Archivo de la etiqueta: Teatro España de Larache

LARACHE – ESTAMPAS DE SU HISTORIA 12

 

Continuamos con este periplo de fotografías captadas en el pasado siglo en Larache, que es como construir la historia de Larache en imágenes…Y con versos de Trina Mercader.

Hoy me detengo en varios programas de cine, y, entre las arterias, una parada más prolongada en la plaza de España, hoy de la Liberación.

Espero que volváis a disfrutar con estas viejas imágenes tomadas de las páginas de Radio Larache, Memoir Larache, HHH los de Larache, Houssam Kelai, Manolo Alarcón y otros amigos…

balcón atlántico 1

Balcón Atlántico

***

balcón atlántico

Balcón Atlántico jardines

***

cartel turismo obre de Mariano Bertuchi

Larache cartel turístico obra de Mariano Bertuchi

***

PASAJE OCCIDENTAL (Décimas). LARACHE

Doncella, niña, mujer,

bajo la niebla intocada.

Temblorosa desposada

predispuesta a florecer.

Niebla o velo que al nacer

resbala por tu cintura;

primorosa arquitectura

que tu pie descalzo mueve,

con tanta dulzura leve

que acrecienta tu hermosura.

Trina Marcader

(Revista Al-Motamid nº 6, Larache, agosto 1947)

***

bar perico

Bar Perico de Larache

***

cine ideal programa 1

Programa del Cine Ideal

***

cine ideal programa 2

Programa del Cine Ideal

***

comandancia, castillo, jardín

Larache – vista Comandancia y Castillo

***

carteles

Larache – publicidad

***

correos y telégrafos larache

Edificio de Correos y Telégrafos de Larache

***

hospital cruz roja director

Rafael Chicoy, que fuera director del Hospital de la Cruz Roja de Larache

***

hospital cruz roja médicos del centro

Cuerpo médico del Hospital de la Cruz Roja de Larache

***

hospital cruz roja larache - junta de damas

Junta de Damas del Hospital de la Cruz Roja de Larache

***

Larache entrando por el río

***

cine coliseo maria cristina programa 1

Programa del Cine Coliseo

***

plaza de españa 3

Plaza de España

 

***

plaza de españa 4

Plaza de España de Larache

***

plaza de españa 5

Plaza de España de Larache

***

plaza españa 1

Plaza de España de Larache

***

plaza españa 2 y casino

Plaza de España y Casino

***

plaza españa fiesta

Plaza de España – fiesta

***

teatro españa programa 1

Programa del Teatro España

***

vehículo en mulay ismail

Avda Mulay Ismail – Plaza de España al fondo

***

Larache panorámica

Larache – panorámica general

***

 

Etiquetado , , , , , , , ,

“LAS SEMILLAS DE ANNUAL”, NUEVA NOVELA DEL ESCRITOR LARACHENSE LUIS MARÍA CAZORLA

Las semillas de Annual es la nueva novela de mi amigo y paisano Luis María Cazorla, y que cierra la trilogía de la que forman parte sus dos anteriores títulos La ciudad del Lucus y El general Silvestre y la sombra del Raisuni, todas ellas publicadas con la editorial Almuzara.

LAS SEMILLAS DE ANNUAL

Con una portada muy sugerente y una cuidada edición, esta nueva obra nos narra los acontecimientos históricos que condujeron a la sangrienta derrota del ejército español en Annual en 1921. La historia arranca cuando el general Silvestre vuelve a empuñar las armas en Marruecos ya siendo comandante general de Ceuta. El pulso entre Silvestre y Berenguer enfrenta a estos dos personajes claves de la presencia española en Marruecos: mientras Silvestre es elevado a la categoría de héroe tras la ocupación del Fondak de Ain Yedida, el general Berenguer, nombrado cuarto alto comisario en Marruecos, desconfía de él y se obsesiona con derrotar definitivamente a El Raisuni. Paralelamente, la novela detalla los avatares de los otros personajes que ya protagonizaron las anteriores novelas de esta trilogía: el comerciante Pedro Robi, el capitán de la Guardia Civil Carlos Pozo, que regresa a Larache para aclarar la misteriosa muerte de un hermano lego franciscano, e investigar también una presunta trama de corrupción en los suministros al ejército, Meriam, Amparo, Abraham Muchatiel, López Rienda… Por supuesto, Larache, ciudad natal de Luis María Cazorla, sigue siendo protagonista principal, una ciudad que es testigo de las pasiones de Silvestre y de las pequeñas historias humanas que se desarrollan en sus calles pero también de los grandes acontecimientos históricos que marcarán los años venideros tanto de España como de Marruecos. Botón de muestra es el comienzo del capítulo titulado Los proyectos del Hotel España y del Teatro España.

