francisco Luis González, Natividad Criado y Patricia Sánchez, otorga la BIZNAGA DE PLATA. PREMIO DEL PÚBLICO a Proceso de selección, de Carla Pereira.

SECCIÓN OFICIAL DE CORTOMETRAJES MÁLAGA
El Jurado de la Sección Oficial de Cortometrajes, integrado por Eva Saiz, Gerard Casau y Marina Salas, otorga los siguientes premios:

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR CORTOMETRAJE DE FICCIÓN, dotado con 1.000 euros
25 caballos, de Simarro Lozano y Sandro Guerrero.

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR CORTOMETRAJE DOCUMENTAL, DE ANIMACIÓN O EXPERIMENTACIÓN, dotado con 1.000 euros
(A)plomo, de Pablo Macías y Soledad Villalba.

El Jurado Popular de la Sección Oficial de Cortometrajes integrado por Alicia Claros de Luna, Carmen Moreno, Francisco Luis González, Natividad Criado y Patricia Sánchez, otorga la BIZNAGA DE PLATA. PREMIO DEL PÚBLICO a Of Hearts and Castles, de Rubén Navarro.

SECCIÓN OFICIAL DE CORTOMETRAJES ‘XIAOMI’
El Jurado de la Sección Oficial de Cortometrajes, integrado por Eva Saiz, Gerard Casau y Marina Salas, otorga el PREMIO AL MEJOR CORTOMETRAJE – SECCIÓN XIAOMI a Inner Night, de Mariana Martínez Pinzón.

SECCIÓN ‘AFIRMANDO LOS DERECHOS DE LAS MUJERES’

BIZNAGA DE PLATA AFIRMANDO LOS DERECHOS DE LAS MUJERES
Callejeras
, de Silvia Moreno

BIZNAGA DE PLATA PREMIO ESPECIAL DEL JURADO AFIRMANDO LOS DERECHOS DE LAS MUJERES
Iballa corazón de escamas
, de José Hernández

BIZNAGA DE PLATA MUJERES EN ESCENA AL MEJOR DOCUMENTAL
Video Blues
, de Emma Tusell

BIZNAGA DE PLATA MUJERES EN ESCENA AL MEJOR TRABAJO DE FICCIÓN
Roberto
, de Carmen Córdoba

BIZNAGA DE PLATA MUJERES EN ESCENA PRODUCCIÓN MÁLAGA
Arte en movimiento
, de Esperanza Gómez

MENCIÓN ESPECIAL DEL JURADO para Nunca te dejaré sola, de Mireia Noguera.

El Jurado Popular de la sección ‘Afirmando los derechos de las mujeres’, integrado por Alba Gamero, Flavia Olivares, Mabel Hechevarría, Rocío del Amor y Sara Claras, otorga la BIZNAGA DE PLATA. PREMIO DEL PÚBLICO a Biabu Chupea: un grito en el silencio, de Priscila Padilla.

PREMIOS MÁLAGA CINEMA

BIZNAGA ESPECIAL MÁLAGA CINEMA para Málaga Film Office – 20 aniversario.

BIZNAGA MÁLAGA CINEMA A LA MEJOR TRAYECTORIA PROFESIONAL para Manuel Bandera.

BIZNAGA MÁLAGA CINEMA OFICIOS DEL CINE para Marina Parés.

BIZNAGA MÁLAGA CINEMA A LA MEJOR ACTRIZ para Mara Guil.

BIZNAGA MÁLAGA CINEMA AL MEJOR ACTOR para Fran Perea.

SECCIÓN ‘CINEMA COCINA’

El Jurado Oficial de la sección Cinema Cocina de la 24 edición del Festival de Málaga, formado por Jacobo Gavira, José Miguel Herrero y Paz Ivison, emite el siguiente fallo:

BIZNAGA DE PLATA ‘GUSTO DEL SUR’ AL MEJOR LARGOMETRAJE, dotado con 5.000 euros
De Quijotes y semillas
, de Patxi Uriz y Jordi Matas

BIZNAGA DE PLATA ‘VINOS DE MÁLAGA’ AL MEJOR CORTOMETRAJE, dotado con 2.000 euros
Pansoy
, cambiando vidas, de Richard Roncal Valdivia

