Archivo de la etiqueta: Dris Diuri

LA FRONTERA LÍQUIDA Y REMEDIOS SÁNCHEZ

 

El libro La frontera líquida. Estudios sobre literatura hispanomagrebí, editado y coordinado por José Sarria y Manuel Gahete, y publicado por Tirant Humanidades (Valencia, 2019), se recogen todas las ponencias y estudios presentados en el Congreso celebrado en Córdoba en el mes de noviembre de 2019, en el que tuve la fortuna de participar. Sigo ofreciendo extractos de cada uno de los artículos recogidos en este volumen.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es la-frontera-liquida-portada-1-1.jpg

El segundo que os traigo es la ponencia de Remedios Sánchez, muy interesante y necesaria en estos días, que tituló Aquellas revistas de los cincuenta: Al-Motamid y Trina Mercader como adalid de la convivencia cultural hispanomarroquí, del que extraigo los siguientes párrafos:

“…bajo esas premisas de convivencia forzada (el Protectorado español en Marruecos), ¿qué sucede con la cultura? Escribe Trina Mercader, residente en ese momento en Larache, algo que refleja muy bien la realidad histórico-social y cultural de ese momento:

<Larache poseía, en lo cultural, un ambiente oficial mantenido por las Autoridades españolas, en lo que fue Protectorado español. Una serie de actos como conciertos, conferencias, exposiciones, que iban destinados a la intelectualidad española, a los que asistía algún marroquí joven. Estos actos estaban impulsados por la mecánica proteccionista, ensalzando la superioridad del país protector sobre el país protegido. La cultura española, venía a decir, es superior a la cultura marroquí, siempre silenciada. Esta situación artificial, producto del comportamiento político, daba lugar a un desprecio mutuo, que por mutuo nos equilibraba.>

Al-Motamid se funda como herramienta para favorecer el diálogo intercultural, desde la conciencia de un nutrido grupo de escritores, liderados por Trina Mercader, de que <la cultura viva de Marruecos existía. Bastó que alguien la convocara sin otros intereses que los estrictamente culturales, para que hiciese acto de presencia>. Al-Motamid, que se publica desde su fundación de manera bilingüe (español y árabe), concita el interés de los escritores jóvenes de ambas lenguas que iniciaban su carrera, tal y como ha estudiado Fernández Hoyos.

Ya desde el mismo nombre de la revista, tomándolo del último rey abadí de la taifa de Sevilla, amante de la poesía, género al que se dedicó activamente, resulta una declaración de intenciones y pretende propiciar sinergias porque, como escribe la propia Mercader, la publicación <aparece bajo la advocación de Al-Motamid, como homenaje al pueblo hermano, con impulso de sincera cordialidad…>

(…) Al equipo de la revista donde Trina ejerce como directora se suman, desde el número ocho, autores melillenses como Jacinto López Gorgé (el responsable de la otra publicación imprescindible de semejante perfil, Ketama, suplemento de la revista de investigación Tamuda, publicada entre 1953 y 1959), Pío Gómez Nisa, Eladis Sos o Juan Guerrero Zamora. Por la parte árabe, los primeros traductores son Driss Diuri (como figura esencial en la primera etapa), Abdel Malik Nader y Ahmed Tadlaui. Conforme avanza Al-Motamid (a partir del sexto número, en 1947, se amplían las traducciones de autores que escriben en lengua árabe); se incorporan, bien de manera habitual, bien de forma esporádica, Nayib Abu Malham, Ibn Azzuz Haquim, Muhammad al Arabi al Jattabi, Mohammed Ailzani, Muhammad Sabbag o Amina al-Loh para la traducción del árabe.

