Archivo de la categoría: ARCHIVO DE IMÁGENES Y DOCUMENTOS DE LA HISTORIA DE MARRUECOS

LAS REVUELTAS CONTRA EL BAJÁ DE LARACHE EN 1956

Hace unos meses hablaba con mi hermano mayor Carlitos Tessainer sobre las famosas revueltas y asesinatos cometidos en Larache en abril de 1956. Siendo uno de los acontecimientos más famosos y horrendos acaecidos en la ciudad, sin embargo siempre ha dado lugar a diversas versiones. Como sé que Carlos es un historiador concienzudo y posee esa memoria prodigiosa que tanto admiro le pregunté por lo que él sabía, y me dio una lección de historia en un par de entregas.

El bajá de Larache era Mohammed-Jaled El Raisuni, que era el único hijo varón superviviente del famoso Cherif Muley Ahmed El Raisuni y de su tercera mujer, una cherifa Alamien de la familia Halima o Hlimia. Había nacido en Tazarut (cabila de Beni Arós) en 1909. Y siendo bajá en Larache, se produjo una explosión de violencia que aún siguen recordando los de más edad. La historia que me contaba Carlitos Tessainer la había deducido de sus estudios, de sus pesquisas y de lo que le habían transmitido sus padres y amigos. Historia que coincide con la que voy a compartir en este post.

María Poveda con su padre Antonio Poveda Fuentes tomada el 7 de marzo de 1956

María Poveda con su padre. Tras ellos, se puede ver la casa de Raisuni y la persiana que fue acuchillada. La foto data 7 de marzo de 1956, pocas semanas antes de que ocurriesen los hechos.

Curiosamente, ayer, María Poveda, larachense de pro, a la que le guardo un cariño especial desde que nos conocimos ya lejos de Larache, me hizo llegar un documento de un valor excepcional. Un documento que encontró entre los papeles que guarda de su familia. Se trata de la crónico de los sucesos ocurridos los días 17 y 18 de abril de 1956 (Carlitos no había errado en sus cálculos) pero escritos de  primera mano por un testigo presencial: el padre de María, don Antonio Poveda Fuentes, que en esas fechas ocupaba el cargo de director general de E.C.P.Q.S.A. (Extractos Curtientes y Productos Químicos, S.A.), empresa que se dedicaba a las plantaciones de mimosas en todo el Norte de Marruecos.

Lo redactó con su máquina de escribir, y el texto no tiene desperdicio por su valor testimonial e histórico, y así lo relata:

RAISUNI 1

***

RAISUNI 2

***

RAISUNI 3

***

RAISUNI 4

***

María Poveda vivía con su familia en “Villa Amparo”, casa propiedad de don Federico, el dueño del Hotel España por esas fechas. La villa estaba situada justo al lado de la casa de Raisuni, solo les separaba un callejón y detrás estaba el cementerio de Lalla Mennana. En “Villa Amparo” tenía también su oficina don Antonio Poveda, y María me cuenta que desde allí vieron todo lo que sucedía. Ella, con cuatro años, durante los disturbios, estuvo escondida en el hueco de la escalera de su vivienda.

VILLA AMPARO

VILLA AMPARO – Larache

Mis abuelos y mis padres siempre me han contado las escenas tan terribles que se vieron esas jornadas, con cuerpos quemados en la avenida y en la Plaza de España. Y así lo relaté en alguno de mis cuentos. Pero nada es comparable a lo que pueda narrar alguien que lo vivió tan de cerca. Así que creo que es todo un lujo poder compartir lo que María Poveda me ha regalado.

Sergio Barce, mayo 2019

MARÍA Y SERGIO

MARÍA POVEDA Y SERGIO BARCE

Etiquetado , , , , , , , ,

RELACIÓN DE LOS GOBERNADORES DE LARACHE DURANTE EL SIGLO XVII

Entre 1610 y 1689, Larache, bajo dominación española, tuvo numerosos Gobernadores, que relaciono a continuación como anécdota o como información para los curiosos que se interesan por la Historia de la ciudad. Los datos se encuentran recogidos y documentados en el Archivo de Simancas.

