Archivo de la etiqueta: José García Gálvez

LARACHE – HICIERON HISTORIA, un relato de JOSE GARCIA GÁLVEZ

Este pequeño relato-homenaje de Pepe García Gálvez me ha hecho recordar a Tisso, y también al Indio y al Moreno. A Tisso (o Tizo, no sé cómo escribirlo) le han conocido varias generaciones de larachenses. Al Indio y al Moreno creo que sólo lo hicimos unos pocos, y a una edad determinada. No sé qué año sería, entre el setenta y el setenta y dos, quizá, cuando el Indio, un chaval alto, huesudo, malencarado, y el Moreno, recio, fuerte, de piel oscura, con cara de pocos amigos, aparecieron de la nada. Iban desarrapados, con camisetas raídas y descoloridas. Uno llevaba una navaja, tal vez lo hiciesen los dos. Se convirtieron en nuestra pesadilla. Se decía que habían escapado de la cárcel. Incluso nos dijeron que uno de ellos había asesinado a alguien. Es una historia que tengo escrita, y un día publicaré. Parece una historia de Mark Twain, pero en Larache, y en el Lukus, en vez de en el Mississippi. Cuando les veíamos de frente, cambiábamos de acera, pero, a veces, nos acorralaban en alguna callejuela sin salida y nos quitaban los pocos dirhams que llevábamos en los bolsillos o nos robaban el pan o lo que hubiésemos comprado en el bacalito. El Indio y el Moreno, sombras del pasado que hicieron una parte de nuestras infantiles vidas. Aunque he de decir que el relato-homenaje de Pepe García (Pepe Maño) es más entrañable por los personajes que he escogido, y quizá traiga más recuerdos que los protagonistas de esta introducción.

Sergio Barce, octubre 2012

HICIERON HISTORIA

En multitud de ocasiones cuando hablamos o escribimos de Larache, la mayoría de las veces nos referimos a sus calles, plazas, colegios, playas, hechos o a personas que han destacado en sus profesiones, negocios o cualquier otro éxito en sus vidas. Todo lo que nombro ha ido formando poco a poco la historia de Larache. Sin embargo ha habido
larachenses, quizás de condición más humilde que los que nombro, que también han hecho historia en Larache. Por lo tanto, voy a poner mi modesto granito de arena para conservar esa historia trayendo a la memoria a algunos de estos personajes que no debemos olvidar.

¿Quién no recuerda a “La Suspiros”? Aquel simpático y dicharachero “mariquita”, con un marcado acento andaluz, encalador de oficio, que deleitaba con sus picarescas ocurrencias. O a “Marconi”, un joven judío habilísimo en instalaciones eléctricas, que muchos consideraban algo tonto, aunque en realidad yo creo que se lo hacía cuando le convenía. También estaba “Calero”, un ex-legionario nacido en Larache y que se ganaba la vida vendiendo pasteles y bizcochos, que llevaba en una cesta que asía con el brazo, al grito de “¡Comprarme, que me voy!”. Y el “Gato Negro”, un ex-boxeador marroquí, muy moreno y bastante fuerte, que todos los años hacía arreglos en la escalerilla esculpida en la piedra, por la que se descendía a la Playa del Matadero. Por esa labor recibía bastantes propinas, sobre todo de los habitantes de Las Navas.

Y hablando de boxeadores, yo creo que uno de los personajes más populares era “Pariente”: bajito, delgado y de apariencia débil, algo trastornado, que vivía en la creencia de que había sido una gloria del ring, y relataba combates de boxeo que solo existían en su imaginación. A veces cuando se celebraba alguna velada de boxeo en el Teatro España, se solía “amañar” un combate en el cual el contrario se dejaba ganar, con el regocijo de la gente al ver la alegría de “Pariente”. El contrincante de estos combates solía ser “Bujali”, otro ex-boxeador algo sonado, también bastante popular.

Otro personaje era “La Antoñita”,  también “mariquita”, que vivía en la Calle Real, alto y guapo, que fue aprendiz de sastre y luego ejerció como barman..También estaba “Guripy”, un español delgado, de corta estatura y muy ocurrente, que se ganaba la vida en el puerto con una furgoneta que solo él sabía hacerla andar.

