Archivo de la etiqueta: La ciudad del Lucus

“LAS SEMILLAS DE ANNUAL”, NUEVA NOVELA DEL ESCRITOR LARACHENSE LUIS MARÍA CAZORLA

Las semillas de Annual es la nueva novela de mi amigo y paisano Luis María Cazorla, y que cierra la trilogía de la que forman parte sus dos anteriores títulos La ciudad del Lucus y El general Silvestre y la sombra del Raisuni, todas ellas publicadas con la editorial Almuzara.

LAS SEMILLAS DE ANNUAL

Con una portada muy sugerente y una cuidada edición, esta nueva obra nos narra los acontecimientos históricos que condujeron a la sangrienta derrota del ejército español en Annual en 1921. La historia arranca cuando el general Silvestre vuelve a empuñar las armas en Marruecos ya siendo comandante general de Ceuta. El pulso entre Silvestre y Berenguer enfrenta a estos dos personajes claves de la presencia española en Marruecos: mientras Silvestre es elevado a la categoría de héroe tras la ocupación del Fondak de Ain Yedida, el general Berenguer, nombrado cuarto alto comisario en Marruecos, desconfía de él y se obsesiona con derrotar definitivamente a El Raisuni. Paralelamente, la novela detalla los avatares de los otros personajes que ya protagonizaron las anteriores novelas de esta trilogía: el comerciante Pedro Robi, el capitán de la Guardia Civil Carlos Pozo, que regresa a Larache para aclarar la misteriosa muerte de un hermano lego franciscano, e investigar también una presunta trama de corrupción en los suministros al ejército, Meriam, Amparo, Abraham Muchatiel, López Rienda… Por supuesto, Larache, ciudad natal de Luis María Cazorla, sigue siendo protagonista principal, una ciudad que es testigo de las pasiones de Silvestre y de las pequeñas historias humanas que se desarrollan en sus calles pero también de los grandes acontecimientos históricos que marcarán los años venideros tanto de España como de Marruecos. Botón de muestra es el comienzo del capítulo titulado Los proyectos del Hotel España y del Teatro España.

Sergio Barce, marzo 2015

Pozo, después de despedir a López Rienda, se quedó a comer en el hotel España.

Estaba degustando el delicioso atún de la cercana almadraba cuando apareció la propietaria del establecimiento para interesarse por cómo iba todo. Las alabanzas de la comida que recibió le dieron pie para entablar conversación y arrancarse a explicar sus proyectos de ampliación. Pozo puso cara de interés por lo que escuchaba y dejó caer un inflado “¡Ah!, ¡sí?, de modo que va ampliar el negocio”. Estimulada por la pregunta, desmenuzó hasta extremos excesivos la próxima construcción de un espacioso edificio en los primeros metros de la calle Chinguiti, subiendo a mano derecha. Al preguntar él por el estado del proyecto, aclaró con mueca de disgusto que estaba retrasado “por los papeleos de la junta de servicios locales”, para añadir “y ya sabrá usted, y si no lo sabe todavía lo comprobará enseguida, que entre el bajá que la preside y no se entera, y el cónsul de España, don José Triviño, su vicepresidente, que ha llegado hace poco y ya está preparando su marcha, los politiqueos de los vocales velando cada uno por sus propios asuntos, la pugna entre los distintos pareceres de los ingenieros militares y civiles, y los criterios del arquitecto municipal, forman un tinglado que lo retrasa todo”.

Interior TEATRO ESPAÑA de Larache

Interior TEATRO ESPAÑA de Larache

-Cuando usted habla de tinglado, ¿se refiere también a conveniencias económicas? –interfirió Pozo para lanzar el anzuelo a la hotelera.

Doña Amparo se paró en seco y se llevó la mano derecha al compacto moño que coronaba sus distinguidos trazos faciales, como si quisiera descubrir allí la respuesta más adecuada.

-Yo no sé exactamente, pero se lo puede uno imaginar. Con la expansión urbanística se está moviendo mucho dinero, y esto aquí y en cualquier parte del mundo da alas a los manejos económicos. Algunos hacen mucho dinero fácil en Larache, que después gastan en Tánger y en la península –repuso con habilidad que no dejó cabo suelto del que tirar, y siguió detallando la iniciativa en la que tanto esfuerzo estaba volcando.

-Confío en que con la llegada del nuevo cónsul don Emilio Zapico, que ya tiene conocimiento de mis planes y se ha comprometido a apoyarlos porque quiere dotar a Larache de un hotel de la máxima categoría, todo se acelere y pronto podamos empezar a levantar el edificio. El nuevo hotel España va a ser muy importante para la ciudad y va a coincidir con otra iniciativa no menos importante.

teatro-espac3b1a-de-larache

-¿De qué se trata? –preguntó con cierto hartazgo Pozo, incapaz de encontrar un hueco para hincar el diente a la apetitosa bandeja de dulces marroquíes que lo reclamaba.