Bautista Antonelli Larache

Se detalla el período de mandato y cargo y nombre del Gobernador de Larache:

-De 1610 a 1614 – Maestre de Campo don Gaspar de Valdés

-De 1614 a 1618 – Maestre de Campo don Pedro Rodríguez de Santisteban, Marqués de Cropani (Primer mandato)

Larache 1616

-De 1618 a 1622 – Capitán don Francisco Carrillo de Santoyo (Interino)

-De 1622 a 1623 – Maestre de Campo don Pedro Rodríguez de Santisteban, Marqués de Cropani (2º mandato)

-De 1623 a 1627 – Capitán don Francisco Carrillo de Santoyo

-De 1627 a 1628 – Capitán don Diego de Vera (Interino)

-De 1628 a 1630 – Maestre de Campo don García López de Alvarado, Conde de Villamor

-De 1630 a 1631 – Maestre de Campo don Sebastián Granero de Alarcón (Primer mandato)

-De 1631 a 1633 – Capitán don Fernando Navarrete Sotomayor (Interino)

-De 1633 a 1637 – Maestre de Campo don Sebastián Granero de Alarcón (2º mandato)

-De 1637 a 1641 – Capitán don Luis de Sotomayor (Interino)

-De 1641 a 1644 – Maestre de Campo don Cristóbal de Unzueta y de Labrit

-De 1644 a 1649 – Maestre de Campo don Diego de Moreda (Primer mandato)

-De 1649 a 1652 – Capitán don Alfonso Palomino Rajadel (Interino)

-De 1652 a 1655 – Maestre de Campo don Diego de Moreda (2º mandato)

-De 1655 a 1663 – Maestre de Campo don Benito Figueroa y Barrantes

-De 1663 a 1668 – Maestre de Campo don Juan Alvarado Bracamonte de Sarabia

-De 1668 a 1678 – Maestre de Campo don Juan Barbosa

-De 1678 a 1679 – Maestre de Campo don Diego Pacheco

-De 1679 a 1685 – Maestre de Campo don Lorenzo de Ripalda y Ayanz

-De 1685 a 1689 – Maestre de Campo don Fernando de Villorias y Medrano

Plano Larache

 

 

 

 

 

Etiquetado , ,

EL GRAN TEATRO CERVANTES DE TÁNGER ES CEDIDO POR ESPAÑA A MARRUECOS

GRAN TEATRO CERVANTES DE TÁNGER

GRAN TEATRO DE TÁNGER

Ayer saltaba la noticia de la donación efectuada por el Gobierno español a Marruecos del histórico Gran Teatro Cervantes de Tánger, una de las más hermosas joyas artísticas levantada en Marruecos a principios del pasado siglo. Seguramente esta noticia dará lugar a polémicas absurdas. Pero partamos de un hecho cierto: durante decenios, el Teatro Cervantes de Tánger es un edificio abandonado, una ruina que se mantiene en pie de puro milagro. Y durante decenios, España se ha desentendido de este patrimonio histórico y cultural. Su coste actual de rehabilitación es muy elevado y seguramente esta haya sido la causa principal para dar este paso. Una decisión tomada durante el Gobierno de Mariano Rajoy y finiquitado por el actual Gobierno de Pedro Sánchez. Lo que demuestra que existe un nulo interés por hacerse cargo de esa obra de restauración sea quien sea el partido que ostente el poder. Otro gallo cantaría si la propiedad fuese del Estado francés (y esta es una opinión muy personal, pero no creo equivocarme dados nuestros antecedentes y los suyos).

CERVANTES DE TÁNGER

A las puertas del Gran Teatro de Tánger

Lo único positivo de todo esto es que el acuerdo alcanzado con Marruecos obliga a este país a rehabilitarlo y a darle un uso cultural, incluyendo en sus programaciones futuras actividades con componente español.

Ya hay voces que auguran que Marruecos derribará el inmueble. Seamos optimistas. Hay un revival del viejo Tánger internacional y la ciudad es ahora un hervidero económico y cultural (festival de jazz, festival de cine, encuentros literarios y pictóricos casi a diario, apertura de nuevas librerías en los últimos años -sí, de nuevas librerías-, restauración de monumentos…). Si recuperaran el Gran Teatro Cervantes de Tánger sería un hito y sin duda un éxito para las autoridades culturales marroquíes. Y, por supuesto, una  demostración más de que a España, pese a las declaraciones de nuestros políticos, le da igual nuestra herencia cultural. El Gran Teatro Cervantes, excepcional ejemplo de estilo  modernista con esculturas de Cándido Mata, abrió sus puertas a las compañías María Guerrero, La Barraca, de García Lorca, o la compañía al-Hilal, y a artistas como Pastora Imperio, Margarita Xirgú, Estrellita Castro, Antonio Molina,  Imperio Argentina, Ahmed Ouyassine,  Juanito Valderrama, Mohamed Akalou, Lola Flores o Antonio Machín. Y además cuenta en su haber con la famosa actuación en sus tablas del gran Enrico Caruso en 1919, famosa no solo por la calidad del tenor sino porque, como cuenta Rocío Rojas Marcos, el cantante ya solo actuaba en el Metroplitan de Nueva York desde hacía años y cuando hizo una gira por Europa incluyó al Teatro Cervantes de Tánger. El  mayor de los construidos en África.