Sergio Barce, marzo 2015

Pozo, después de despedir a López Rienda, se quedó a comer en el hotel España.

Estaba degustando el delicioso atún de la cercana almadraba cuando apareció la propietaria del establecimiento para interesarse por cómo iba todo. Las alabanzas de la comida que recibió le dieron pie para entablar conversación y arrancarse a explicar sus proyectos de ampliación. Pozo puso cara de interés por lo que escuchaba y dejó caer un inflado “¡Ah!, ¡sí?, de modo que va ampliar el negocio”. Estimulada por la pregunta, desmenuzó hasta extremos excesivos la próxima construcción de un espacioso edificio en los primeros metros de la calle Chinguiti, subiendo a mano derecha. Al preguntar él por el estado del proyecto, aclaró con mueca de disgusto que estaba retrasado “por los papeleos de la junta de servicios locales”, para añadir “y ya sabrá usted, y si no lo sabe todavía lo comprobará enseguida, que entre el bajá que la preside y no se entera, y el cónsul de España, don José Triviño, su vicepresidente, que ha llegado hace poco y ya está preparando su marcha, los politiqueos de los vocales velando cada uno por sus propios asuntos, la pugna entre los distintos pareceres de los ingenieros militares y civiles, y los criterios del arquitecto municipal, forman un tinglado que lo retrasa todo”.

Interior TEATRO ESPAÑA de Larache

Interior TEATRO ESPAÑA de Larache

-Cuando usted habla de tinglado, ¿se refiere también a conveniencias económicas? –interfirió Pozo para lanzar el anzuelo a la hotelera.

Doña Amparo se paró en seco y se llevó la mano derecha al compacto moño que coronaba sus distinguidos trazos faciales, como si quisiera descubrir allí la respuesta más adecuada.

-Yo no sé exactamente, pero se lo puede uno imaginar. Con la expansión urbanística se está moviendo mucho dinero, y esto aquí y en cualquier parte del mundo da alas a los manejos económicos. Algunos hacen mucho dinero fácil en Larache, que después gastan en Tánger y en la península –repuso con habilidad que no dejó cabo suelto del que tirar, y siguió detallando la iniciativa en la que tanto esfuerzo estaba volcando.

-Confío en que con la llegada del nuevo cónsul don Emilio Zapico, que ya tiene conocimiento de mis planes y se ha comprometido a apoyarlos porque quiere dotar a Larache de un hotel de la máxima categoría, todo se acelere y pronto podamos empezar a levantar el edificio. El nuevo hotel España va a ser muy importante para la ciudad y va a coincidir con otra iniciativa no menos importante.

teatro-espac3b1a-de-larache

-¿De qué se trata? –preguntó con cierto hartazgo Pozo, incapaz de encontrar un hueco para hincar el diente a la apetitosa bandeja de dulces marroquíes que lo reclamaba.

Con premiosidad que buscaba poner de relieve la pujanza de Larache, ella se entregó con denuedo a exponer los planes de Emilio Sánchez Pescador de construir en el solar contiguo al que iba a ocupar el hotel España un sobrio coliseo teatral. “No llegará a la grandiosidad del teatro Cervantes de Tánger –precisó-, pero será muy digno y capaz de acoger las representaciones que visiten esta ciudad y Tetuán, y que así podrán recalar igualmente en Larache. También podrá servir como sala de cine, ¡por fin podremos ir al cine sin tener que acudir al barracón inmundo de ahora!”, exclamó impulsada por los aires renovadores que querían apuntalar la ciudad del Lucus como la segunda del protectorado español.

-¿Y las autoridades como ven el proyecto del futuro teatro-cine, que no sé si tiene ya nombre? –terció Pozo, siempre atenazado por una curiosidad sin límites por todo lo que pudiera redundar en su trabajo.

-Sí, claro que tiene nombre: teatro España, qué bonito ¿verdad? Dentro de poco, en las inmediaciones de la plaza de España, el hotel España y al lado el teatro España; solo pensarlo se me pone la piel de gallina –reconoció doña Amparo con la ensoñación albergada en sus pupilas.

-Le preguntaba por la opinión de las autoridades, ¿les parecerá bien un teatro con esas aspiraciones aquí? –insistió él poniendo el foco en el punto que le interesaba.