Con premiosidad que buscaba poner de relieve la pujanza de Larache, ella se entregó con denuedo a exponer los planes de Emilio Sánchez Pescador de construir en el solar contiguo al que iba a ocupar el hotel España un sobrio coliseo teatral. “No llegará a la grandiosidad del teatro Cervantes de Tánger –precisó-, pero será muy digno y capaz de acoger las representaciones que visiten esta ciudad y Tetuán, y que así podrán recalar igualmente en Larache. También podrá servir como sala de cine, ¡por fin podremos ir al cine sin tener que acudir al barracón inmundo de ahora!”, exclamó impulsada por los aires renovadores que querían apuntalar la ciudad del Lucus como la segunda del protectorado español.

-¿Y las autoridades como ven el proyecto del futuro teatro-cine, que no sé si tiene ya nombre? –terció Pozo, siempre atenazado por una curiosidad sin límites por todo lo que pudiera redundar en su trabajo.

-Sí, claro que tiene nombre: teatro España, qué bonito ¿verdad? Dentro de poco, en las inmediaciones de la plaza de España, el hotel España y al lado el teatro España; solo pensarlo se me pone la piel de gallina –reconoció doña Amparo con la ensoñación albergada en sus pupilas.

-Le preguntaba por la opinión de las autoridades, ¿les parecerá bien un teatro con esas aspiraciones aquí? –insistió él poniendo el foco en el punto que le interesaba.

-Eso se lo tiene que preguntar al señor Sánchez Pescador, pero, hasta donde yo sé, el proyecto cuenta con el apoyo del general Barrera, y la del próximo cónsul de España, señor Zapico, que ya ha prometido su respaldo a esta iniciativa cuando sea destinado aquí. Bueno –concluyó cansada de permanecer tanto tiempo de pie y reclamada su atención por otros menesteres-, discúlpeme por haberlo interrumpido, pero el futuro hotel España me ilusiona tanto que pierdo el sentido de la medida. Ya sabe que estamos siempre a su disposición en esta casa en la que queremos servirle como usted se merece. –Se alejo con una ligera inclinación de la cabeza para dirigirse a otros comensales.

hotel-espac3b1a

Etiquetado , , , , , , , , , , ,

“LA CIUDAD DEL LUCUS”, DEL ESCRITOR LARACHENSE LUIS CAZORLA, EN ESTOCOLMO

Parece que Larache ha puesto una pica, no en Flandes, sino en Estocolmo. Hace escasamente un mes, se celebró un encuentro larachense en la capital sueca promovido por el grupo Tren del Futuro, que capitanea mi amigo y paisano Yousef Jbari, y al que acudieron varias asociaciones como Larache en el Mundo, con la asistencia de Emilio Gallego o Abderrahman Lanjri, entre  otros, y cuyas conclusiones y objetivos ya comentaré en cuanto el grupo de trabajo concrete los temas que podemos publicitar. Pero esta imagen es prueba palpable de que Suecia está siendo “invadida” pacíficamente por los larachenses…

En Estocolmo 1

Ahora le toca el turno a Luis Cazorla,  también paisano y amigo, que este viernes 15 de Noviembre presenta, en el Instituto Cervantes de Estocolmo, sus dos novelas: La ciudad del Lucus y El general Silvestre y la sombra del Raisuni. Aprovecho la ocasión para anunciar este evento, que seguramente será un éxito, y reproducir las invitaciones efectuadas por el embajador español don Javier Jiménez-Ugarte y por el director del Instituto don Joan M. Álvarez.

Sergio Barce, noviembre 2013

* * * *

Lugar:

Instituto Cervantes – Biblioteca
Bryggargatan 12a
111 21 Estocolmo
(SUECIA)

* * * *

La ciudad del Lucus

Estocolmo 4 de noviembre de 2013

Estimados compatriotas: El próximo viernes 15 de noviembre tendremos la oportunidad de escuchar en el “Instituto Cervantes” a las 17.30 horas,  a uno de nuestros grandes especialistas en la historia del Protectorado Español en Marruecos.

Luis Cazorla, catedrático, distinguido jurista y escritor vocacional, nos hablará de los dos primeros libros ya editados “La ciudad del Lucus” y “El general Silvestre y la sombra de Raisuni”, de la trilogía  que tiene en marcha sobre los primero años del Protectorado Español.

Como ex -Cónsul General de España primero en Nador y luego en Tetuán y Larache será una alegría para mí presentar a Luis Cazorla.

Me referiré además brevemente a la gran obra pictórica de Mariano Bertuchi que cubrió una parte de la historia del Protectorado, y que en breve será acogida en un gran “Museo Bertuchi” en la ciudad española de Ceuta.

Quiero dejar constancia de de mi agradecimiento al Consejero Cultural de esta Embajada,José Pedro Torrubia y al Director del Instituto Cervantes, Joan Álvarez, por el apoyo prestado para la organización de este, espero, agradable encuentro cultural.

Después del acto se servirá una copa de vino español.