Son años duros los primeros de la publicación, pero con mucha ilusión por parte del equipo encabezado por nuestra escritora; en él se da cabida a voces que se inician y a poetas consagrados en ambas lenguas para mutuo conocimiento; entre los árabes, Abdelkader El Mokkadam, traducido por Driss Diuri; Mohammad Al-Boanani, Ibrahim al-Ilgui, Abdallah Guennun, Idris El Ya´i, Mijail Naima, Bulus Salama, la palestina Fadwa Tuqan, el chileno de origen sirio Benedicto Chuaqui, el tunecino Abulqasim al-Shabbi o el egipcio Ali Mahmud Taha. Por la parte española, encontramos la firma de Carmen Conde, Vicente Aleixandre (fascinado por el trabajo de Trina para sacar adelante la revista), Rafael Alberti, Pablo Neruda, Luis López Anglada, Miguel Fernández, José Hierro, Leopoldo de Luis, Leopoldo Panero, Rafael Laffón, la propia Trina Mercader, Jacinto López Gorgé con sus acercamientos -traducidos al árabe- a la realidad de la poesía española, etcétera (se trata de una extensa nómina de colaboradores); o los grandes arabistas del momento: Emilio García Gómez, Pedro Martínez Montávez, Soledad Gibert, José María Casciaro, Fernando de la Granja y Enrique Perpiñá, Es decir, una nómina verdaderamente significativa que revela la magnitud del trabajo llevado a cabo por la alicantina.

(…) …eso era lo que buscaba: un equilibrio cultural , conocer la cultura del otro desde el respeto mutuo y el amor compartido por la literatura…”

Continuará con los siguientes ponentes.

Sergio Barce, diciembre 2020

 

REMEDIOS SÁNCHEZ
Etiquetado , , , , , , , ,

LOS ESCRITORES MARROQUÍES EN LENGUA ESPAÑOLA, EN EL LIBRO DE ROCÍO ROJAS-MARCOS

Tánger, segunda patria (Almuzara, 2018), de Rocío Rojas-Marcos, ha pasado a convertirse en obra fundamental para comprender qué ha significado y significa la ciudad de Tánger como escenario de obras literarias, pero también como foco de escritores marroquíes que han escrito o escriben en español. En la primera parte de su libro, Rocío Rojas-Marcos, antes de centrarse en los escritores tangerinos, habla de la existencia de tres grupos de autores marroquíes que utilizan el español como idioma para crear sus obra. 

“…Debemos indicar unas etapas para esta literatura hispanomarroquí. Vamos a seguir las establecidas por Chakor y Macías (1996), pues parten de una observación minuciosa y fundamentada. En primer lugar, se agrupa a los mencionados estudiosos que coinciden cronológicamente con el Protectorado español en Marruecos, entre 1912 y 1956. Forman parte de este grupo escritores tan trascendentales como Mohammed Ibn Azuz Hakim, Abdul-Latif Jatib, Muhammed Temsamani, Moisés Garzón Serfati y Dris Diuri.

En segundo grupo lo formarían los escritores que empezaron a publicar desde la independencia de Marruecos hasta la década de los ochenta del pasado siglo. A él pertenecerían Abdelkader Ouarichi, Mohamed Mamún Taha, Mohamed Chakor, León Cohen Mesonero, Aziz Bennani y el tangerino Abdellah Djbilou (ägreda, 2008). Este último marcará un antes y un después en cuanto a la trascendencia de la literatura que tenemos entre manos y su resonancia en el ámbito cultural español cuando en 1986 publicó con la editorial Taurus Diwan modernista. Una visión de Oriente, en el que recopila textos de escritores marroquíes en español. Logró darles visibilidad en España, como explica Mohamed Bouissef Rekkab (2005: s.p.) <anima a los hispanistas marroquíes a plantearse la posibilidad de lanzarse a la publicación de sus trabajos>. Empiezan a tener repercusión.

Tánger segunda patria 1

Por último, el tercer grupo de escritores surge ya en la década de los noventa y perdura hasta el presente. El aumento del número de escritores es significativo, coincidiendo con el auge que la literatura hispanomarroquí ha experimentado estos últimos años. Dentro de este tercer grupo es donde incluimos nosotros a los escritores tangerinos que estudiamos en este trabajo. Entre los más destacados están: Mohamed Akalay, Mohamed Lahchiri, Ahmed Mohamed Mgara, Aziz Tazi, El Harti, Mohamed Bouissef Rekkab, Said Jedidi, Jalil Tribak, Abderrahman El-Fathi, Ahmed Doudi, Sara Alaoui, Simón Levy, Ahmed El-Gemoun, Ahmed Ararou o Mohamed Laabi. A los que nosotros añadimos Choukri El-Bakri, Farid Othman-Bentria Ramos y Sanae Chairi.