-Eso se lo tiene que preguntar al señor Sánchez Pescador, pero, hasta donde yo sé, el proyecto cuenta con el apoyo del general Barrera, y la del próximo cónsul de España, señor Zapico, que ya ha prometido su respaldo a esta iniciativa cuando sea destinado aquí. Bueno –concluyó cansada de permanecer tanto tiempo de pie y reclamada su atención por otros menesteres-, discúlpeme por haberlo interrumpido, pero el futuro hotel España me ilusiona tanto que pierdo el sentido de la medida. Ya sabe que estamos siempre a su disposición en esta casa en la que queremos servirle como usted se merece. –Se alejo con una ligera inclinación de la cabeza para dirigirse a otros comensales.

hotel-espac3b1a

Etiquetado , , , , , , , , , , ,

LA CALLE CHINGUITI DE LARACHE, UN RELATO DE DRISS SAHRAOUI

Después de hacerse de rogar, Driss Sahraoui por fin se ha animado a realizar uno de esos fantásticos paseos con los que nos describe al detalle los rincones de las calles más emblemáticas de Larache. En esta ocasión ha escogido una de las arterias que encierran más recuerdos e imágenes para quienes son de Larache o han vivido allí. Como siempre, Driss pasea tranquilamente por la avenida y va reconstruyendo  todo lo que ya no es más que una vieja estampa o la sombra de un hermoso recuerdo, pero tiene la habilidad de conjugar en esa película que filma con sus palabras escenas rodadas en diferentes épocas, y con eso consigue que, cualquiera que sea nuestra edad, volvamos a pasear por la calle Chinguiti, por la avenida Hassan II. Todo un placer hacerlo con su prodigiosa memoria.

Se me ha ocurrido (espero que a Driss le parezca bien) que siendo como es la calle Chinguiti parte de la historia de Larache, abra su relato junto a una fotografía que me hizo llegar el profesor Fernando de Ágreda en la que se ve al poeta larachense Dris Diuri, otro nombre emblemático de la ciudad, paseando precisamente por esta avenida en compañía de sus hijos. Creo que es una hermosa estampa y una inmejorable manera de empezar a leer esta crónica.

Sergio Barce, marzo 2013 

calle Chinguiti: el escritor Dris Diuri con sus hijos

calle Chinguiti: el escritor Dris Diuri con sus hijos

LA CALLE CHINGUITI DE LARACHE

 (I parte)

Esta calle, que primero se llamó calle Canalejas, luego calle Chinguiti, después Muley el Hassan y finalmente Hassan II, empezaba en la misma plaza de España, hoy plaza de la Libertad, teniendo a su derecha el Hotel España, a su izquierda el emblemático Café Central y terminaba en la Mercería la Zamorana que hacía esquina con la calle Cervantes, hoy calle Malik Ibn el Morhil, teniendo a su derecha y ya al otro lado de esta calle el Café Bar La Marquesina. De hecho aquí terminaban esos lindos paseos que nos dábamos, pero no la calle que llegaba hasta la plazoleta de la calle Barcelona.

calle Canalejas - Chinguiti

La calle Chinguiti era el centro predilecto de los encuentros, donde se daban grandes paseos para arriba y abajo a lo largo de la misma. Entre nosotros la llamábamos el Paseo; para citarnos nos decíamos: Nos veremos en el paseo. A partir de las dos de la tarde aproximadamente se cerraba para la circulación rodada y se convertía en calle peatonal. Para hacer más amenos estos paseos, un técnico en radio y electricidad cuyo, despacho-taller se encontraba en el pasaje Goya y llevaba el nombre de Pentodo, había colocado justo en el centro de la misma un altavoz colgante mediante el cual transmitía música y canciones de esa época, Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,

LA CALLE QUE SE LLAMÓ PRIMERO CARRETERA DE NADOR, un relato de MARUJA BURGOS AYALA

Se ha producido un curioso efecto llamada, y sigo recibiendo escritos y relatos que narran la visión particular y personal de muchos larachenses sobre lugares concretos de nuestra ciudad… El que más me ha sorprendido hasta ahora es éste que ahora presento, pues está escrito por una maravillosa mujer: mi tía Maruja. Aunque la edad le dificulta el escribir, con mucha paciencia ha logrado enviarme cuatro páginas escritas a mano por ambas caras, aún conserva una bonita letra. Y de nuevo la sorpresa ante la capacidad que algunos me demostráis para recordar los nombres, las ubicaciones y  los detalles de sucesos que acaecieron hace tantos años. Mi tía imagino que me está narrando lo vivido en los años cuarenta y cincuenta, en ese espacio singular y especial para ella que era la calle que se llamó primero Carretera de Nador, la que lleva al faro, y al Grupo Escolar, y al barrio de Las Navas…. Me enorgullece este escrito tan sencillo pero tan meticuloso, por ser de ella.