Un cordial saludo,

Javier Jiménez-Ugarte – Embajador de España

PD: Ruego confirmar asistencia al correo de emb.estocolmo@maec.es

* * * *

El general Silvestre portada

Querido amigo:  Desde el punto de vista cultural, el protectorado español del Norte de África ha sido una fuente de inspiración y un escenario en el que se posado la mirada de escritores, pintores, fotógrafos, músicos y cineastas. El cruce de culturas que se experimentó en aquellas latitudes, y en alguno de cuyos pliegues podemos intuir una fórmula modernizadora de lo que llegó a ser, un milenio antes, el esplendor de Al-Andalus, ha fascinado a un nutrido repertorio de creadores y ha dado pábulo también a un estereotipo.

Una recreación novelesca de la vida en aquellas ciudades y su adaptación televisiva nos devuelven a la actualidad la historia del Protectorado.

A iniciativa del embajador de España, Javier Jiménez Ugarte, que, como cónsul en Tetuán, ha conocido de primera mano la huella histórica del Protectorado, el viernes, día 15, el catedrático de Historia Contemporánea, Luis Cazorla nos brindará  en el Instituto Cervantes, con su estilo expositivo, riguroso, ameno y detallado, la rememoración de este período histórico y el propio embajador glosará la obra del pintor e ilustrador Mariano Bertuchi de quien acaba de publicarse un libro sobre su figura y su obra, a partir de la cual han sido varias las generaciones que se han formado una imagen visual de aquella época y aquellos escenarios.

Para el Instituto Cervantes es un placer acoger esta iniciativa y, por medio de este correo, invitarte a que nos acompañes.

Joan M. Álvarez Valencia  – Director Instituto Cervantes Estocolmo

http://estocolmo.cervantes.es


Instituto Cervantes Estocolmo

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,

MADRID – FERIA DEL LIBRO – LUIS MARÍA CAZORLA EL 31 DE MAYO Y SERGIO BARCE EL 1 DE JUNIO FIRMARÁN EJEMPLARES DE SUS NOVELAS

Parece que este año, la Feria del Libro de Madrid será un poco más larachesne que nunca.

El viernes 31 de Mayo firmará Luis María Cazorla ejemplares de su última novela <El general Silvestre y la sombra del Raisuni>, y también de su anterior libro <La ciudad del Lucus>, ambas editadas por Almuzara; y al día siguiente sábado, 1º de Junio, Sergio Barce hará lo propio con sus novelas “Sombras en  sepia” (Editorial Pre-Textos) y “Una sirena se ahogó en Larache” (Edit. Círculo Rojo).

el-general-silvestre-y-la-sombra-del-raisuni-9788415338871

De manera que se va a respirar Larache tanto en el ambiente de la feria como desde las páginas de nuestros libros: Larache desde los comienzos del siglo XX y los primeros años del Protectorado con las novelas de Luís, Larache en los años posteriores hasta la actualidad con las mías. Las citas son ineludibles:

Logo_almuzara

Luis María Cazorla firmará

el 31 de Mayo,

en la Caseta de la Editorial Almuzara,

caseta nº 139 

a partir de las 19:00 horas.

Sergio Barce, Luis Cazorla con un ejemplar de "La ciudad del Lucus" y Gabriela Grech con otro de "Una sirena se ahogó en Larache"

Sergio Barce, Luis Cazorla con un ejemplar de “La ciudad del Lucus” y Gabriela Grech con otro de “Una sirena se ahogó en Larache”

Y al día siguiente

Librería Diwan

Sergio Barce firmará

el 1º de Junio

en la Caseta de la Librería Diwan,

caseta nº 104,

a partir de las 18:00 horas. 

portada - UNA SIRENA SE AHOGÓ EN LARACHE   

La semana que viene volveré a colgar un recordatorio para todos.

Etiquetado , , , , , , , , , , ,

CREADORES LARACHENSES

Viene bien recordar, de tarde en tarde, la labor de los artistas de Larache, ya sean escritores, pintores, escultores o cineastas… Sirva hoy esta primera relación de algunas de nuestras portadas de nuestros libros, algunas de nuestras esculturas, algunas de nuestras pinturas o los carteles de nuestras películas. Sin duda, hay mucho que mostrar…