El Jurado Popular de la sección Cinema Cocina integrado por Álvaro Carrillo, Charo Alba, Manuel F. Duarte, Manuel Lucas Rodríguez y Remedios Reina, otorga los siguientes premios:

BIZNAGA DE PLATA PREMIO DEL PÚBLICO AL MEJOR LARGOMETRAJE
De Quijotes y semillas
, de Patxi Uriz y Jordi Matas

BIZNAGA DE PLATA PREMIO DEL PÚBLICO AL MEJOR CORTOMETRAJE
Basajaun
, de Salvador Arellano Torres y Miguel García Iraburu

OTROS PREMIOS

PREMIO MOVISTAR+ A LA MEJOR PELÍCULA DEL 24 FESTIVAL DE MÁLAGA
Chavalas
, de Carol Rodríguez Colás.

PREMIO JURADO JOVEN DE LA UMA AL MEJOR LARGOMETRAJE DE SECCIÓN OFICIAL
El Jurado Joven de la Sección Oficial de Largometrajes, integrado por Azahar Rojas, Cristina Hernández-Carrillo y Francisco José Hurtado, otorga el premio a El cover, de Secun de la Rosa.

PREMIO FEROZ PUERTA OSCURA 2021 AL MEJOR LARGOMETRAJE DE SECCIÓN OFICIAL
Los miembros de la Asociación de Informadores Cinematográficos de España acreditados como Prensa en el 24 Festival de Málaga han elegido en votación secreta que el premio es para Ama, de Júlia de Paz Solvas.

PREMIO ASECAN ÓPERA PRIMA
El jurado formado por Fernando Fernández Ariza, José Antonio Díaz Domínguez y Pablo Macías, miembros de la Asociación de Escritoras y Escritores de Cine de Andalucía (ASECAN), otorga el premio a la película Chavalas, de Carol Rodríguez Colás.

PREMIO SIGNIS
La Organización Católica Mundial para los Medios de Comunicación, a través de su jurado compuesto por Jesús de la Llave, Lourdes Porras, Teresa Ekobo y Rafael Pérez Pallarés, ha decidido por otorgar el premio a la película 15 horas, de Judith Colell.

Todos los premios podéis consultarlos en el siguiente enlace:

https://festivaldemalaga.com/noticias/ver/1777/palmares-24-festival-de-malaga

Etiquetado , , , , , , , , ,

A VUELTAS CON “EL NADADOR” TRAS LOS SUCESOS DE CEUTA

Tras los sucesos de Ceuta, sobre los que estoy escribiendo un pequeño texto, y que publicaré en estos días, he pensado mucho en mi relato El nadador, que con tanta fortuna llevara al cine mi hijo Pablo. Y aunque su trama se desarrolla en Larache, bien podría trasladarse a otras ciudades marroquíes.

Lo que pretendíamos con mi historia y con el cortometraje, era demostrar que la felicidad, en la mayoría de las ocasiones, por no decir siempre, no se encuentra al otro lado, donde creemos que nos espera un futuro mejor (puede que a veces suceda, pero en la mayoría de los casos solo causa dolor, desarraigo y desesperanza, además de frustración y hasta de marginación), sino en el lugar donde están los nuestros. Yo, que no creo en las banderas, ni en las fronteras, ni en los políticos, ni en los nacionalismos del tipo que sean, me aferro a la ciudadanía, a la gente, a las personas.   

Para los que no conocéis mi cuento ni el argumento de la película, os traigo mi relato que inspiró el guion que escribimos entre Pablo y yo. Una experiencia que ya hemos repetido y que, si todo va bien, pronto dará sus frutos.

Os dejo pues mi historia y el enlace donde poder ver el corto.

El nadador forma parte de mi libro de cuentos Paseando por el zoco chico. Larachensemente (2ª edición – Edic. del Genal – Málaga, 2015).