Es un número muy amplio, y como vemos, en permanente crecimiento…”

En fin, un amplio abanico de autores, algunos de ellos larachenses, que ofrecen en sus novelas, relatos, poemas y ensayos, una visión muy sui generis y original de las dos orillas. Esa que nace desde esta “literatura menor” que no se ha repetido en ningún otro país. Os animo a descubrirlos.

Sergio Barce, mayo 2018

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

LARACHE – ESTAMPAS DE SU HISTORIA 11

Página 11 de la historia de Larache en imágenes… Hoy comenzamos con algunos anuncios muy simpáticos: concursos para feos y para calvos. Os pido que leáis los carteles, y, sobre todo, atentos a los premios que se concedían.

Espero que volváis a disfrutar con estas viejas imágenes tomadas de las páginas de Radio Larache, Memoir Larache, HHH, y otros…

CONCURSO DE FEOS

***

CALLE CHINGUITI

***

CONCURSO DE CALVOS

***

El gran escándalo de la ciudad, que ha hecho correr ríos de tinta: el famoso millón de Larache. Aquí tenéis algunas de las noticias publicadas en la época.

DESFALCO EN LARACHE

***

LEGIONARIOS EN LARACHE 1

Legionarios en Larache

***

EL MILLÓN DE LARACHE

***

LEGIONARIOS EN LARACHE 3

***

LA VOZ - EL MILLON DE LARACHE

***

COCHE EN PLAZA ESPAÑA

en plaza de España

***

JARDÍN DE LAS HESPERIDES

Jardín de las Hespérides

***

ESTACIÓN DE AUTOBUSES

La estación de autobuses

***

PLAZA DE LA ESTACIÓN

Fuente de la estación de la Valenciana

***

Portada del nº 8 de la Revista Al-Motamid, editada en Larache. Una huella imborrable de los poetas Trina Mercader y Dris Diuri.

AL MOTAMID

***

AVENIDA GENERALISIMO - MOHAMED V

avenida Mohamed V

***

ZOCO CHICO 1

Zoco Chico

***

ZOCO CHICO - FIESTA DE LOS ASSAOUIS

***

Zoco Chico

Zoco Chico

***

CRUZ ROJA DE LARACHE

***

CAÑONES EN LARACHE

Batería de Cañones en Larache

***

1911 - BATERIA DE CAÑONES

Cañones en Larache en 1911

***

LARACHE 1925 - BARCAZAS

Larache, 1925 – cruzando en barcazas para desembarcar

***

RIO LUKUS

El rio Lukus – Larache

***

EL REY EN MARRUECOS

***

SATUARIO LALLA MENNANA

Entrada al santuario de la patrona de Larache LALLA MENNANA

***

 

 

Etiquetado , , , , , , , , ,

“NOVIA DEL ATLÁNTICO, ESO ERES TÚ, MI LARACHE” UN RELATO DE DRIS DIURI

Mi entrañable amigo Paco Selva, cuando presentamos mi libro Paseando por el Zoco Chico. Larachensemente en Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Málaga, me regaló un viejo ejemplar del libro Miscelánea (año 1382-1962) del escritor larachense Dris Diuri, un pequeño volumen publicado en el indicado año 1962 por la Editorial Cremades de Tetuán. Una pequeña joya en la que se recopilan relatos, pensamientos, breves piezas teatrales y poemas de Dris Diuri, uno de los primeros autores marroquíes que utilizaron el español como idioma de creación literaria.

MISCELANEA de Dris Diuri

Entre los textos de este libro, hay varios dedicados a Larache. He escogido el titulado Novia del Atlántico, eso eres tú, mi Larache, como muestra no sólo de su trabajo, siempre poético aunque se trate de una narración porque Diuri era esencialmente poeta, y este texto es prosa poética desde el inicio hasta el final, sino también de su profundo cariño a su ciudad natal: Larache. 

Sergio Barce, febrero 2016

BALCÓN ATLÁNTICO de Larache.