Maruja Burgos Ayala se casó, como ella cuenta, en 1957 con mi tío Pepe. ¡Menuda pareja hacían! ¡De cine! Creo que se enamoraron mientras trabajaban en La Bandera Española, eso creo. Mi padre no deja de acordarse de su  hermano, que falleció no hace mucho, y ahí andan viéndose mis padres y ella rememorando los años de Las Navas. Pese a que a mi tía le cuesta hacer ciertas labores físicas, sin embargo no sé de dónde saca la entereza para meterse en la cocina y hacer esa manteca colorada con lomo, esos rosquitos, y últimamente una crema para untar el pan que está para relamerse. Me manda todo esto para que yo lo disfrute, me tiene mucho cariño, eso es cierto, como yo a ella. Hoy llevo puesto un chaleco que me confeccionó hace, no sé, quince años, pero tiene tan buena mano para la costura y el corte que los hace a conciencia y te duran toda la vida. Así que tengo muchas cosas para acordarme de ella, aunque no la llame tanto como debiera. Ahora me envía este escrito, como si hubiera descubierto otro pasatiempo; tengo que ir a verla próximamente  porque me ha de dar datos para una historia que tengo en la cabeza. Ando últimamente rodeado de fuentes de información privilegiada, como mi tía Maruja Burgos Ayala, la mujer con la sonrisa más bonita de la antigua Carretera de Nador.

Sergio Barce, noviembre 2012

Mi tía Maruja Burgos Ayala en La Hípica de Larache

LA CALLE QUE SE LLAMÓ PRMERO CARRETERA DE NADOR

Esta calle de Larache se llamó primero Carretera de Nador, luego Calle Villasinda, después Primo de Rivera y por último Mohamed Zerktuni.

En la esquina, tirando para el baluarte, vivía Juanita y Pepe Cabrera, que poseía un obrador. No tenían hijos, pero una sobrina huérfana vivía con ellos. Tenía tres hermanos, uno era Manuel, padre de Nini, que trabajaba de chofer para Gomendio, otra lo hacía en La Valenciana y el tercero para la Duquesa de Guisa.

Junto al obrador de Cabrera, había un chalet de un matrimonio de apellido Loritis, y, a la vuelta, estaba el Cuartel, si no me equivoco, de Regulares.

Grupo escolar España y las casas de enfrente -foto tomada del blog de Houssam Kelai-

Frente al Grupo Escolar, vivía Baldomera con su hijo. Era la dueña de esta casa, y tenía bastante mal genio por cierto. Pasado un tiempo, esa mujer se marchó, y la familia Fuentes adquirió la vivienda. Él era practicante y me parece, aunque esto no lo recuerdo bien, que militar. Tenían cinco hijos: Pepita, Luis, Neptalí, Alberto y del quinto no me acuerdo cómo se llamaba. La familia Cazorla vivía justo frente a ellos.

Cuando los Fuentes se mudaron, uno de sus hijos murió en extrañas circunstancias, muerte de la que se habló mucho en Larache.

Los siguientes que ocuparon esta casa fueron un matrimonio sin hijos, ella se llamaba Ernestina y él, de apellido, Berenguer, hermano de Vicente Berenguer, contable de La Bandera Española. Esta familia no vivió mucho tiempo en la casa, pues se marcharon a Argentina, pues creo que ella era originaria de allí.

Nuevamente fue ocupada por el Comandante Gallego, viudo y con dos hijos, un niño y una  niña, llamada Matilde.

Junto a esta casa había un gran almacén de verduras, y al lado estaban las cinco casas propiedad de mis abuelos, y de las que voy a hablar ahora:

1ª Casa:  Mis abuelos siempre vivieron allí con sus dos hijos, Joaquín y Mercedes.

Pepe Barce y Maruja Burgos

2ª Casa:  En ésta, vivía un matrimonio sin hijos. Él se llamaba Guillermo, de origen inglés, y ella Isabel Pajares, hermana de Aurelio Pajares, muy conocido en Larache pues era el dueño de una imprenta y de la Papelería La Ibérica. Crió a una sobrina que, ya de mayor, se hizo monja del Opus Dei. Guillermo trabajaba en la venta de billetes de la agencia de viajes de Antonio Escañuela, situada debajo de los arcos.

3ª Casa:  En la tercera casa propiedad de mis abuelos, vivió un matrimonio de origen checo. Ella se llamaba Leopolda pero del nombre del marido no me acuerdo. Tenían una hija llamada Viera, y luego nació en la casa un niño varón. Él era gerente de Casa Bata, que estaba también bajo los arcos. Pero esta familia vivió poco tiempo allí. Luego se alquiló a Alfonso y Carmen, que tuvieron tres hijos. Él era militar, y residieron en esta casa mucho tiempo. Finalmente pasaron a ser parte de mi familia pues mi prima se casó con el hermano de Alfonso.