Novela

de SERGIO BARCE

Escultura

de MARINA LÓPEZ MATRES

Novela

de CARLOS TESSAINER

Libro de relatos

de MOHAMED AKALAY

Cuadro

de RACHID SEBTI

Libro de relatos

de LEON COHEN

Recopilación de Textos de varios autores

por MOHAMED LAABI

Poemas

de MOHAMED AL BAKI

Acuarela

de MANUEL BALAGUER

ARROUCHA, poemas de

ABDERRAHMAN JEBARI

Libro de Juegos

de FRANCISCO SELVA

Poemas

de MOHAMED SIBARI

Novela

de CRISTINA MARTÍNEZ

Cuadro

de HAKIM EL HARRAK

Poemas

de AHMED DEMNATI 

Novela

de LUIS MARÍA CAZORLA

Una película

de ABDESLAM KELAI

Poemas

de MOHAMED LARBI BOUHARRATE

RAS R´MEL un libro

de ANTONIO HERRÁIZ

Un libro

de CARLOS GALEA

Poemas

de MUSTAPHA BOUHSINA

Cuadro

de FRANCISCO SELVA

Un film

de MOHAMED CHRIF TRIBAK

Libro de relatos

de SARA FERERES DE MORYOUSSEF

Escultura

de EMILIO GALLEGO

Picaresca – teatro

de ABDELMAWLA ZIATI

Fotografía

de GABRIELA GRECH

Poemas

de MERCEDES DEMBO

Cuadro

de ABDELLATIF BELAZIZ

Libro

de JOSÉ EDERY BENCHLUCH

Novela

de SERGIO BARCE

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Así fue la presentacion en LARACHE de la novela LA CIUDAD DEL LUCUS del escritor larachense LUIS MARÍA CAZORLA

      El lunes pasado, 14 de mayo, presenté en el Colegio Luis Vives de Larache el libro de mi amigo y paisano Luis Cazorla Prieto, LA CIUDAD DEL LUCUS, y de ambos, del autor y de la novela, he hablado ya en varias ocasiones, de Luis siempre con afecto y con la inevitable admiración que su labor como jurista y escritor me merecen: toda.

Luis María Cazorla y Sergio Barce  (Foto de Itziar Gorostiaga)

      Por la mañana, Luis y yo nos citamos en el hall del Hotel España en el que nos alojábamos gracias a la generosidad y buen hacer de Abdelilah Ennour, Presidente del Centro Marroquí de Estudios Hispánicos, organizador del evento. Habíamos decidido dar un paseo por la Medina, y así lo hicimos bajo un calor tórrido. Sin embargo, la temperatura que notábamos no era la ambiental, sino la que se fue instalando en nuestras entrañas, la nacida de la admiración que nos causaba recorrer de nuevo nuestras calles y las calles de nuestros abuelos y de nuestros padres: la calle Real, la cuesta del Hamán, pasamos por la Mezquita Misbahiyya y por el Mausoleo de Abd-el-Krim Al-Bacuri, pintado de marrón, coqueto ahora gracias a la actuación en el barrio de los propios vecinos que han hecho de esta parte de la Medina una de las mejor conservadas, cuidadas y limpias; y mientras bajábamos me decía Luis que era impresionante pensar que en menos de cincuenta metros, en la calle 2 de marzo, estuviesen la Iglesia de San José, una sinagoga y una mezquita, y que eso era un ejemplo admirable que nos enorgullece, y es verdad; proseguimos hacia el Barandillo, a la Mezquita Zagüia Nasría, recién pintada, que parecía una novia, luego los restos de las murallas de la vieja Alcazaba,  o la propia calle Alcazaba, la mezquita Anwar, la plaza del Majzén, la antigua Comandancia hoy Casa de la Cultura, la Torre del Judío, el mirador desde el que observamos el serpenteante y vivo Lucus, el Castillo de las Cigüeñas, el santuario de Lalla Mennana, el Jardín  de las Hespérides, y caminando buscamos el lugar donde se ubicó un día el Colegio Santa Isabel y luego pasamos por la puerta del Cine Avenida, el último testigo de los numerosos cines que había en Larache, y también por lo poco que ya queda del Palacio de la Duquesa de Guisa, pasto de los tiburones, que es un fantasma de lo que fue, un fantasma tan escuálido que apenas parece posible que un día ese edificio nos causara admiración, y por la Burraquía, y bajamos hasta la casa que levantó el abuelo de Luis, José María Cazorla, en 1928, y en el que hoy hay un despacho de arquitectos, pero que, para nuestro asombro y decepción, especialmente para Luis por motivos obvios, estaban terminando de pintar con unos horribles tonos rosa, que lo han convertido en una especie de tarta de merengue empalagosa, y pasamos por el antiguo almacén de su familia, y Luis me lo explicaba todo con un juvenil entusiasmo, cada detalle, cada recuerdo, y vimos la casa de Trina Mercader cayéndose decepcionada y solitaria, y ese inmueble que, tras el café Lixus, en la calle Mulay Ismail, languidece, pese a su belleza arquitectónico y estética, esperando morir a causa de la desidia de su dueño, decidido a que caiga y se convierta en polvo; como el viejo Castillo Laqbíbat, tan abandonado como desangrado, y regreso al hotel, pasando por la Plaza de España que parece, al menos algo positivo, haber recuperado un poco de vida porque la han blanqueado, la han adecentado y han arreglado sus jardines, y la verdad es que lucía exultante la puerta de la Medina, casi una joya…

Plaza de la Liberación (Plaza de España) mayo 2012

   Ya en el hotel,  se nos incorporó a nuestro paseo Carmen, la esposa de Luis, y proseguimos ahora en coche, con numerosas paradas. Pasamos por toda la Avenida Mohamed V –parece increíble que sigan aún en pie y muy bien conservados los viejos inmuebles que hay a la izquierda cuando vas en dirección a Cuatro Caminos, y ojalá continúen ahí-. Nos encontramos un enorme cartel anunciando la presentación del libro en el Jardín de las Hespérides y nos hicimos allí unas fotos:

Luis Cazorla y su mujer Carmen

El cartel estaba hecho con mucho esmero y detalle. No sé si al final Luis consiguió que se lo diesen de recuerdo.