NOVIA DEL ATLÁNTICO, ESO ERES TÚ, MI LARACHE

Beldad por todos amada, encanto sin igual, belleza de eterna fascinación. Todos te adoraron, sin conquista. Tu pureza, tu orgullo y tu personalidad, aumentan siglo tras siglo. ¡Oh, romántica y espiritual novia del Atlántico! Ese romántico amante que a tu contacto espiritual se estremece y llora, con amargura, compungido. Este amos tuyo -fuerza espiritual arrolladora- que a todos subyuga, que a todos adormece en caudal venturoso, en inefables goces para el alma, no tiene semejanza ni parecido.

¿Qué dice el mar, cuando embravecido, se agiganta y envalentona? Reclama tu presencia, ¡Oh, adorable criatura! para luego caer, postrado y estremecido, a tus níveas plantas, cuyo contacto no puede resistir.

PLAZA ESPAÑA - LARACHE

¿Qué te ocurre, cuando distraída en pleno vuelo campestre, tus encajes se entremezclan con los fragantes rosales? Pues que, es tal su estremecimiento, es tal su emoción, que se encienden y tiemblan, tiritan y enmudecen; lloran y su patético acento, su quejumbroso quejido, lo presiento, en los pétalos caídos, pétalos rojos, pétalos blancos, pétalos multicolores. Son lágrimas conmovedoras que a todos nos enmudecen.

Tus amores universales… ¿Dónde está tu fenicio preferido? ¿Dónde tu galán cartaginés? ¿Dónde, dime, adorable criatura, tu apuesto romano? ¿Dónde tu admirable jinete árabe?

Nadie, di, nadie logró tu amor completo. Mil leyendas circulan por los cuatro vientos, por los cuatro costados del Universo; infinidad de cantares y poemas claman por la ausencia de tan gallardos amantes. Todos te amaron, con amor nubil, con frenesí, con entrega del alma, con virginal amor. ¿Fueron desoídos? ¡Oh, hembra de acrisolada virtud, de sin igual bondad, de sin par hermosura!

Razón te sobra para sentirte orgullosa de tu vida y de tus dotes, celestiales, espirituales.

Joya inestimable, amor único, sentimiento etéreo, renovada dulzura. Hoy te veo compungida, ¿qué te ocurre, dime, que te sucede? ¿Acaso te ensombrece algún nuevo amor? ¿No estamos en que dominas a todo amante? ¿O es que algún espíritu  malo, resucitado, cuya existencia ya es alejada, olvidada, en el recuerdo, el que tu felicidad trata de ensombrecer?

¡Oh, Larache! ¡Oh, mi joya, oh, mi amor! ¿Qué te ocurre, dime, qué tiene, qué te sucede? Velo obscuro -cual crespón negro- veo que te enmascara, con impiedad. Pero te veo indolente, casi entregada y es lo que me entristece. A ti, precisamente a ti, que antes volabas, altanera, de un mundo a otro mundo, de un horizonte a otro horizonte, y a todos los fenómenos subyugabas.

No te comprendo, no te puedo comprender. Sincérate, habla, di. ¿Qué tienes? ¿A qué viene ese aire melancólico, triste, compungido? ¿Qué gran fenómeno ha logrado, ha conseguido, ha tenido el valor de dominarte, esclavizarte, posesionándose de tu alma -aleteo constante-, grande y hermosa?

No puedo resignarme hasta lograr que se descifre este maligno misterio causa de la quiebra de tu quietud, que la trata de destruir, romper, deshacer. Que martiriza tu ventura, tus vuelos y tu lozanía, haciéndote caer, tratando de hacerte caer en el más abominable de los precipicios, en el vacío obscuro y profundo, en el decaimiento, en la desilusión, en la tristeza. Prometo que he de descubrirlo, que he de estudiarlo, que he de beber en su fuente. Y entonces, se levantará este velo macabro, sombrío, terrible, malignamente espantoso, y que te veamos, como siempre, con tus primorosos encajes, volar de un sendero a otro sendero -tierra y cielo-, legre y feliz y con la santidad de los ángeles tiernos, impaciente, inquieta, dichosa…

¡Larache, bendita seas!