4ª Casa:  Aquí vivió Ricardo de la Chica, su mujer, y sus dos hijas: Margarita y Angelines. Ricardo, que fue miembro de la Rondalla que dirigía el maestro Aller, trabajó como chofer de Intervenciones. Estuvieron en esta casa bastante tiempo, hasta que finalmente se trasladaron a Madrid. Años después tuvimos noticias de que Margarita se había hecho médico y trabajaba en la Clínica del Dr. Jiménez Díaz. Fue lo último que supe de esta familia.

5ª Casa:  En 1928, mis padres se casaron y se fueron a vivir a esta casa y allí nacimos los tres: Trini, Antonio y yo. En ella estuvimos catorce años, y mi abuelo, por falta de medios económicos, se vio obligado a venderla junto a la otra casa de al lado. Como mi padre era contable de la agencia de viajes de Antonio Escañuela, nos fuimos a vivir entonces a ese edificio en el último piso, en dos viviendas, una para nosotros y la otra para Agustín Barrajón, que era mecánico de Escañuela, y su mujer.

En la oficina, mi padre tenía un ayudante muy joven, Luis, que luego se casaría con mi cuñada Cuqui Barce.

Todas estas personas fueron las que vivieron en las casas de mis abuelos. Pero voy a seguir hablando de quienes vivían en las otras casas…

1ª Casa:  Juan Alex Forte, vivía a nuestro lado y era el dueño de las tres viviendas que había junto a las nuestras. Él ocupaba la primera, que era bastante grande. Juan tenía seis hijos: Carmen, Anita, Paquita, Mercedes, Pepita y Juan. Todos vivían juntos, alguno de los hijos incluso casados y con niños, excepto Mercedes que murió de tuberculosis. Allí estuvieron muchos años. Cerca, vivieron Luis Cambril y su mujer Maruja.

2ª Casa:  En ésta, residió un militar llamado Antonio Montiaguado, y su mujer Angelita. Recuerdo que era muy guapa. Tenían dos hijos: Antonio y Agustín. Al igual que los Forte en la primera casa, esta familia vivió aquí muchos años.

3ª Casa:  En esta última casa propiedad de Juan Alex Forte, vivió una señora llamada María junto a un hombre y las tres hijas de éste: Antonia, Conchita y Bienvenida. María era la tía de ellas, y mi madre conoció a las tres niñas. La mayor de ellas, Antonia, tenía entonces doce años. Años después, Antonia se casó, y Bienvenida, de unas relaciones, tuvo un niño.

Mi tío Pepe Barce, al qque todos lamaban Pepete

La casa se quedó vacía, hasta que llegó un matrimonio, Paco y Paca. Él era cocinero del Cuartel de Nador. No tenían hijos, y un hermano soltero de Paca, Manolo Barón, se fue a vivir con ellos. Manolo Barón fue operador del Cine Teatro España, era muy conocido en Larache pues vivía de noche y dormía de día. Paca tenía una hermana llamada Luisa, casada y con tres hijos. Pero durante la guerra civil, su marido fue encarcelado y Paca tuvo que acogerla en su casa durante muchos años, hasta que por fin su marido salió libre. Todos esos hombres que estuvieron encerrados, regresaron muy mal. Con su vuelta, comenzó otra guerra: la familiar. Paca, por consejo de mi madre, pues eran muy amigas, se vino a vivir a la casa posterior de Antonio Escañuela, aunque no lo hizo muy contenta porque era una mujer algo presumida y orgullosa, sin embargo no tuvo más remedio que hacerlo. Por entonces, su marido trabajaba de cocinero para el Hospital Civil.

Luego, Luisa y Manuel Núñez vivirían muchos años en esta tercera casa.

Así que todas estas son las personas que yo recuerdo que residieron en esta calle…

Pasaron catorce años, y nosotros seguíamos yendo a aquella calle, pues íbamos a visitar a mis abuelos y a una prima que vivía con ellos, que ya eran muy mayores. Mi abuelo enfermó, y murió el 19 de diciembre de 1956. Entonces arreglamos la casa, y seis meses después, el 6 de Junio de 1957, me casé con José Barce (al que todos llamaban “Pepete”). Allí vivimos dos años y medio, y allí nació mi primer hijo, Joaquín. A últimos de 1959, mi padre fue trasladado a Ceuta y nosotros volvimos a ocupar la casa de mis padres, pero ahora junto a mi hermano, que se había quedado solo.

Algunos vecinos ya no eran los mismos. En la vivienda, junto al almacén, vivía ahora Fernando Delgado, su mujer, Carmen, y sus dos hijos. El almacén de verduras se había transformado en un taller de carpintería, de los hermanos Llinares. Junto a mi casa, vivía Antonio Romero con su mujer, a quien llamaban la Romera, y con sus hijos. Eran muy conocidos en el Barrio de Las Navas. Él era panadero. En la siguiente vivienda, seguían Alfonso y Carmen, familia de mi prima. Los Forte continuaban en la misma casa, y ya no recuerdo a los demás nuevos vecinos.