ENRIQUE CARUSO

ENRICO CARUSO

Y famosos eran los carnavales de Tánger, en especial los que se organizaban en el Teatro, el gran baile de máscaras, y las fastuosas fiestas, o las conferencias y encuentros políticos que tuvieron lugar en él, como las impartidas por Pérez Galdós, Joaquín Costa o Martínez Barrios. Seguramente Juanita Narboni diría algo sobre todo esto, pero no me atrevo a poner nada en su boca aunque pueda imaginarlo.

Lo cierto es que tan solo por toda esta historia que arrastra a sus espaldas ya merece ser rescatado del olvido.

Sergio Barce, febrero 2019

Aquí tenéis el enlace de El País que ayer daba la noticia:

https://elpais.com/cultura/2019/02/08/actualidad/1549634225_006826.html

***

TEATRO CERVANTES TÁNGER

Teatro Cervantes de Tánger hace unos años

***

TEATRO CERVANTES DE TANGER

Teatro Cervantes de Tánger -reciente  imagen del interior

***

Etiquetado , , , , , ,

“EL OLIVO DE LARACHE”, NUEVA NOVELA DE CARLOS TESSAINER Y TOMASICH

el olivo de larache portada

“…-¡Sidi, qué viejo estoy!

-¡Qué viejos estamos amigo! Debemos tener más o menos la misma edad.

-Sí, es posible; quizá dos o tres años de diferencia. Pero mira, para remover este trocito de tierra, llevo no sé cuánto tiempo. ¡Y estoy que no puedo más!

-¡Ven! Vamos a sentarnos junto a tu casa. Dile a Farida que nos prepare un té. Y aunque no me dejan, dame un cigarrillo de picadura de los que tanto me gustan. ¡Espero que Eli no me vea! -Ahmed se echó a reír mientras iba a decirle a su mujer que les hiciera un té.

Ya sentados uno junto al otro, no lejos de la mesa de mármol en que hacía tanto tiempo Rudolf le había operado y que continuaba repleta de macetas, este le preguntó:

-Ahmed, ¿tú que piensas de los lihudis (en dariya, judíos)?

-¿Y qué quieres que piense? -Ahmed lo miró estupefacto-. No entiendo tu pregunta.

-Sí, que ¿qué piensas de ellos?

-Sidi, ya estás con tus preguntas raras. ¿A dónde querrás llegar? No pienso nada en especial. Son personas como tú y yo; son infieles, igual que tú, pero <gentes del Libro>. Tienen su Libro sagrado y eso es muy importante. Llevan en el Magreb al-Aksa viviendo desde tiempos remotos; luego llegaron los que echaron los reyes cristianos de España, que conservan hasta la lengua del país que los expulsó. Pero el sultán los tiene bajo su tutela y protección y, sin su permiso, nadie puede ni tan siquiera juzgarlos. Son como todos: ya te lo he dicho, como tú o como yo. Los hay buenos y malos; los hay inmensamente ricos, pues son astutos para los negocios. Pero también los hay pobres; algunos tienen que vivir de la beneficencia de su comunidad. ¿Qué más quieres que te diga?

-Pero tú, tus amigos o a quienes conoces, ¿tenéis algo contra ellos?

-¿Por qué íbamos a tenerlo? He oído que hace mucho tiempo, en épocas de hambre o subida de impuestos, hubo persecuciones o asesinatos contra estas personas, pero eso ocurrió en el pasado.

-¿Y crees que son diferentes a los musulmanes o a los cristianos?

-¿Y por qué? Tú y yo somos distintos, pues nuestras religiones son distintas. Pero vosotros sois también <gentes del Libro> y debemos respetarnos, así lo dice el sagrado Corán, nuestro Libro. Lo mismo ocurre con ellos: nacen, viven y mueren. Y tienen su Libro como camino para llegar a Dios; el que quiera lo seguirá y el que no, sabrá lo que hace. Pero ¿por qué me preguntas esto? Lo único que tengo claro es que soy musulmán y marroquí; que aunque a estas alturas puedo decirte que los españoles no nos están tratando mal del todo, luchamos contra ellos en el pasado para conservar nuestra independencia, lo que como bien sabes, no fue posible conseguir. Y que con el favor de Al-lah, algún día recobraremos tanto la de la parte de nuestro país ocupada por España, como la ocupada por los franceses, que esos sí que nos tratan peor… ¡Pues Marruecos es solo uno!”