Dris Diuri, diciembre de 1958

DRIS DIURI con sus hijos en la calle Chinguiti, Larache

DRIS DIURI con sus hijos en la calle Chinguiti, Larache

 

Etiquetado , , , ,

ASI FUE LA PRESENTACIÓN DE “PASEANDO POR EL ZOCO CHICO. LARACHENSEMENTE” EN ÁMBITO CULTURAL DE MÁLAGA

 12279076_10207816375385958_4142163764294800822_n

De nuevo, paseamos larachensemente… Esta vez, en Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Málaga, con la ayuda inestimable y siempre tan accesible de su directora Isabel Ramírez, y la asistencia técnica de Yolanda en la sala.

La nueva reedición que ha lanzado Ediciones del Genal de mi libro de relatos Paseando por el Zoco Chico. Larachensemente, con la incorporación al libro de una imagen interior, obra del fotógrafo Achraf Etaaqafy, y de la traducción al árabe por Rajae Boumediane y Messari Hamza y al francés por Nabila Boumediane y Fidele P. Dikam del relato Larache, sin Sibari, nos sirvió para hacer un recorrido sentimental y nostálgico por las calles Larache. 

1503509_10205780709020270_6032191809410117985_n

El poeta Víctor Pérez, que me echó una mano para que unos libros de Alessandro Baricco llegaran de regalo inesperado a sus destinatarios durante el acto, ha resumido perfectamente lo acaecido en un comentario en su muro de Facebook. Cuenta Víctor: “Ayer se presentó en el ámbito cultural del Corte Inglés la reedición del libro de relatos “Paseando por el zoco chico larachensemente”, un conmovedor y lírico paseo por Larache a través de una treintena de relatos escritos por Sergio Barce entre los años 2000 y 2013. Fue un acto emotivo y de enorme calidad. La presentación de José Luis Pérez Fuillerat, las lecturas de su cuaderno “La otra banda” por parte de Paco Selva, las canciones sefardíes de Sara Sae, el desglose histórico y poético de Larache por Mónica López contenido en su obra “Los colores de la memoria” con preciosas imágenes proyectadas de Larache, muchas de ellas del magnífico pintor Mariano Bertuchi y la lectura del relato de amor y ausencia sobre el amigo entrañable de Sergio, Mohamed Sibari, realizado magistral y hondamente, larachensemente, o sea, pausada y profundamente, por parte del poeta Pedro Enríquez, pusieron colofón al acto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La intervención de Jesús Otaola, editor de ediciones del Genal, nos avisó de la selección de la novela “La Emperatriz de Tánger” como una de las cinco seleccionadas en la final del Premio de la Crítica de Andalucía de este año.
Sin desdeñar a los otros cuatro, grandes escritores todos, yo que he leído la emperatriz, solo digo, que su factura impecable, sus misterios y situaciones, me hicieron no poder abandonar su lectura en ningún momento, miento, en una noche hube de hacerlo porque me asusté, porque Sergio tiene la habilidad de escribir y que leamos con los ojos de la mente, como se debe hacer según Stevenson. Es en esa forma de escribir que él tiene la que hace que vivas los momentos como si pasaran ante ti, y algunos momentos de la novela son realmente estremecedores, por todo ello, la emperatriz la hacen para mi, favorita.”

20160129_201348

Añadiré algunas notas más a lo dicho por Víctor: Paco Selva, que nos conmovió con la lectura de sus poemas dedicados a Larache, con esa emoción que lo desbordaba en algunos instantes, poco antes de comenzar, me hizo un regalo que me dejó sin habla. Me entregó un ejemplar, publicado en Tetuán por la Editorial Cremades en 1962, de Miscelánea, el libro que escribiera el poeta larachense Dris Diuri. En su interior me encontré una dedicatoria de puño y letra de Diuri al padre de Paco Selva, y bajo ella, la que me escribía Paco a mí. Me pareció excesivo que se desprendiera de un libro que estaba dedicado por el autor a su padre, pero Paco Selva me dijo que prefería que lo tuviera yo. Ya digo, me pareció un regalo impagable.