Con el tiempo, dejé de pasar por esa calle.

Dejamos Larache en 1963, y aquí estamos en Málaga, desde hace 50 años.

Maruja Burgos Ayala

Pepete y Maruja

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

LARACHE – ALBUM DE FOTOS 15

Pasan los años, tan aprisa, tan urgentes, que es como si la vida se escapara por entre los dedos, igual que el agua que intentamos atrapar con las manos. Pasan los años, y Larache queda ahí, detenida en ese instante que cada uno elegimos, o quizá es el momento el que nos escoge a nosotros. A veces ocurre que ese momento fue capturado curiosamente por una cámara de fotos, encarcelado para la posteridad. Supongo que este gran album que voy colgando en este escaparate virtual contiene muchos de los eternos instantes que forman parte de nuestras vidas, y es gozoso leer luego los comentarios de asombro, de alegría, de inesperado regocijo cuando alguien se encuentra en una imagen o descubre la de su padre o la de su madre o la de alguien muy querido. Es una extraña sensación la de ver una fotografía cuya existencia desconocíamos, como si apareciese de pronto algo que había estado oculto, por muy sencilla que sea la estampa. Por eso comienza esta página 15 del album con una vieja foto de mi abuela Salud, la madre de mi padre. Jamás la había visto hasta hace unos días, cuando comenté que estaba escribiendo un relato sobre ella. No sé de dónde ha sacado mi padre esta pequeña joya, pero es realmente deliciosa:

Mi abuela Mª Salud Cabeza Aranda

Otra fotografía extraordinaria es la que me hizo llegar Antonio Lozano, en la que vemos este camión con el logo de la compañía Lukus. La sola presencia de ese nombre hace recordar a muchos larachenses…

Y dicho esto, movámonos por el mapa humano de Larache. Primero, algo de niños. La siguiente foto me la envió alguien que formó parte de mi infancia, y yo de la suya, José Miguel Feria, y ahora, tantos años después, internet ha hecho que nos reencontremos. José Miguel aparece junto a su hermano Jesús, era el año 68 ó 69.

José Miguel y Jesús Feria

Y en la maravillosa época de nuestra infancia en Larache, la llegada de los Reyes Magos era algo increible, un momento mágico e irrepetible. En la siguiente fotografía mis hermanas Mónica y Marisol, aún desorientadas después de que mis padres las despertaran porque Sus Majestades acababan de llegar para entregarles sus regalos. Los Reyes estaban “interpretados” por Antonio Rebollo a la izquierda y Jose Luis Ruiz Castro a la derecha (datos facilitados por la inagotable fuente de información Carlos Tessainer-Eduardo Espinosa).

Mónica y Marisol Barce

Unos años antes, en la Plaza de España, Cecilia Molinero paseaba de la mano de su madre. Ocurre como con el Balcón del Atlántico o con el Jardín de las Hespérides, que es raro que no tengamos todos alguna foto en esos lugares emblemáticos de Larache…

Cecilia Molinero y su madre

Colegio de los Maristas, curso 1952-1953. Aquí necesito ayuda de quienes sean capaces de reconocer a los alumnos… Como señala Antonio Lozano, él está situado en la tercera fila de abajo a arriba, siendo el tercero de  izquierda a  derecha. Y Carlos Nieto reconoce en la segunda fila a Otero, 6° y Arciniega 8° por la izquierda. En la tercera fila a Guido Tessainer, 4° por la izquierda. Y en la cuarta fila 2° por la izquierda a Juan Triviño.

Maristas Larache – Curso 1952 a 1953

Otro grupo de estudiantes, en este caso, las alumnas del Colegio Nuestra Señora de los Ángeles, donde estudié el último año que permanecí en Larache… Aquí aparecen: Marta López Matres, que mira a la cámara con mucho descaro, Pili Blanco, Sor Mercedes, el Padre Félix, con el que fui monaguillo, Mati Lopez Quesada, Titi Luna, Maite Bertomeu, Maricarmen Anaya, Irene del Rio, Rosa, Rosa Marí Recio, Maria Jesus Villacorta, Gelen Navarro, Puri Sancha, Ana Maria Cuevas, Conchita Serrano, Mina Amiar, Isabelina Vinuesa… 