Podría contar hechos de ellos, pero yo creo que la mayoría de los larachense los conocen. Y podría nombrar a algunos más, pero la falta de espacio hace que los reserve para otra ocasión. Estos larachenses, a su manera, hicieron historia en Larache, y, posiblemente, algunos ya no estén entre nosotros. Para todos ellos mi respetuoso y cariñoso recuerdo.

                                                     José García Gálvez (PepeMaño)

JOSE GARCIA GALVEZ en El Jardín de las Hespérides

Etiquetado , , ,

LA CONVIVENCIA EN LARACHE un artículo de JOSE GARCIA GALVEZ

Ya que estamos en pleno mes de Ramadán, creo interesante incluir este artículo de nuestro paisano José García Gálvea, que ha tenido la deferencia de enviarme, y en el que expone de una manera concisa y clara algo que nos ha marcado a varias generaciones de larachenses, el profundo respeto a las otras creencias, y que es una de nuestras señas de identidad. Por eso, en este sagrado mes para los musulmanes, está bien que lo recordemos y que, al echar una mirada atrás, lo valoremos como algo excepcional que tuvimos el privilegio de coprotagonizar.  Sergio Barce, julio 2012

Año 1955 en Larache: Nochebuena. De pie izquierda, Julio Cuesta Mula, X, X, Antonio Cabrera. Agachados Diego Ramos Guegue y Pepe García Gálvez

El apacible y alegre día a día que vivíamos en Larache entre musulmanes, judíos y cristianos, nos demuestran que el pacifismo, el respeto, la amistad y la comprensión entre culturas y religiones, no es ninguna utopía, si no mas bien una convivencia interreligiosa, que hace feliz al pueblo que la practica.

Hoy que, a través de los medios de comunicación, oigo hablar de conflictos interminables entre musulmanes e israelíes, o que se nos intenta vender que se ha inventado una “alianza de civilizaciones”, pienso que para los que no lo han conocido y mucho menos vivido, les resultaría difícil creer que existía un lugar como Larache, y no sé si este fenómeno ocurría o ocurre en algún otro sitio. Solo sé que Larache era así.

Era maravilloso oír las canciones hebreas en su Pascua, los villancicos de los cristianos en Navidad, o los característicos “Yuyus” femeninos en las fiestas musulmanas, que incluso se entremezclaban en numerosas ocasiones.

A nadie se le reprochaban sus símbolos, y nos merecían todo el respeto la Mano de Fátima, el Crucifijo, o La Estrella de David. Sinagogas, Mezquitas e Iglesias siempre fueron respetadas por los larachenses, miembros de las tres religiones, que convivíamos en las mismas calles, o compartíamos a menudo las mismas aulas en los colegios, manteniendo en multitud de ocasiones estrechos lazos de amistad, no siendo nunca las diferentes religiones motivos de disputas, porque por encima de todo unos y otros solo nos considerábamos larachenses. Así de sencillo.

Compartí mis juegos infantiles y mis inquietudes de adolescente, lo mismo con gente de mi religión, que con  judíos y musulmanes, y hoy después de tantos años sigo conservando la amistad con muchos de ellos.

Cuantas veces he tenido que discutir con personas que han hecho comentarios gratuitos, desafortunados e indocumentados sobre el tema que nos ocupa, para hacerles ver la realidad, ya que la mayoría de ellas estoy seguro que nunca han tratado ni a un hebreo, ni a un musulmán. Y es que cuando se generaliza de algo sin tener los suficientes conocimientos, se incurre en unos errores que inducen a la estupidez.

En una ocasión leí a un rabino que escribía “La religión que nos diferencia, debe ser un gran lazo que nos una”, mientras que el Corán señala “Que todo musulmán debe defender su religión ante los demás, pero respetando a los que tienen otras creencias”, y por nuestra parte el cristianismo nos dice “Amaos los unos a los otros”. Pero lo más importante es que todas las religiones nos dicen que “todos somos hijos de Dios”.

Por todo ello quiero traer al recuerdo aquel maravilloso ejemplo de tolerancia que se vivió en Larache, en aquellos años donde todo fue tan bonito, debido a nuestras incomparables relaciones sinceras y sanas entre las tres culturas.