20160129_201330

A partir de ahí, como bien cuenta Víctor, todo fue encadenándose de una manera perfecta, y la exposición del profesor y poeta José Luis Pérez-Fuillerat, llena de hallazgos y de momentos divertidos, dio paso a la voz emocionada de Paco Selva y sus versos, y éste a la voz melodiosa e inolvidable de Sara Sae, rasgando el aire con las letras de la poesía sefardita, cantada con una pasión electrizante. Luego, Mónica López comenzó a leer un texto en el que, fragmentos de los cuentos de mi libro Paseando por el Zoco Chico. Larachensemente, le servían de hilo conductor para llevarnos por las callejuelas de la Medina de Larache; y escuchar así mis relatos leídos por ella, con las imágenes que se proyectaban a la vez, siguiendo el itinerario que Mónica trazaba, nos hizo creer por un instante que habíamos regresado al Balcón del Atlántico…  

Anécdota: durante la mañana, el trabajo en mi despacho había sido altamente estresante. Al acabar la jornada, Mónica me enviaba un mensaje pidiendo auxilio porque las imágenes que había montado para ser proyectadas en la presentación de la tarde eran incompatibles con el programa existente en la sala… El power point que ella usa es demasiado moderno o sofisticado… Nos cruzamos varios mensajes, en los que ella me daba cuenta de que las gestiones que realizaba resultaban infructuosas y era probable que no pudiésemos proyectar las fotos de las calles de Larache… A la vez, me llegaba un correo de Pedro Enríquez: él y Sara Sae tienen fiebre y no saben si podrán acudir… Pareciera que Okyanus no quisiera que llegara el evento a buen puerto… Berry, al comprobar mi estado de zozobra y nerviosismo, me envió un mensaje: no te preocupes, piensa que es como cuando haces algo en Larache… al final, todo se arregla en el último minuto. Me eché a reír. Tenía razón. Parecía que estábamos en Larache…

20160129_200857

Camino de Ambito Cultural, Mónica me anunciaba que a grandes problemas, grandes soluciones… Se llevaba la torre de su ordenador a la sala y que fuera lo que Dios quisiera… Pedro Enríquez y Sara Sae, con fiebre, llegaron e intervinieron, pese a todo… Un esfuerzo que merece su recompensa. Y sí, larachensemente, todo se arregló en el último segundo.

12647192_1044065772310539_632873515346235894_n

Cuando Pedro Enríquez, uno de los poetas más reconocidos de Granada, comenzó la lectura de mi relato Larache, sin Sibari, su voz, pese a la fiebre, se transformó en la voz del poeta que es, y nos dejó a todos mudos, hechizados, e hizo de mi relato algo decente y mágico. Cuando él acabó, apenas me salía mi agradecimiento del cuerpo. Era como si toda la emoción por lo que habíamos escuchado, leído y visto hasta ese momento, me sobrepasara. El recuerdo de Sibari y de todos los que han ido desapareciendo de nuestras vidas, de todos los que añoramos, se habían dado cita en ese instante, y nada podía hacerse, salvo permanecer callados. Entonces resurgió la voz de Sara Sae y, su canción de cierre, nos dejó flotando en el aire, como suspendidos en la añoranza, como si nos dejásemos llevar por el tiempo, larachensemente, sentados en la terraza del Central.

Después de todo eso, llegó el momento de la firma de libros y allí confluyeron ejemplares de Paseando por el Zoco Chico. Larachensemente y de La emperatriz de Tánger. Todo seguía teniendo sabor a hierbabuena.

Sergio Barce, enero 2016

11205578_1044065848977198_4817559987118021187_n

****

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

****

Sergio Barce, Víctor Pérez y Jesús Otaola

Sergio Barce, Víctor Pérez y Jesús Otaola

****

SARA SAE

SARA SAE

****

PEDRO ENRÍQUEZ, MÓNICA LÓPEZ, JOSÉ LUIS PÉREZ-FUILLERAT Y SARA SAE

PEDRO ENRÍQUEZ, MÓNICA LÓPEZ, JOSÉ LUIS PÉREZ-FUILLERAT, SERGIO BARCE Y SARA SAE

****

continúa la galería fotográfica…  Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,