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es pablo-barce-premio-maria-forque_1430567612_115643016_667x375.jpg

PABLO BARCE recogiendo el Premio Forqué al Mejor Corto de Ficción por “El nadador”, junto a los productores César Martínez y Antonio Hens

Enlace de El nadador, dirigido por Pablo Barce: 

http://www.dexiderius.com/p02.html

EL NADADOR

Los brazos se hundían fabricando una espuma salada que se diluía a su espalda tras una existencia efímera. Igual ocurría con la pequeña estela de ondas dispersas que abandonaba atrás. Todo el movimiento era de una armonía impecable: los brazos, las piernas, el giro de la cabeza al tomar aire, sumergirla y expulsar ese mismo aire por la boca, bajo el agua. En ningún instante cerraba los ojos. Hakim veía en el fondo primero la arena y las algas desvalidas, luego sólo arena y, más tarde, el verde azulado del océano.

Oía el chapoteo que él mismo provocaba avanzando sin descanso. Nada de parar, seguir, seguir, seguir adelante. Detenerse podía significar la rendición, perder el equilibrio, agotarse en medio del vacío. Había recorrido al menos doscientos metros, y oía el bombeo de su corazón, distinto al del comienzo, y cómo los brazos golpeaban la superficie esmeralda, cómo sus pies pateaban igualmente para ayudarlo a avanzar. Trataba de no perder la concentración en su respiración acompasada, obsesionado ante la idea de perder el ritmo y sucumbir, verse humillado. Pensó de pronto en Haddu y en Abdelilah, riéndose de su estrepitoso fracaso. Le lanzarían el balón de cuero contra la espalda, mofándose, como solían hacer cuando le colaban un gol por debajo de las piernas.

-Eres tonto, Hakim. ¿A dónde crees que vas? ¿A las Canarias?

Pensar en sus posibles burlas lo espoleó, e insufló un desesperado ardor a su empeño.

Calculó que ya estaría a medio camino. No quería comprobarlo porque el hecho de intentarlo siquiera podía agobiarlo, tragaría agua y entonces solo podría agitar los brazos sin encontrar nada. Ya le había ocurrido meses antes y se juró no repetir la experiencia. En aquel momento, creyó que moría, pero la providencia quiso que alguien, desde uno de los pesqueros, se percatara. Lo sacaron medio ahogado y estuvo un buen rato vomitando y tosiendo en la cubierta. Recordaba que olía mucho a salazón y a redes mojadas.

Hoy se había lanzado desde el faro del espigón. Dejó a la derecha la playa peligrosa y se esforzó por alejarse de la otra banda, de la entrada al puerto, de la desembocadura del Lucus. Ahí no corría el riesgo de verse arrastrado por la marea. Eran ya doce años nadando frente a los acantilados de Larache, su pueblo, y se conocía los vericuetos y las trampas que las aguas habían trazado desde los siglos.

A Hakim le gustaba nadar tras los barcos que arribaban a la almadraba. A veces lo hacía con Haddu y con Abdelilah, pero ellos se aburrían enseguida y regresaban a la playa. Preferían jugar a la pelota sobre la dura arena de la bajamar. También le gustaba a Hakim sentarse más tarde al borde del dique, inundado por el olor dulzón de los atunes muertos que, colgados a popa, reluciendo con el reflejo del sol anaranjado, parecían armaduras despojadas al enemigo y que se exhibían al pueblo como trofeos de victoria. Solía hacer incursiones por la boca del puerto, por entre las pateras que cruzaban a la gente hasta la otra orilla, ésas que iban a la playa y regresaban como agotadas tortugas. Los niños asomaban entonces los bracitos por encima de la borda de las barcas de remo. Hakim los perseguía asumiendo, con gozosa jovialidad, su papel de tiburón de guiñol. Disfrutaba con las risas nerviosas de los niños que, dando gritos, risueños, excitados, escondían sus bracitos resguardados en la patera mientras él se impulsaba con las piernas en un pequeño salto para dar un mordisco al aire.

-¡Ñam, ñam! –abría la boca con exageración.

Hakim soñaba con llegar a Europa, embarcarse en algún mercante o en uno de los pesqueros que fondeaban a unos cientos de metros frente al castillo de San Antonio. Los observaba desde el Balcón del Atlántico. Por la noche eran como diminutas luciérnagas que se mantuviesen paradas aleteando en un punto indeterminado. Hakim soñaba también con cruzar el océano, desembarcar en España y llegar a Madrid, poder ver jugar al Real en el Bernabeu. Desde muy pequeño suspiraba por sentarse en las gradas del estadio, pedirle un autógrafo a Roberto Carlos.