Del año 1971, es esta otra fotografía con algunas de las alumnas que veíamos antes, pero ahora acompañadas por varios chicos, y aquí se reconocen a Hayat Bouatiaoui, Miguel Angel Ramirez, Angelines Luna, Conchita Serrano, Marta López Matres, Jose Antonio Gil, Fernando Muñoz, Maria Jesus Villacorta, Maite Bertoméu, Antonio Cabezos, Alejandra Gomendio, Abdelghani Merini, Kristy Nita, Manuel Escalona, Alfonso Santamaría, Puri Sancha, Antonio Velasco, Vicky Fernández Moraga, Aurelio Belmonte, Mustapha Soyer y Noureddine Zobair. Jose Miguel Palarea me aclara que esta foto es del grupo de su curso en la fuentecilla de los HH. Maristas; es una fotografía que pertenece a su colección,  y que compartió a través de Facebook con sus amigos de Larache. Es del curso 1971-72, de 3º de bachiller. José Miguel está en medio, justo detrás de Maite Bertoméu.

Las dos anteriores imágenes están tomadas de la página de Marta López. Recuerdo que ella y su hermana Marina venían con sus padres a mis casa y que Manolo, su padre, siempre me ponía colorado diciéndome que cuál de las dos me gustaba más. Yo tendría once años, quizá, pero tengo grabada esa sensación de no saber dónde meterme. La siguiente foto la comparten nuestros padres con el resto del equipo de fútbol en el que jugaban, formado, de izquierda a derecha, arriba, por Ramírez, Torres, Luis Mellado, Antonio Barce, Jose Luis Amado, X, Luque y Antonio Ares, y agachados, Antonio Peral, Antonio Alberca, Moreno (de Fotografías El Minuto) y Manolo López Gambero.

Aprovecho que ha aparecido mi padre, para añadir otra de grupo con sus compañeros de trabajo de Uniban y algunos amigos más. En la imagen, de izquierda a derecha: Fracisco Ruiz Lagomasini, Antonio Garre, José Luis Vázquez, Mauricio Matamala, Rafael Subizza, Germán Núñez Mendoza, Antonio Barce, Marina Rodríguez, Antonio Alberca, Vicente Chapaprieta, Domingo Vales Leandro, Luis Lladó y, oculto, Jose Luis Amado.

Y como en la anterior no aparece Manolo López Gambero, que solía estar en estas fotos de grupo con mi padre, añado otra en la que se le ve muy entusiasmado bailando con su mujer, Martita. De las otras parejas no recuerdo sus nombres. Claro, es Marta quien lo aclara: <El matrimonio que baila junto a mis padres son Antonia Mascareñas y Roque Vazquez, amigos y vecinos (Padres de Emilia,Puri, Toñi y Roque Jesús).

Manolo López Gambero y Marta Matres

En la fotografía que cuelgo a continuación, que no sé cómo me ha llegado, sólo he reconocido claramente a otro compañero de trabajo de Uniban de mi padre, se llamaba Dukali, es el primero que aparece a la izquierda sentado en segunda fila, de piel morena. Era un hombre serio, siempre bien trajeado, el rostro huesudo y perfilado, y cuando sonreía destacaba su dentadura blanquísima. Un día se marchó a Libia, enardecido por sus ideales, y ya no supimos más de él.

Hace unos años, en uno de mis viajes a Larache, me encontré a una mujer, no sé qué le pregunté, pero una cosa llevó a la otra, y cuando le dije que era el hijo de Antonio Barce, se puso a llorar, ella era la mujer de Dukali y me dijo que había fallecido hacía un tiempo. Me invitó a su casa, hizo el té y me ofreció pastas y dulces, en fin, la hospitalidad larachense que todos conocemos, y estuvimos charlando de Dukali un buen rato, mientras ella me enseñaba fotografías de él.

¿Y si nos vamos ahora al Teatro? En Larache se hacían representaciones tanto en el Casino como en el Teatro España, el Teatro Coliseo o María Cristina, en los centros escolares, en el Teatro Romano de Lixus, y en los últimos años en el Castillo de las Cigüeñas, en el Luis Vives, en el Cine Avenida, en la Casa de la Cultura… En fin, que siempre ha tenido una gran actividad teatral. Botones de muestra tenemos bastantes. La primera foto corresponde a una obra “de romanos” que se representó en el Teatro Cine Avenida, con, entre otros, Vicente Serna -es el que está sobre el pedestal- pero desconozco quiénes forman el resto del reparto. Es increíble la memoria de algunos amigos, pero lo cierto es que Carlos Nieto ha reconocido quizá al más difícil, por su postura, en la foto, precisamente al luchador que está de espaldas, y es Pepe Jurado.