                                                  José García Gálvez (PepeMaño)

LARACHE

Etiquetado , ,

¿Qué tendrá el número 7? por JOSE GARCIA GALVEZ

José García Gálvez, más conocido por los larachenses como Pepemaño, me envía este curioso y simpático artículo sobre el número 7. Después de leerlo, la verdad es que uno se da cuenta de que es el número más repetido en muchos campos, como él muy bien relata, y que cinematográficamente es quizá el favorito para un buen puñado de títulos míticos. Además, el número 7 es mi número favorito.

Sergio Barce, abril 2012

¿Qué tendrá el número 7?

Si  pensamos detenidamente en los números, observaremos que muchos de ellos forman parte de nuestras vidas ya que los humanos los hemos ido asociando con innumerables actos, cuestiones o acciones que a veces hasta los hacen populares o famosos resultándonos más o menos simpáticos.

  Por ejemplo decimos que alguien es un “número 1” cuando destaca notablemente en algo, o calificamos de “mujer 10” a la que posee una gran belleza, con el 13 designamos al “gafe”, llamamos al 15 “la niña bonita”, y al 69… bueno al 69… pues eso.

  Sin embargo hay un número al que yo le atribuyo una gran importancia, debido a que sin existir una razón lógica, aparece constantemente en todas partes, sin que apenas nos demos cuenta. Me refiero al 7. Veamos unos ejemplos:

Los 7 arcángeles

  En La Biblia (posiblemente el libro más antiguo) se nos dice que Dios hizo el Mundo en “7 días”, y que descansó “el 7º“. Siguiendo con La Biblia, en el Apocalipsis se nos habla de los “7 ángeles”, las “7 plagas”, las “7 copas de oro”… y a partir de ahí veo que empieza a surgir el “7” de forma sorprendente. Y me encuentro con:

  Los “7 días de la semana”, los “7 colores del Arco Iris”, los “7 pecados capitales”, las “7 Maravillas del Mundo”, las “7 Colinas de Roma”, las “7 notas musicales”, los “7 sabios de Grecia”, los “7 Reyes de Roma”, los “7 Sacramentos”, las “7 vidas del gato”, los “7 Niños de Écija”, los “7 mares”, las “7 estrellas” de la Osa mayor, las “7 estrellas” de la Osa menor, el juego de los “7 errores”, el juego de las “7 y media”, el romance de los “7 Infantes de Lara”, las “7 Islas Canarias”, las “7 Islas Baleares”, los “7 lagos de Argentina”, los “7 días de Semana Santa”, los “7 días de la Semana Trágica”, las “7 puertas de Jerusalén”, los “7 Emiratos árabes unidos”, la fuente de “las 7 pilillas” en la provincia de Jaén, la Danza de los “7 velos”, las “7 capillas del santuario de Nôtre Dame” en Rocamadour ( Francia), las “7 ciudades de San Miguel” en Las Islas Azores, la revista “7 Días”, el pueblo “7 Aguas” en Valencia, los “7 Picos en Requena”  (Valencia), las “7 vueltas” de los árabes en La Meca, el barrio “7 Palmas” en Gran Canaria, las “7 estrellas” en la bandera de la Comunidad de Madrid, el “7º de  Caballería”, la cadena televisiva “Veo7”… Pero sigamos: las artes conocidas son  pintura, escultura, arquitectura, literatura, música, danza y cine. O sea “7”. Pero es que Williams Shakespeare dijo que las edades del hombre eran, la infancia, la niñez, la de amante, la de soldado, la de adulto, la edad avanzada y la senilidad. ¡Vaya¡ Pues también son “7”.

Y sin dejar a los hombres, el gran escritor Pío Baroja dijo en una ocasión que los españoles se dividían en los que no saben, los que quieren saber, los que odian el saber, los que sufren por no saber, los que aparentan que saben, los que triunfan sin saber y los que viven gracias a que los demás no saben. (Aunque a estos últimos también los llamó políticos). Y si los habéis contado, habréis sumado “7”.