A Haddu se le abrían los ojos, brillando con excitación, al imaginarse también en los graderíos. Se morían de risa, de puro nerviosismo, cuando pensaban en todo aquello, cuando se veían vitoreados por la afición o corriendo por la banda hasta llegar al balón y abrir al área donde Zidane cabecearía al fondo de las mallas. Haddu se tumbaba boca arriba con una sonrisa atolondrada en los labios.

Hakim seguía nadando. Las burbujas subían casi rozando su cara, esquivándola, y formaban una espuma escuálida que se mezclaba con la que producían sus brazos. No quería mirar al frente, sólo al fondo del agua. Calculaba que aún debía de nadar otros veinte minutos más.

Durante las mañanas, Hakim ayudaba a su padre a montar el puesto de orfebrería que tenían en la calle Real. Estaba bien situado, pero su padre no era precisamente un hombre agradable, ni tenía dotes de comerciante. Si hubiese sido de otra manera, como Yebari, seguramente se habría labrado una buena posición. Pero como solía decir, en realidad sólo se había propuesto una cosa en su vida: pasar desapercibido, no molestar a nadie y no ser molestado. A Hakim lo sacaba de sus casillas ese carácter pusilánime de su padre y, en cuanto tenía oportunidad, se escabullía de la tienda. Entonces era cuando bajaba por la calle Real hasta las escalinatas del puerto, dejaba sus ropas en la patera de Abdussalam, se lanzaba al agua y nadaba. Se sentía entonces bien consigo mismo, como si la desembocadura del río, el mismo puerto y las playas de Larache fuesen el mejor lugar del mundo, el único en el que se sentía realmente libre y sin ninguna obligación.

Había descubierto el placer de nadar adentrándose en dirección al inalcanzable horizonte, evitando las corrientes, alejándose de la playa peligrosa cuanto sus brazos y sus piernas le permitían. Desoía a Abdelilah que, siempre temeroso, le gritaba desde la orilla, casi persiguiéndolo hasta que el agua le llegaba a la cintura.

Ayi, Hakim! ¡No seas loco! ¡Vuelve, por Dios!

Pero él se entregaba a las caricias del océano, dejándose llevar por su propio entusiasmo.

La playa peligrosa encerraba sus propias leyendas, viejas historias que contaban los ancianos del barrio de Las Navas y los ciegos del Zoco Chico. También Hakim había sido testigo del poder devorador de esa playa estigmatizada, siempre agitada, seria, con salvajes dibujos de crestas hambrientas rompiendo en un rugir atronador. Cuando estaba sentado, al borde de su orilla amenazadora, sentía que Aixa Candixa nadaba en sus aguas. Allí vio llegar un cuerpo hinchado, deforme e irreconocible, un hombre al que mordisquearon peces embriagados y que seguramente trató de mantenerse a flote creyendo poder doblegar a su propio destino. Vio ese cuerpo maltratado, con algas podridas asomando de una boca corrompida, oscura, y sintió que aquello era una advertencia.

-Ten cuidado –musitó Abdelilah a su lado, sin poder apartar la mirada de ese cuerpo desnudo.

Al anochecer, Hakim se quedaba sentado en la balaustrada del Balcón y seguía con sus ojos almíbar al sol, que caía lenta, pausada, lacónicamente. Haddu y Abdelilah le pasaban un pitillo, que compartían en silencio. La silueta del castillo de San Antonio, recortado contra el rojizo firmamento, avanzaba entonces como si con la noche le fuese permitido navegar sobre las aguas. Hakim lo observaba con atención y sentía un viejo palpitar en el interior del edificio, algo así como un alma agotada por sus recuerdos. Allí sentado, Hakim era capaz de llegar al borde del horizonte, nadando sin desmayo, ayudado por Lalla Menana, y algunas veces hasta se veía ya sentado en la tribuna del Santiago Bernabeu animando a su equipo.