Este párrafo pertenece a El olivo de Larache (La historia de un cónsul alemán) que publica la editorial Avant (Barcelona, 2018), la nueva novela del escritor larachense Carlos Tessainer y Tomasich. Con la que, junto a los anteriores títulos Los pájaros del cielo (Sarriá – Málaga, 2001) y El árbol del acantilado (Sarriá – Málaga, 2006), cierra su trilogía sobre Larache.

En esta ocasión, Carlos centra su novela, además de en el olivo al que hace mención el título y que tiene un importante significado espiritual en la trama, en un personaje que, gracias a su nobleza y a su humanidad, ocupa un importante papel en la pequeña historia de esta ciudad marroquí: el que fuera penúltimo cónsul de Alemania en Larache.

Este hombre está enterrado en el nuevo cementerio cristiano de Larache, situado junto a los cementerios hebreo y musulmán, y en la lápida de su tumba puede leerse lo siguiente:

“Ruhe in Frieden in der von Dir so geliebten marokkanischen Erde”, que significa: “Descansa en paz en tu tierra, en tu querida tierra marroquí”.

Y es que Renschhausen amó con toda el alma a la ciudad de Larache y a su gente, pero, como ha ocurrido tantas veces en la historia, al morir el olvido fue su recompensa.

Carlos Tessainer me ha hablado muchas veces del cónsul alemán de Larache, pero al leer su novela me doy cuenta de la gigantesca talla personal y moral de este personaje. Con la profusión de datos a los que nos tiene acostumbrados ya Carlos Tessainer en sus diferentes obras, ya se trate de las novelas antes mencionadas o en sus ensayos, como el dedicado al Raisuni, teje la historia de Renschhausen desde su juventud hasta su muerte. Historia personal y profesional que conoce, además de por su condición de historiador, por la relación personal que mantuvo Renschhausen con su familia, el austríaco Ferdinand Tessainer y su mujer Anna, cuando se veían en Auámmara, que es donde vivían por entonces los abuelos de Carlos.

Y así, en su novela, nos lleva de la Alemania en la que Renschhausen creció y donde conoció a quien fuera su amor, su mujer y su amiga, al Marruecos en el que, desde finales del siglo XIX, se instaló como hombre de negocios y luego como representante de su país en Larache. Todo ese largo periplo le sirve al autor para que conozcamos en profundidad a su personaje y cuáles fueron los resortes que impulsaron su vida posterior.

Cuando la novela se adentra ya en la época de la Segunda Guerra Mundial, es cuando el ritmo de la narración cobra un vigor más intenso y emotivo. Éste es el núcleo central de la trama. Para muchos lectores, y también para muchos larachenses, será una sorpresa conocer qué ocurrió en Larache en esos años de oscuridad. Tras el alzamiento contra la República, la represión se hizo evidente y es desde ese mismo instante que la personalidad llena de humanidad del cónsul Renschhausen crece y se convierte en alguien providencial. Y así conocemos sus artimañas para poner a salvo a republicanos que, sin su ayuda, habrían perecido por el solo hecho de pensar distinto. Y luego, con el estallido de la II Guerra Mundial, sus ardides para poner también a salvo a miles de hebreos marroquíes. Obviamente no voy a desvelar en este pequeño artículo qué es lo que hizo Renschhausen para, jugándosela ante las autoridades nazis, sortearlos y hacerles creer que colaboraba con ellos cuando en realidad ayudaba a quienes podían ser perseguidos, detenidos y deportados a campos de concentración.

Los hechos históricos que relata y narra Carlos Tessainer acaecidos en diciembre de 1941 son una muestra de la valentía y del coraje de unos hombres que se jugaron la vida por salvar la de otros. Y todo eso sucedió en una pequeña ciudad de Marruecos: Larache. Y es algo que personalmente me emociona.

Tal y como deja entrever esta novela, las injusticias a veces se cometen por ignorancia. Quizá sea tiempo para, a partir de este libro, reivindicar la figura del penúltimo cónsul alemán. Y con él, el ejemplo de convivencia entre las tres culturas que dio Larache al mundo. Porque, como también deja bien claro Carlos Tessainer, para salvar la vida de esos miles de hebreos en estos acontecimientos intervinieron tanto judíos como cristianos y musulmanes. Un trozo de historia por la que Carlos nos guía con conocimiento de causa y con la pasión de su narrativa.

Una novela que hay que leer para conocer de verdad nuestra historia y las pequeñas grandes gestas protagonizadas por quienes ya nadie recuerda.