 Los meses del año son doce, pero curiosamente hay “7” que acaban con la misma letra.  Y resulta que Jesús en la Cruz pronunció “7 frases”, de ahí el sermón de las “7 palabras”

  En el cine que por cierto es el “7º” arte, también se prodiga bastante el 7. Recordemos los “7 enanitos de Blancanieves”, “los 7 samuráis”, los “7 Magníficos”, “7 novias para 7 hermanos”, “7” Almas”, el “7 machos” de Cantinflas, o el “007” de James Bond.

  En la literatura infantil, encontramos entre otros a los “7 hermanos de Pulgarcito”, “las botas de 7 leguas”, “los 7 cabritillos”, o los “7 de un golpe” del Sastrecillo valiente.

  En las religiones los judíos en su fiesta de Pesaj, durante “7” días comen pan sin levadura, y en las Islas Mauricio en la celebración del comienzo de año se termina con una comida compuesta por “7 tipos de curry”, símbolo de las “7 hermanas “Verakatanga” (deidades mitológicas hindúes).  Y hablando de religiones, podemos observar que las fiestas principales de cristianos y musulmanes, son La Navidad y El Ramadán; pues curiosamente, Navidad y Ramadán, se escriben con “7” letras. Y adentrándonos en el tema, observo que en los Diez Mandamientos, mientras que el 1º, el 3º y el 4º nos indican lo que debemos hacer, el resto de ellos nos dicen lo que debemos evitar, y sin saber por qué también son “7”.

  En el mundo bélico está la “guerra de los 7 años”, entre varias naciones europeas. Asimismo Alemania nació prácticamente después del conflicto militar entre Austria y Prusia llamado la “Guerra de los 7 días”.

  Hasta en el sexo aparece el 7. ¿Qué no? Pues el famoso punto “G”. Ese famoso punto lleva el nombre de la letra nº 7 del abecedario. Por otra parte la raza humana consta de “hombres” y “mujeres”. Pues no sé si será de forma casual pero ambas palabras tienen “7” letras. Pero hay más, hasta la bondad y la maldad están relacionadas con el nº 7. Veamos, el símbolo de la bondad es la “Nobleza” y un ser que practica la maldad es un “Malvado”. Pues observo que tanto Nobleza como Malvado constan de “7 letras”.

  ¿Y no es el “7” de Julio” cuando los pamplonicas celebran su fiesta de San Fermín?

  Y en la T.V. Fran Perea en la serie de los Serrano, nos cantaba eso de que “1 más 1 son  7”, y vimos las series llamadas “7 vidas”, o “Ana y los 7”. Y no es menos curioso que cuando se nos produce un desgarro en la ropa, digamos que se nos ha “hecho un 7”, que a un fanfarrón lo tildemos de “Matasiete”, o que llamemos a un granuja pillo de “7 suelas”,  que en el Dominó cada jugador participe con “7 fichas”,  que digamos que nos sentimos en el “7º Cielo” cuando la vida nos sonríe,  que algo que está bien guardado, digamos que está “bajo 7 llaves”, o que alguien que está atemorizado decimos que tiene más miedo que “7 viejas ”.

Bienvenidos a LARACHE - foto de Javi Lobo

  A propósito, no sé si alguien se ha percatado de que Larache, nuestro querido Larache, también tiene “7 letras”. En fin creo que serían interminables la cantidad de coincidencias del número “7”. Yo particularmente creo que nos acompaña sin que apenas nos percatemos de ello hasta el final de nuestras vidas. ¿Y que hace una persona al final de su vida? Pues MORIRSE. Y que casualidad, morirse también tiene “7 letras”.

  Espero que me leáis más de “7”, mientras mando “7” abrazos, porque entre otras cosas esta última palabra  también tiene “7” letras.