Soltó el aire bajo el agua, notando cómo los pulmones quedaban vacíos, y vio las burbujas ascendiendo igual que diminutas bolas de cristal. No necesitaba levantar la cabeza para saber que se encontraba muy cerca del casco del pesquero español que había divisado desde el espigón. Su cercanía aumentaba sus pulsaciones. De pronto, la sombra de la silueta metálica le cubrió como un nubarrón sorprendente y dejó de nadar. Flotaba dejando el cuerpo lacio, haciéndose el muerto, con la cara resplandeciente y la vista vagando por el azul plano del cielo. Al poco, unas voces lo animaron a acercarse al barco. Hakim dio una brazada y alargó una mano al vacío. Sintió cómo lo asían con fuerza. Tiraron de él y lo entraron en la cubierta, empujado por varias manos de dueños diferentes y de ánimos encontrados.

Apenas pudo abrir los ojos. Se sintió tan agotado que las piernas no lo sostenían y lo dejaron descansar sobre los aparejos. Las gaviotas planeaban por encima de su cabeza. Las oyó graznar, como si exigiesen que se les sirviese el almuerzo a una hora convenida. Hakim apoyó los codos en las redes, el olor a pescado se le colaba por las fosas nasales con cierta virulencia. Una mano desconocida, encallecida y ruda, le ofreció una taza de caldo. Lo bebió con parsimonia, y le supo caliente y reconfortante. Cuando se sintió recuperado del todo, se incorporó, acercándose a los hombres que charlaban distraídamente en la sentina.

-Cómo se te ocurre venir nadando, chaval… –los tres hombres lo miraron con curiosidad, dibujando sonrisas indulgentes.

Anna ir a lispania… –dijo Hakim.

Sintió ese bocado que le aprisionaba el estómago cuando se aventuraba a pedir que le ayudaran a cruzar al otro continente, una extraña sensación de miedo a lo desconocido, a verse solo lejos de sus padres y de su hermano, de Haddu y de Abdelilah. Su bañador descolorido, que alguna vez fue negro, le daba un aspecto desangelado. O quizás fuese su delgadez extrema la que movía a compadecerse de su aparente fragilidad.

-Nos ha jodido bien… –refunfuñó el mayor de los tres marineros-. Éste lo que quiere es que lo llevemos de polizón…

Jay, io no molesta, lo juro. Taiudo… limpia, trabaja… –Hakim se llevó una mano nerviosa a la boca–. No coma mucho… no molesta.

Se mordió el labio. En el fondo, temía que lo ayudaran, que le dijesen que se escondiera en la bodega.

-Lo siento, colega. Hay demasiadas patrulleras.

Las gaviotas se acercaban a la cabina de manera un tanto suicida y sus graznidos parecían tornarse paulatinamente en alaridos desconsolados. A Hakim lo intimidaban, y de vez en cuando les dedicaba una mirada torva. Nunca se había fiado de ellas.

-…io no molesta, jay… Io ver Raúl y Roberto Carlos…

-¡Cagonlaputa! Éste es del Madrid, macho –el marinero más joven escupió en el suelo–. La has cagado, tío. El capitán es del Barsa… Joder, nos ha confundido con un barco de recreo…

El mayor de los marineros se quitó la gorra que le cubría medio rostro y la sacudió contra la pernera de su pantalón. Guardó silencio unos segundos, mirando a Hakim como sopesando la situación; luego, chasqueó la lengua y, poco después, meneando la cabeza de un lado a otro, señaló con la gorra a la costa.

-Vuelve a tu casa, chaval… Vete antes de que el capitán te dé una patada en el culo.

Io bueno, jay…

-Venga, paisa, no jodas la marrana…

Hakim apenas insistió. Y su exigua protesta la hizo además sin pizca de entereza. Era la misma historia que se repetía, como en las anteriores ocasiones en las que nadó hasta otros pesqueros. Sabía que ninguno correría el riesgo de llevarlo, pero siempre lo intentaba. Era como jugar con el azar. Presentía que Lalla Menana le tenía reservada una sorpresa, que su vida no podía ser como la de los otros niños de la calle Real. Y rezaba porque así fuese, rogando a la patrona que lo ayudara, y, si además, también lo hacía con sus padres y con su hermano mucho mejor.