Carmen, Luis Cazorla y Sergio Barce escoltados por el cartel de LA CIUDAD DEL LUCUS en el Jardín de las Hespérides

Fuimos al Estadio de Santa Bárbara, cuyas viejas taquillas nos parecieron reducidas por el tiempo, como si fuesen de miniatura, llegamos hasta lo poco que ya queda de la Gaba, y regresamos para visitar el cementerio cristiano, y nos quedamos admirando una vez más la armoniosa existencia de los tres cementerios existentes en la zona: el cristiano, el hebreo y el musulmán, como la manifestación más solemne de la convivencia que hemos experimentado en cada una de nuestras vidas larachenses; vimos la deteriorada fachada del Hostal Flora y de la decadente existencia de los antiguos cuarteles de Artillería, de Caballería, de Auto Radio y nos aventuramos a entrar en el de Telecomunicaciones, convertido en una especie de barraca donde viven varias familias muy modestas.

Luis Cazorla y Sergio Barce y detrás la entrada al viejo cuartel de Telecomunicaciones, una joya arquitectónica

Sentimos verdadera pena al ver el estado de la fachada tan hermosa del viejo inmueble, rico en detalles, y nos preguntamos otra vez, por enésima vez, por qué se ha deja caer todo lo que es Historia de Larache…

Luis y Carmen con Telecomunicaciones tras ellos

   El interior es un asombroso paisaje de arquitectura militar en proceso de desaparición, pese a su valor artístico e histórico. Una pena.

Interior de Telecomunicaciones

Pasamos por el viejo barrio de la Bilbaína y por parte de los nuevos barrios del extrarradio, salimos por el barrio de las Navas, fuimos al viejo Faro y estuvimos contemplando el paisaje asombroso que ofrece Larache desde aquel lugar, y salimos luego al Mercado Central, otra joya excepcional, y pasamos por el puerto, todo recién asfaltado, que le da ahora una sensación de luminosidad y limpieza que se echaba en falta, subimos por la cuesta del Aguardiente, y caminamos de nuevo por el Jardín de las Hespérides, ahora con Carmen, de nuevo a la plaza del Majzén, donde la Casa de la Cultura (antigua Comandancia) también se ha recuperado con una reciente transfusión de pintura…

Casa de la Cultura – Comandancia – mayo 2012

Y junto a la Torre del Judío, el cañón restaurado por la Asociación Alkhazaba…

Y pasamos por la puerta de la Alcazaba y paseamos por el Zoco Chico, y allí nos quedamos admirando el conjunto de los soportales, pintadas de celeste sus columnas, con la Mezquita Mayor presidiéndolo todo, y nos detuvimos un buen rato en el bazar de Abdeslam, oyendo los ruidos del zoco, comprando algunos regalos y disfrutando de ese momento de placidez, y se nos pasó la mañana casi como un suspiro, inundados por Larache…

   Nos habíamos recorrido en unas horas tanta historia común, tal cantidad de entrañables recuerdos, tal cúmulo de sensaciones que es difícil de expresarlo, pero espero que, con estas líneas, podáis sentir una pizca del placer que supuso compartir este hermoso paseo. De lo que sí estoy seguro es de que Carmen, al terminar nuestro recorrido, se enamoró un poco más de la ciudad en la que nació su marido. Luis y yo disfrutamos cada paso que dimos, y en lo que sí coincidimos es en reafirmar nuestra convicción de que Larache encierra uno de los patrimonios más rico y bello, pero también más maltratado, de todo el Norte de Marruecos. Y pese a tanta herida, a tanto  deterioro, qué hermosa es su alma…

Sergio Barce, mayo 2012 

El Lucus desde el mirador del Majzén

 

 Para quienes deseen ver alguna imagen de la presentación de la novela podéis acceder al vídeo de nuestro paisano Aziz Bouhdoud, pinchando en: 

     http://www.youtube.com/watch?v=70xhvpCjWE8


 A continuación reproduzco mi intervención al presentar la novela de Luis, una vez que tomaron la palabra la directora del Colegio Luis Vives, Rosa Alises, el Cónsul de España en Tetuán, D. Carlos Díaz Valcárcel, el Presidente del Consejo de la Provincia de Larache, D.Abdelilah Hssissen, el Presidente del Centro Marroquí de Estudios Hispánicos, D.Abdelilah Ennour, y el propio autor, Luis María Cazorla.

Sergio Barce, El Presidente del Consejo Regional Sr.Hsissen, el Cónsul de España en Tetuán D.Carlos Díaz, Luis María Cazorla, el Presidente del CMEH D.Abdelilah Ennour, y la directora del Luis Vives, Dª Rosa Alises  (Foto de Itziar Gorostiaga)

 

“Cuando leí el libro por primera vez LA CIUDAD DEL LUCUS era el borrador de la novela que Luis me hizo llegar antes de publicarla, y fue un privilegio poder hacerlo, una deferencia y una prueba de confianza por su parte.