                                                   José García Gálvez  (PepeMaño)

En el Café Central de Larache - Diego Ramos Guegue, PEPE GARCÍA GALVEZ, Manolo y Juan

Etiquetado , , , , , , , , , ,

LARACHE – ALBUM DE FOTOS 7

Comienzo esta página del Álbum con un hermosísimo cuadro del pintor larachense Rachid Sebti, titulado “Sur le toit”. Su brillantez estilística, que ya he comentado en este blog al hablar de su obra, y sobre todo su luminosidad, me han parecido que podían irradiar algo de alegría como puerta a nuevas fotografías de Larache y de su gente…

SUR LE TOIT de Rachid Sebti

¿Por dónde comenzamos hoy nuestro recorrido? Hagámoslo por la vieja y olvidada Hípica de Larache… Nuestros paisanos se están movilizando realizando gestiones para que se recupere la Hípica, que ahora pasará a convertirse, por lo que parece, en un nuevo cuartel del ejército. Sin embargo, las asociaciones locales, como Larache en el  Mundo, están presentando propuestas para que se recupere una parte como zona de ocio y esparcimiento para la ciudadanía. En la siguiemte imagen, la escritora larachense Sara Fereres de Moryoussef, montando a caballo en la Hípica.

Y en esta otra, Elisa y Sara Fereres disfrutando la antigua Hípica de Larache.

De la Hípica, nos vamos una vez más a nuestro entrañable Balcón del Atlántico…  Siempre lo digo, el espacio en el que todos los larachenses han posado con sus amigos y familiares. En esta imagen en blanco y negro: Ramón Alberca con su hija Mariceli.

Y en esta otra, también en el Balcón: Joaquín, Victoriano y Diego Mauriño Medero.

Se puede viajar desde los años treinta y cuarenta del pasado siglo a nuestros días, y el Balcón es como un testigo de cada generación larachense. Es todo un símbolo, una seña de identidad. Abajo, en el Balcón del Atlántico -es bonito hasta el nombre- vemos, arriba a Pili Gómez con una amiga, y abajo a Chary García con Maruchi y otra chica.

Y pasar el río Lukus es, como el Balcón, otra seña inseparable de Larache. En este caso, soy yo, Sergio Barce, con mi madre, Maruchi Gallardo, quienes vamos en la barca camino de la otra banda…

Ya que esta página del album la he comenzado con la obra de un artista larachense, habrá que traer a colación, como un pequeño paréntesis, la imagen de algunos de nuestros artistas y creadores, de los que tengo la suerte de contar entre mis amigos.

Luis Cazorla

Es el caso de Luis María Cazorla Prieto, a punto de publicar su siguiente novela, continuación de su “La ciudad del Lucus“, que tan buena acogida ha tenido este año pasado. Luis Cazorla es abogado, y os recomiendo que leáis las páginas que le he dedicado a él y a su obra en este blog, porque merece la pena que conozcáis una trayectoria tan brillante de un paisano que viene de una de las familias más conocidas de Larache. Y junto a él, habría que nombrar al realizador de cine Abdeslam Kelai. En la siguiente fotografía le podéis ver dando instrucciones durante el rodaje de una película en plena avenida Mohamed V de Larache. Tiene un cortometraje, titulado “Happy day“, que es fantástico, sobre las penurias de un niño en la Medina de Larache, y en el que actúa además nuestro poeta Mohamed al Baki. Kelai se me está resistiendo para darme más datos de su trayectoria profesional y dedicarle un capítulo como realizador, pero yo soy más tozudo que él y le daré la lata hasta que lo consiga. Incha Al´láh. Y es hermano de Houssam Kelai, que lleva ese blog de la historia de Larache que es una maravilla, cuyo enlace también tenéis en este blog.

La escultora Marina López Matres es otra de las artistas larachenses de las que he escrito varias veces. Aquí estamos Sergio Barce, Marina López y José Gabriel Martínez Yepes, tres larachenses amigos de la infancia, durante una exposición de la obra de Marina en Benalmádena.

El otro realizador de cine larachense, es mi admirado Mohamed Chrif Tribak, foto de abajo, del que igualmente tenéis amplia información de sus films en este blog. Desde sus cortos a sus largometrajes, Tribak merece toda la atención, por su calidad, tacto y buen hacer. “El tiempo de los compañeros” ha sido una película con una gran repercusión y una buena acogida en los Festivales de Cine a los que ha acudido.

Abdelhay el Haddad es otro entrañable amigo, músico, que nos ha deleitado en más de una ocasión, siempre dispuesto a tocar donde estemos, ya sea en el Festival en Larache o en los actos que organizamso en Madrid o Sevilla. Fue un estupendo acompañante para la voz de Fadela Tadlaoui en Madrid, precisamente.