Volvió a vigilar a las gaviotas y comprobó que estaban más interesadas en la cabina del barco que en él, de manera que aprovechó ese momento para lanzarse de nuevo al agua. Oyó vagamente las voces de los marineros, más débiles a cada brazada, hasta que se apagaron, al igual que los graznidos enfermizos y lastimeros de las aves. Se esforzó entonces por concentrarse en la respiración, en los movimientos de los brazos y de las piernas. No les contaría nada a sus amigos. Sólo les diría que había estado nadando un rato, como las otras veces. Sólo eso.

Volvió a sentirse tranquilo, libre de todos. Sin saber por qué, se atrevió a levantar la cabeza y vio la costa, el faro del espigón, el castillo de San Antonio irguiéndose con los restos de su orgullo resquebrajado, las rocas de Ain Chakka, bajo los jardines del Balcón, el cementerio viejo, también las casas apiñadas, como colgadas sobre el acantilado. Una ojeada rápida, subrepticia, y, pese a ello, Hakim se sorprendió de cuánto había podido abarcar con tan liviano gesto. Fue capaz de verlo todo y eso le hizo sentirse seguro de sí mismo. Supo que alcanzaría la playa sin demasiado esfuerzo, supo que eso era sin la menor duda lo que deseaba: llegar a la arena, pisarla, sentir la cercanía de su pueblo, correr hasta la tienda de su padre, abrazarlo, abrazarlo estrechamente.

Sergio Barce

Etiquetado , , , , , , , , ,

FOTOS DE CINE – 23

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es fernando-rey-y-gene-hackman.jpg

Fernando Rey y Gene Hackman, en un descanso durante el rodaje de The French Connection 2. Los dos actores trabajaron juntos tanto en The French Connection (1971) , de William Friedkin, como en la secuela, The French Connection 2 (1975), de John Frankenheimer. La primera de las cintas fue galardonada con cinco premios Oscar: Mejor Actor Principal para Hackman, Mejor Director para Friedkin, Mejor Guión Adaptado, Mejor Editor y Mejor Película. Además fue un rotundo éxito comercial. Por eso, es más que curioso lo que cuenta el actor español de su experiencia en las dos películas.

Sergio Barce, mayo 2021

“…Estaba rodando en Sevilla y me llamaron de pronto para hacer una película americana en New York y que era <The French Connection>. En la producción estaba un hombre llamado Dan Apola, que yo conocía de <Rey de reyes (King of Kings> -yo hice un papel en <Rey de reyes> pero lo cortaron en el montaje- y me propuso a Friedkin para el personaje de Charnier, que no tenía actor todavía aunque llevaban ya una semana de rodaje; parece ser que a Friedkin no le gustaba ninguno de los actores franceses que le habían propuesto. Después de ver <Tristana>, que en ese momento proyectaban en New York, y de que Dan Apola le convenciese de que yo no era tan viejo como parecía, de que me habían caracterizado, Friedkin me llamó. No tenía ninguna idea preconcebida sobre la apariencia de Charnier, de cómo hacer el personaje, y yo le propuse salir del clisé del cigarro, del traje cruzado a rayas y todas esas cosas para presentar un villano elegante. El Charnier auténtico vivía todavía, no tenía un aspecto distinguido, pero no parecía para nada un mafioso, no se identificaba en absoluto con una imagen de corrupción. Y creo que ese personaje, por exótico, llamó la atención del público norteamericano. El rodaje fue muy duro, se cortó a la cuarta semana porque la Fox le parecía muy malo lo que estábamos haciendo, y la película se acabó en el convencimiento general de que era una birria. Yo también pensé que era una peliculeja. Y ya ves, fue un éxito extraordinario. Es difícil tener tanta suerte: mi rostro se hizo familiar en el mundo entero.