A Larache acudieron a actuar en su Teatro España artistas de la talla de Antonio Machín, Estrellita Castro… Pero hoy andamos con nuestro teatro amateur. La siguiente pertenece a una obra de teatro en la que actúan Juanito Moreno y Luis Mellado, corría el año 1955…

Juanito Moreno y Luis Mellado

Para los actos que se organizaban, ya fuesen obras de teatro o actuaciones musicales, también contaba Larache con buenos presentadores, como los que aparecen en la fotografía que podéis ver a continuación, donde los maestros de ceremonia fueron Maria Carmen Columé y Requena.

Esta otra obra, se representó en el Colegio de los Maristas, y actuaban, pese a lo difícil que resulta recnocerlos por sus “espectaculares” maquillaje y vestuario, Javier Lobo y Archi Ford.

Ya más reciente, en el Día de Larache en Sevilla, que organizamos en 2008, Larache en el Mundo contó con las actuaciones de la malograda Fadela Tadlaoui, y Abdelhay el Haddad, Amin Chentouf y las chicas de la Asociación Chrif Idriss

Fadela Tadlaoui, Abdelhay el Haddad, Amin Chentouf y las chicas de la Asociación Chrif Idriss

  En ese mismo encuentro, los niños larachenses que forman parte de la Asociación Cultural Chrif Idrissi hicieron un trabajo fantástico, con una actuación llena de emociones.

Y aquí vemos a nuestro paisano Morad Jah ensayando la última obra que representa, y que, según las noticias que llegan, se ha revelado como un gran actor.

Morad Jah

El teatro en Larache está tomando una gran relevancia en los últimos años, de ahí que la prensa se haga eco de los últimos festivales celebrados en la ciudad, como el Festival Lixa.

El pasado mes de Julio, como decía, se celebró en el Teatro Cine Avenida, el Festival de Teatro LIXA, del que Mounir Kasmi hizo un detallado y ardiente artículo que ha circulado por toda la red. La siguiente imagen también pertenece a este festival larachense, donde los actores más jóvenes tuvieron especial éxito… Como bien me indica Abdeslam Kelai, el hombre que vemos entregando las flores a la niña vestida de traje tradicional de yebala, es el gran dramaturgo, escritor y actor maroquí Abdelhak Zerouali.

Tras este pequeño repaso a nuestro teatro amateur en Larache, demos un pequeño salto atrás, buceando en algunas otras imágenes de nuestros paisanos. 

Ya que abría este álbum con una imagen antigua de mi abuela Salud, ahora incluyo el de la abuela de Ange, María Pérez, otra estampa realmente fantástica.

María Pérez

Curiosa foto de grupo: los profesores del Colegio Yudah Levi de Larache. Desconozco el año en que fue tomada esta instantánea, muestra más de la pluralidad de nuestro pueblo.

Nueva foto de grupo, en este caso, del Colegio de los Maristas, perteneciente al Curso 1960-1961, y se agradecería que si reconocéis a alguien lo hagáis saber… Cristñobal Ramírez no ha tardado ni cinco minutos en aportar todos los nombres, qué envidia de memoria (desde arriba y de izda a dcha): Guevara, Caballero, Pepe Martinez, Molina, Luis Pavón, Perico Vasallo, Fernando Espinosa, Paco Muñoz, Cecilio, Fernando Montero, Ramirez, Otaduy García, Pepito, Fernando Sarria, Avilés ,Pepe Osuna, Aragonés, Sostres ,Manuel Saja, Mike, Jeromin Cabezas, Ramón, Rebollo, Chete, Alfredo Moreno, Paco Baeza, Berenguer y Gómez Uría.

Ahora viene otro de esos equipos de fútbol de Larache llenos de nombres conocidos y muy queridos para mí. De izquierda a derecha, arriba: X, X, Miguel Alvarez, Jose Mª Gil, X, Julián Aixelá, X, Mesod Obadía, Manolo Alvarez, X, Redouan Riahi El eterno aprendiz, Juan Cuevas, Emilio Pérez, Moussa Rezouk, Manolo Alvarez, Mohamed Bourba, Hassan Ghailani, J Aixelá y  Eduardo Espinosa.

Y para terminar esta página número 15 del album de Larache, lo hago en recuerdo de mi primo Manuel Abad, y con todo mi cariño a su hermano Antonio, que es cmo si fuera también mi hermano. Aquí le vemos en su querida Larache, en su playa, y junto a sus amigos (de izquierda a derecha): Manuel Abad Romero, Pedro Olmos Martinez, Ricardo De Juana, Miguel Angel Matamala, Alfonso Ariza, Enrique Osuna, Pedro Barranco, X  y Manuel González Mendoza.

Espero que este pequeño paseo por entre tantos amigos y conocidos, haya sido entretenido. La próxima entrega, más.

Sergio Barce, octubre 2012

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,