Abdelhay el Haddad

Y otro de los músicos más queridos de Larache es el maestro Sedikka, que nos deleitó en el Festival que se organizó en el Castillo de las Cigüeñas hace unos años por Larache en el Mundo y Al Mada. Esos días siempre me traen fantásticos recuerdos. En esta imagen, el maestro rodeado de otros dos amigos y paisanos: Ahmed Ragala y Aziz Bouhdoud. El homenaje que se le tributó a Sedikka le llenó de emoción.

Y ya que siempre hablo de la labor fotográfica de Gabriela Grech. he de mencionar a un fotógrafo que está realizando un trabajo en Larache de una gran calidad. con estampas asombrosas, retratando a la ciudad desde perspectivas orginales y nuevas. Y es una persona excelente y desprendida: Achraf Etaaqafy.

Achraf Etaaqafy

Bueno, este cambio de rumbo ha sido como para tomar aire, recordar a algunos de nuestros creadores, no siempre reconocidos, y volver a bajar las callejuelas de Larache para ver qué es lo que nos encontramos por ahí… Si damos un salto atrás, me ecnuentro con las siguientes imágenes familiares: En la primera de ellas, vemos a los compañeros que trabajaban en Uniban: Manolo Alvarez, Amselem, Juanito Vargas, mi padre Antonio Barce, Antonio Guerrero, Sentov Bendodo, Germán Núñez y Antonio Zambrano. En la siguiente, Guerrita, de nuevo mi padre y un amigo. Y en la estampa de la playa: Galeote, el pesado de mi padre que parece querer salir en todas, Fuentes y Calavas.

Y además están los Colegios… Los Colegios de Larache, donde se han ido retratando todos los chavales del pueblo, desde hace muchos, muchos años… La primera que cuelgo es de los Maristas, donde yo también estudié, y están en esta foto: de arriba abajo, Cárdenas, de la Vega, Luis Vázquez y Camúñez Pro. Luego, Cristóbal Ruiz, José Edery y Guegue. A continuacion, Claudio Colomé, Julián Aixelá, un compañero, Daniel Calbo y Ricardo Toledo.

También de los Maristas es la siguiente foto. El nombre de los que aparecen en ella los ha facilitado Pepe García Gálvez: de arriba abajo empezando por la izquierda, Cristóbal Ruiz, Claudio Columé. El propio José García Gálvez, Félix López Martin, Juan Carlos Arévalo, Paco Osuna, Egea, Úbeda, José Ponce, Manolo Hernández, Adelmeyí Ben Adelkrim, Galice, Antonio Castillo, Jose-Antonio López, Manjón, Joaquín García Camúñez, Vicente Pro, Balaguer, Antonio López Cardosa, Fedal, Ramón Sánchez, Pepe Edery y Julián Aixelá. Creo que es del 2º curso de Bachiller.

Y de los Maristas, sólo cruzando la calle, se llega al Colegio de Nuestra Señora de los Ángeles, donde también estudié el último año que pasé en Larache, a principios del 73. En la siguiente foto, varios alumnos, entre ellos Mati López Quesada, que estaba interna, y que fue compañera mía, en el patio del colegio… La verdad es que yo tenía la manía de llevarme caramelos y, sin que se dieran cuenta, se los metía en los bolsillos de sus babis a Gabriela, Pepona, Conchita, Nadia o Mati. Me encantaba hacerlo.

Y también del Colegio “de las Monjas”, como decíamos, esta otra foto en la que están los amigos de mi niñez: Juan Carlos Palarea, Luisito Velasco, Mati López y José Gabriel Martínez Yepes, entre otros.

Más antiguas es esta otra fotografía de una fiesta en el Patronato Militar de Larache, en la que aparecen entre otras Maruchi, Mari, Loli Pacheco del Moral o Cari García Camúñez.

Para terminar esta página del album, bastante intensa, creo, lo mejor es una fiesta, y la foto de cierre es precisamente la fiesta de Fin de Año que compartieron en Larache, Yasmina, Nadia y Marina López.

Hasta el siguiente capítulo… Sergio Barce, enero 2012

 

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,