Sergio Barce, enero 2019

Más información sobre esta novela y cómo adquirirla, en el siguiente enlace:

https://www.avanteditorial.com/libro/el-olivo-de-larache-obra-en-papel/

carlos tessainer y tomasich

CARLOS TESSAINER

Etiquetado , , , , , , , ,

MUJER TAMAZIGHT: LA KAHINA Y FABIA BIRA

mujer tamazight portada

El  libro Mujer Tamazight y fronteras culturales (Servicio de Publicaciones – Consejería de Cultura de Melilla, 1998), que recoge diferentes estudios y artículos de distintos autores, y que está coordinado por Vicente Moga y Rachid Ahmed Raha, se abre con el capítulo titulado Apuntes para la historia de las mujeres beréberes en la antigüedad, escrito por Mª Dolores Mirón Pérez. Y de él he extraído los siguientes párrafos:

“…LA POLÍTICA. LAS REINAS.

No quisiera dejar este apartado dedicado a la política sin mencionar a una de las mujeres más famosas de la historia beréber. Me refiero a la Kahina, que acaudilló la última resistencia de los beréberes contra la invasión árabe. Es la ´nica ocasión clara en la que una mujer aparece como detentadora del poder político y militar por derecho propio. No obstante, buena parte de este poder se basaría, más que en una tradición matriarcal beréber, inexistente, en su especial carisma personal, en el que mucho tendría que ver la religión. De hecho, la Kahina, como Tin Hinan, es conocida por su apodo -su nombre concreto ha sido objeto de varias especulaciones-; este apodo, árabe, significa <la divina>.

kahina

KAHINA

(…) LAS SACERDOTISAS.

(…) Generalmente, donde hay diosas, hay sacerdotisas. En el Norte de África las hay de divinidades de variado origen y carácter.

(…) Esta función religiosa, de contacto con la divinidad, se manifiesta también, entre las mujeres moras, en su cualidad de profetisas. Procopio señala que a los hombres moros no les estaba permitido formular oráculos, sino que eran las mujeres las que, como resultado de determinados ritos, eran poseídas y vaticinaban el futuro. Es precisamente esta calidad de profetisa la que denota, como ya he dicho, el sobrenombre de la Kahina.

Pero, antes de terminar de hablar de las sacerdotisas, quisiera referirme a un sacerdocio puramente romano, pero que es, sin duda, tanto en mujeres como en varones, el mejor documentado en todas las provincias de África, y en el resto del Imperio. Me refiero a las sacerdotisas o flamínicas del culto imperial, dedicadas por lo general al culto de las emperatrices.

La mayoría de las flamínicas tenían nombres romanos, pero no es extraño encontrar entre ellas elementos de onomástica indígena africana. Se trata de mujeres pertenecientes a las élites indígenas romanizadas, con ciudadanía latina o romana. Estos sacerdocios daban la oportunidad a las mujeres de ejercer una gran influencia pública, por medio de una pseudo-magistratura. En sus comportamientos, las flamínicas africanas en nada se diferencian de las del resto del Imperio. Incluso destacan, como las del Sur de Hispania, por sus fuertes donaciones y singular influencia social y económica en sus ciudades.

Quisiera destacar una de ellas en especial, pues ilustra la romanización de las élites indígenas. Se trata de Fabia Bira, bien conocida por numerosas inscripciones de Volubilis. Fue la primera flamínica de su ciudad, tras la conversión de Mauritania en dos provincias romanas. Los elementos de su nombre son muy significativos. El nomen, Fabia, es plenamente romano, mientras que el cognomen, Bira, es púnico o beréber; el nombre de su padre, Izelta, es claramente beréber. Su esposo, M. Valerius Severus, natural de Volubilis, fue también el primer flamen. El nombre de su padre, Bostar, es de origen púnico. Fue uno de los personajes más ilustres de la ciudad. La delegación dirigida por él ante el emperador Claudio logró el estatuto municipal para Volubilis, y la ciudadanía romana para sus habitantes. Ejerció varios cargos locales, incluido el de sufete, y fue prefecto de las tropas auxiliares durante la revuelta de los moros, comandada por Edemón, contra la dominación romana. Sin embargo, su esposa aparece con mayor frecuencia en las inscripciones volubilitanas. Era una mujer de gran peso propio. Su padre, Izelta, al que se menciona en todas las ocasiones, debió de ser un personaje principal de la nobleza mora. Los sobrinos de Fabia Bira presentarán ya una onomástica puramente romana.”

volubilis - inscripción dedicado a la falmínica fabia bira

VOLUBILIS – Inscripción dedicado a la flamínica Fabia Bira

 

Etiquetado , , , , , , , , ,