(…) <The French Connection 2> se hizo como lógica consecuencia del éxito de la primera. Friedkin se negó a dirigirla y se la ofrecieron a Frankenheimer, que por entonces iba a dejar el cine por la cocina. Fue él quien me grabó la cassette con mis diálogos, por cierto. En el rodaje hubo tensiones entre Gene Hackman, que había dejado de beber, y John Frankenheimer, que había dejado de fumar. Mi papel era mucho más largo, pero desaparecieron en el montaje secuencias enteras mías que yo había rodado. Hackman, que había sido adorable en la primera película, se había convertido en un actor difícil, y debió de influir en que su personaje tuviese más importancia que el mío de una manera descarada. La película funcionó bien, pero nada de particular. Y cerró la posibilidad de hacer la tercera, en la que se pensaba seriamente.

Fernando Rey (del libro Fernando Rey, de Pascual Cebollada)”

Etiquetado , , , , , , ,

FOTOS DE CINE 22

La década de los años ochenta, para los que amamos el cine, comenzó de manera fulgurante con varios títulos que han quedado grabados en nuestras retinas: El hombre elefante (The elephant man) de David Lynch, El resplandor (The shining) de Stanley Kubrick, Kagemucha de Akira Kurosawa, Ragtime de Milos Forman, La puerta del cielo (Heaven´s gate) de Michael Cimino, Atlantic City de Louis Malle, Berlin Alexanderplatz de Rainer W. Fassbinder, Gente corriente (Ordinary people) de Robert Redford, Mephisto de István Szabó, American gigoló de Paul Schrader, Carros de fuego (Chariots of fire) de Hugh Hudson, En busca del arca perdida (Raiders of the lost Ark) de Steven Spielberg… y Toro salvaje (Raging Bull) de Martin Scorsese.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es de-niro-y-scorsese-en-toro-salvaje.jpg

Las dos fotografías pertenecen a este último film y muestran la sorprendente transformación física que sufrió Robert de Niro durante el rodaje para mostrar en pantalla la decadencia del protagonista, el boxeador Jake La Motta. Un film inolvidable.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es de-niro-en-toro-salvaje.jpg

Mark Cousins, en su magnífico libro Historia del cine (The story of film), que luego convirtió en un no menos antológico documental, escribe lo siguiente sobre Toro Salvaje:

“…<Toro salvaje> fue la historia más pesimista contada hasta la fecha por Martin Scorsese, con el tema de la caída espiritual y la redención. Es posible que su director, asmático, sensible y de salud débil, encontrara en el impetuoso boxeador Jake La Motta una metáfora de sí mismo, a pesar de los escasos puntos en común desde el punto de vista físico, salvo el detalle de que los dos están obsesionados con el hecho de tener unas manos pequeñas. Ese tipo de detalles contribuyeron a que el director se identificase con el personaje de ficción. Muchos cuestionan la valía de Jake, y él mismo se da cuenta de ello cuando, ya en la cárcel, se pone a golpear las paredes diciendo: <¡No soy un animal! ¡No soy un animal!>. Scorsese conocía de sobras esa misma rabia. Era un sentimiento muy real para él y, en las escenas de boxeo, nos muestra su ser más íntimo, cómo parece flotar en el aire y cómo de repente se sume de nuevo en la desesperación. Los planos picados reflejan la desorientación de ese cuerpo derrotado, y la combinación de cámara lenta y rápida no hace sino reflejar el estado mental de La Motta. La meticulosa banda sonora incorpora una serie de ruidos de fondo que contribuyen a afianzar esa impresión. Esta manera de rodar estaba a la altura de Méliés, Cocteau o Welles, pero a los pocos instantes Scorsese lleva la cámara al suelo. Para plasmar la vida familiar de Jake (las discusiones con su esposa, ante el televisor…), rueda de una manera que recuerda a Italianmerican (1974), un documental sobre sus padres. Nadie, hasta ese momento, había logrado combinar el expresionismo y la no ficción de esa manera…”

Sergio Barce, abril 2021

Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

FOTOS DE CINE 21

Imagen de Marlon Brando y Montgomery Clift, dos de los actores más emblemáticos y magnéticos de la historia del cine. Solo coincidieron en una película, el film bélico El baile de los malditos (The young lions, 1957), que dirigió Edward Dmytryck. Pero entre los dos intérpretes reúnen varios títulos inolvidables, verdaderas joyas del séptimo arte.  

Etiquetado , , , , , ,