     Hoy voy a confesar que sentí envidia. Envidia por no haberme dado cuenta antes que Luis del potencial que encerraba esta parte de nuestra historia, con Larache como uno de los protagonistas principales. Sin embargo, también me di cuenta que si yo u otro autor hubiese acometido esta empresa no habría llegado a la altura de su libro. Así que mejor que hubiese ocurrido así. Porque estamos ante una obra literaria e histórica de primer orden, profusamente documentada, para relatarnos cada detalle de lo ocurrido entre 1904 y 1912 en Marruecos, en concreto en las ciudades de Larache, Tetuán, Tánger, Arcila y Alcazarquivir. Al hilo de los avatares de un inmigrante que huye de la crisis económica que sufre Novelda, Alicante, a finales del siglo XIX y se establece como comerciante en Larache, desfilan por sus páginas toda una serie de personajes, en su mayoría reales, y que son parte de la Historia: el rey Alfonso XIII, los sultanes Abd el Aziz o Muley Hafid, el Cherif El Raisuni o el Teniente Coronel Silvestre, el presidente de Gobierno Canalejas, el cónsul español en Larache Zugasti, los lugartenientes de Raisuni, Ben Stitu,  Ben Gazuli y Ben Gazzara, el Duque de Guisa… Y luego, sorprendentemente, esos otros personajes menos conocidos pero que también existieron y protagonizaron estos hechos históricos, algunos de ellos tan curiosos como Hugo Engerer, agente secreto español en Alcazarquivir, o Abd el Kader, sargento de la policía indígena que era inseparable de Silvestre, o el alfaquí Abd es Salam o Mojtar Ben Jarari, mokademin de la policía indígena de Larache, como Abbas Ben Zeineb, caíd del tabor de la policía indígena en Larache, o incluso Leandro Campos, dueño del Bar El Murciano, también de Larache…

Es decir, que lo ha estudiado todo tan detalladamente que incluso Hicham, el dueño del ferrane (horno de pan) que describe en su libro, también existió.

Esto dota a su novela de un valor histórico incalculable, y además de los personajes mencionados y otros muchos más, también los acontecimientos que suceden, ya sean las disputas políticas como las diplomáticas o militares, incluso las reuniones, las conferencias o las decisiones que se adoptan están documentadas, sacadas de archivos, obtenidas de historiadores y de estudiosos a los que Luis ha consultado en cada momento, y para completar todo ello aún más, si es que eso fuera necesario, Luis Cazorla visitó personalmente cada uno de los lugares donde se desarrollaron los acontecimientos históricos para poder describirlos con autenticidad y rigor, desde Sidi el Yamani a Telata de Reisana pasando por Alcazarquivir, Asilah, Tánger y, por supuesto, Larache.

   Más aún, las calles, las tiendas, los comercios, los pequeños negocios de la época, tanto los de Tánger como los de Larache o Alcazarquivir, son descritos con exactitud.

   Si uno presta atención a lo que nos narra, salta a la vista que ha tratado de que con la descripción de los lugares y del ambiente, el lector se vea físicamente en el Marruecos de principios del siglo pasado, y con su narrativa logra que estemos en medio de la muchedumbre que esperaba en Tánger la llegada del káiser Guillermo II o que seamos testigos de la reunión celebrada entre Zugasti y El Raisuni en su Palacio de Asilah…

   Con una narrativa muy accesible y fácil de leer, Luis nos sumerge en las intrigas que se sucedieron entre las diferentes potencias europeas por hacerse con el control de Maruecos en el pasado siglo. Y es brillante especialmente cuando novela los avatares por los que atraviesa el enfrentamiento que se produjo entre España y Francia por hacerse con el control de la situación. En ese sentido, su novela se hace absolutamente galdosiana, y tiene sus raíces en la gran literatura española centrada en la historia común de España y Marruecos, estoy hablando de “Aita Tettauen” de Pérez Galdós, de “La forja de un rebelde” de Barea o de “Imán” de Sénder. Y es que su novela está a la par de estas grandes obras histórico-literarias.

Cuatro larachenses: El Hachmi Yebari, Luis María Cazorla, Abderrahman Lanjeri y Sergio Barce –  LARACHE EN EL MUNDO estuvo presente  (Foto de Itziar Gorostiaga)

   Una de las partes más sabrosas del libro, y que Luis debió disfrutar al narrarla, es cuando detalla los prolegómenos del primer encuentro físico entre el teniente coronel Fernández Silvestre y el Cherif El Raisuni. El primero un militar arrojado que se movía por un impulso irrefrenable, y el segundo, Raisuni, astuto pero igualmente firme en sus decisiones.

El Raisuni

El choque entre ambos se intuye a cada página, se sabe inevitable, pero es fascinante contemplar a través de la novela de Luis Cazorla cómo se movían uno y otro, cómo jugaban sus cartas y cómo trataban de ganar la partida para sus respectivos intereses. La descripción de ese encuentro es como contemplar a dos púgiles que bailaran en el cuadrilátero para tantearse y descubrir los puntos débiles de su rival…

Fernández Silvestre

   Además de ello, hay un sesudo estudio de la política exterior española con respecto a Marruecos. Frente a la torpeza que demostraron los políticos y algunos militares de la época, Luis construye tres personajes con los que trata de desnudar los errores cometidos por aquéllos, tres personajes que trata con verdadero mimo: José Luis Ninet, el comerciante protagonista de la trama que nos sirve de hilo conductor, del que luego hablaré, el capitán Ovilo, que representa a esa clase de militar más prudente en contraposición al impulsivo Silvestre, y el cónsul español en Larache, Zugasti, al que es evidente que Luis profesa una especial admiración por la labor que desarrolló en nuestro pueblo y por su prudencia. Creo que ellos representan en su novela lo que España debió de hacer en su momento.

    Por tanto, es una obra fundamental para los que sienten interés y curiosidad por conocer esa parte de la historia de Marruecos que desembocó en la creación del Protectorado y que llamará la atención de los estudiosos de ese período, pero que también hará disfrutar a los amantes de las novelas históricas. Viaje en el tiempo, viaje a un pasado romántico, a un pasado de aventura absoluta.

   Pero también un viaje de regreso al Larache de los antepasados más cercanos de Luis María Cazorla.

  Dicho esto, pasemos página, y digamos que hoy estamos en Larache. Digamos de nuevo que Luis Cazorla Prieto nació en Larache y que su padre era también larachense. Y digamos que quien les habla es larachense hijo de padre larachense. Si además Larache es una parte importante de la novela, parece inevitable que hable de una de las protagonistas de su novela: su pueblo natal. Y para hacerlo creo que hemos de partir de una leyenda y de una fecha inscritas en la fachada de un edificio que sigue aún en pie cerca del Mercado Central de Larache:   J.Mº C. 1928.

   La leyenda son las iniciales del nombre del abuelo Luis, José María Cazorla, que levantó ese viejo inmueble, y el número 1928, es el año en el que lo construyó. En ese mismo edificio estudió y tuvo su despacho de abogado su padre, Luis Cazorla Navarro.

   Y parto de este detalle porque, mientras leía la novela, tuve la sensación, quizá errónea, quizá aventurada, de que el protagonista de la historia, Jose Luis Ninet, es una especie de personaje creado por Luis partiendo de su abuelo y de su padre. Es sólo una intuición, pero estoy convencido de que en el fondo rinde un pequeño homenaje a ellos a través de Ninet. O quizá lo sea de manera inconsciente y yo lo haya descubierto sin que Luis lo hubiera pensado siquiera.

   Cuando Luis Cazorla desciende a lo más sencillo de la trama, la vida cotidiana de sus personajes, o cuando estos se mueven por las calles de Larache, su pluma se detiene, queda suspendida en el aire, y entonces se demora para saborear los recuerdos de su pasado. Eso es el subconsciente y eso es lo inevitable.

   Así lo hace cuando Fernández Silvestre desembarca en Larache y Luis nos pinta la barra del Lucus, el puerto, las callejuelas… O cuando nos describe el cambio urbanístico que se va produciendo en Larache con el ensanche y la llegada de nuevos inmigrantes…

   La familia de Luis tenía un almacén de vinos y de otros productos, y cuando en la novela describe el local propiedad de José Luis Ninet supongo que, aunque lo sitúa en otro lugar de la ciudad, en realidad describe el local de su abuelo…

    “La algarabía colosal de ruidos, olores y puntos de venta de toda clase de productos –ropa, especias, clavos, alfombras, comestibles y un sinfín de utensilios mezclados en extraña armonía- causaba una honda impresión en los sentidos por muy a menudo que se frecuentara el Zoco Chico de Larache. Allí, en el extremo cercano a Bab-el-Barra o Puerta de Afuera, límite exterior urbano, tenía su sede uno de los establecimientos comerciales más importantes de la ciudad. Casa Ninet se anunciaba por medio de un llamativo cartel azul añil con su leyenda en español seguida de la árabe en formato más pequeño. En aquel animado espacio irregular cuajado de todo tipo de tiendas y bacalitos, el negocio de Jose Luis Ninet ocupaba varios de los locales asomados a los armoniosos arcos simétricos sostenidos por sobrias columnas dóricas que jalonaban aquel centro neurálgico de la ciudad. Sólo el comercio de André de Laroche, cabeza de la colonia francesa, aventajaba al español en arcos ocupados, no así en la pulcritud del encalado que éstos lucían.

José Luis Ninet, alicantino de Novelda, de menguada estatura, complexión robusta, finos modos y metido en años, regentaba aquel próspero establecimiento en el que se podía adquirir casi de todo.”  (Pág. 22-23)

Zoco Chico de Larache

Y cuando entramos en el ferrane de Hicham, Luis Cazorla en realidad anda regresando a su pasado para describirnos un horno que seguramente contempló en su niñez, o que forma parte de la niñez de su abuelo o de la niñez de su padre, porque sólo alguien que lo ha vivido lo puede describir de esta manera:

“Absorto por el panorama que ofrecía a sus ojos curiosos, Cantéliz acabó topándose en el lado izquierdo del Zoco Chico con la Mezquita Naziria y, frente a ella, con el callejón donde estaban situados los principales hornos de la ciudad. Un suave olor agradable le anunció su proximidad con varios metros de antelación.

Aunque el callejón era corto, la homogeneidad de las casas que lo delimitaban y el enjambre de personas que por allí pululaban le dificultó dar a la primera con el horno de Hicham. En pocos metros se agolpaban indígenas vestidos con amplios seruales, cuya parte trasera se descolgaba hasta las pantorrillas, y con una especie de chaleco o bedaia, descolorido por el uso, a través del cual se podían apreciar fuertes torsos y poderosos brazos embadurnados de restos de harina; mujeres recubiertas con enormes caftanes y holgados jaiques; hombres coronados por xambrinos o sombreros de paja coloreada, que hacían olvidar el resto de su vestimenta; algún que otro transeúnte vestido de negro desde los zapatos hasta el sombrero de ala corta y, por fin, varios individuos vestidos a la europea con traje de tonos claros que se fundía con el colorido que prevalecía en aquel entorno.” (Pág. 64-65)

Comandancia de Larache

Pero es la pequeña escena en la que Jose Luis Ninet, abrumado por los violentos acontecimientos que acababan de producirse en Casablanca, decide das un paseo por Larache para despejarse, cuando Luis se deja llevar realmente por algo de nostalgia y por mucho de los propios recuerdos o los de su abuelo o quizá los de su padre. E incluso se adivina un deseo porque Larache salga de su ostracismo, que se le escapa del subconsciente. Y lo escribe así:

“Tras despedir a Zugasti, Ninet decidió salir a dar un paseo. Necesitaba respirar, estirar las piernas. Lo que menos le apetecía en esos momentos era encerrarse en su oficina o subir a casa. Atravesó a paso lento y meditativo la vieja plaza de armas del siglo XVII donde se asentaba el Zoco Chico. Se dirigió hacia Bab el-Barra o Puerta de Afuera de la medina. La franqueó entre los dos fuertes baluartes que la flanqueaban y pasó por debajo del revellín que, poderoso y desafiante, la defendía. Tomó el camino hacia la playa del embarcadero, en la que las últimas luces del día se desvanecían ante el empuje irresistible de la noche. No pudo ir lejos porque la rampante oscuridad se lo impidió, no era recomendable adentrarse por esos lugares de noche y sin protección.

Iba ya de regreso cuando, ayudado por la última luz, repasó en el volumen de tres edificaciones en obras que emergían en la gran explanada que se extendía ante la puerta de la medina. <Para eso sí que está sirviendo lo de Algeciras>, musitó. <La autorización general concedida por el sultán para que los extranjeros puedan comprar y edificar en un radio de diez kilómetros de los ocho puertos abiertos al comercio parece que, al menos en Larache, está empezando a dar sus frutos>, reflexionó según traspasaba la Puerta de Afuera.”  (Pag. 230-231)

Larache

Pero quizá sea otro detalle más sencillo y simpático el que demuestre sus hondas raíces larachenses, un detalle que sólo alguien de aquí no puede evitar referirlo: en medio de toda esta trama histórica, en medio de esta novela en la que hay información documentada en cada una de sus páginas, en una escena en la que caminan juntos el padre Alvarez, Ninet y Sintal por las callejas de la medina, Luis Cazorla desliza súbitamente una pincelada de su propia niñez, sin duda de la niñez de su abuelo y de la niñez de su padre, también sin duda de la niñez de todos los larachenses, y es la presencia súbita e inesperada de la Aixa Candixa…

“Declinaba la tarde cuando el griterío de una nutrida chiquillería que venía de la playa del acantilado atrajo su atención. Iban gritando con estruendo: <¡Aissa Kandisha!>, mientras volvían la cabeza hacia el océano Atlántico. <¡Bah, cosa de niños! Huyen de la bruja Aissa Kandisha, que sale del mar cuando se va la luz del día para comerse a todos los niños que puede>, explicó Ali Sintal en su pulcro castellano.” (Pag. 354)

Y es que, si no me equivoco, tras el entrañable personaje de Jose Luis Ninet se esconden tres protagonistas: el propio Luis, su abuelo y su padre. Y todo este largo viaje entre la historia y la aventura que Luis María Cazorla ha construido en su novela no es sino el viaje de regreso hasta un vetusto edificio que se mantiene en pie en la ciudad de Larache, un edificio en cuya fachada reza una leyenda que dice: J.Mª.C 1928, y en cuyo interior, si abriésemos su puerta con prudencia, descubriríamos que aún sigue viva la memoria de una familia, la memoria de la familia Cazorla, los Cazorla de Larache.

Sergio Barce, mayo 2012

Etiquetado , , , , , , , , , ,