Archivo del Autor: sergiobarce

“LA PROSTITUCIÓN EN EL PROTECTORADO ESPAÑOL EN MARRUECOS, 1912-1956” UN LIBRO DE BEGOÑA ETXENAGUSIA

   Se ha publicado un detallado, interesante y complejo trabajo titulado La prostitución en el Protectorado español en Marruecos (1912-1956), escrito por Begoña Etxenagusia Atutxa, y editado por Bellaterra, para su Colección Alborán. El libro repasa lo relativo a este asunto en todo el territorio y contiene una densa recopilación de documentos, normas aprobadas en la época y reseñas que enriquecen este estudio ante el que hay que quitarse el sombrero por su evidente calidad.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es la-prostitucion-en-el-protectorado-espanol-en-marruecos-portada.jpg

Reproduzco un breve párrafo del capítulo dedicado a Larache, en el que destaca una vez más la doble moral del régimen franquista y su execrable modus operandi contra la libertad individual, régimen por fortuna sepultado ya en el tiempo:

“…Las autoridades vigilaban de cerca los asuntos concernientes al ejercicio de la prostitución en la ciudad. Prueba de ello son los expedientes secretos en torno a ciudadanas españolas como María, de 35 años y procedente de Guaro (Málaga). La Intervención del Lucus, en Larache hacía referencia a los desfavorables antecedentes que contaba sobre la conducta mostrada por dicha mujer ya que había ejercido la prostitución de forma clandestina. También disponían de información en la que destacaban que en 1946 hacía vida marital con el musulmán Mustafa B.M.C., casado a su vez con una musulmana con la que tenía numerosos hijos. Mustafa <<…poseía un <taxis> (que conduce él mismo) y una tienda de artículos de electricidad en la calle 8 de junio nº 151, para la que, según él, necesita a María J.>

Las inclinaciones políticas de ambos eran calificadas como negativamente. De ella se decía que se manifestaba en tonos antipatrióticos, y que incluso exponía su decisión de apostatar por lo que constituía un desprestigio para la colonia española. Mustafa no salía mejor parado y aunque se reconocía que no tenía antecedentes, sí que debía ser considerado como poco afecto a España.

La DAI, en octubre de 1944, dispuso que fuese expulsada de la Zona, pero ya que sus padres residían en Tetuán se autorizó su residencia en la capital del Protectorado. Su regreso a Larache contravenía una disposición superior.

Lo interesante y verdaderamente significativo de este tipo de expedientes es que reflejan el hecho de que la vigilancia de la prostitución se enmarcaba como una cuestión relevante desde el punto de vista político y no solo desde una visión de carácter sanitario y moral. De hecho, gran parte de estos documentos eran gestionados por la Sección de Política adscrita a las diferentes Intervenciones.

Durante la segunda década del siglo XX tendríamos que destacar la presencia de militares americanos procedentes precisamente de la zona francesa que los fines de semana acudían a ciudades cercanas como Larache con la pretensión de ocupar habitaciones donde poder mantener relaciones con prostitutas musulmanas en lugares como el Hotel España:

<El dueño del Hotel España de Larache manifiesta que se da el caso frecuente en que los americanos que, procedentes de la Zona francesa, vienen a pasar el fin de semana pretenden ocupar habitaciones del Hotel, acompañados de prostitutas musulmanas, la mayor parte de los prostíbulos de Larache y Alcázar. Aunque no lo han consentido en ningún caso, suelen presentarse con esas mujeres a altas horas de la noche y discuten con el personal del Hotel, dando lugar a incidentes.

Se ha comunicado el hecho a los Bajaes y a la Policía de Larache, Alcázar y Arcila para que vigilen e impongan sanciones de cárcel a las prostitutas que salgan de los prostíbulos acompañadas de hombres o a pernoctar en Hoteles y Fondas.

Los americanos son gente joven procedentes de las bases de aviación; muchos vienen de uniforme, y algunos se embriagan…>.”

Un libro curioso e interesante, que retrata esta parte marginal de la sociedad del protectorado en Marruecos, tanto durante los años anteriores a la dictadura como los que transcurren bajo el control de los militares.

Hay otro excelente libro sobre esta temática, escrito por la larachense Cecilia Molinero, bajo el título de La prostitución en Marruecos bajo el Protectorado español y francés, de la editorial Vivelibro, del que hablaré en una próxima entrega.   

Sergio Barce, abril 2021

Etiquetado , , , , , , ,

TÁNGER EN EL CINE – 7ª ENTREGA

Nueva entrega del cine rodado total o parcialmente en Tánger. Hoy durante los años 2003 y 2005.

De 2003 es la producción española Tánger, dirigida por el escritor Juan Madrid, basada en su novela del mismo título. Film protagonizado por Jorge Perugorría, Antonio Resines, Ana Fernández, Fele Martínez, José Manuel Cervino, Antonio Resines y Myriam Mézières.

Película fallida, con no muy buenas críticas, cuenta la historia de Abdul Kader Torres (Jorge Perugorría), hijo de Ricardo Torres (José Manuel Cervino), antiguo comisario de la Brigada Político Social, y de Fátima, una bella tangerina, acaba de volver a Madrid para trabajar en los turbios negocios de su padre, “Ejecutivas Tánger”. En Tánger, Abdul era maestro, pero debido a su adicción al alcohol fue expulsado de la enseñanza. Cuando conoce a Lidia (Ana Fernández), la joven novia de su padre, siente una atracción irresistible que lo obligará a elegir entre ella y su progenitor. Durante su estancia en Madrid descubre que ni su padre, ni su hermanastro Fanfán (Fele Martínez), ni la agencia en la que trabaja son lo que parecen. La investigación de un doble asesinato pondrá al descubierto la corrupción policial y la implicación de algunos políticos. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es tanger-de-juan-madrid.jpg

Al año siguiente, se estrena Otros tiempos (Les temps qui changent, 2004), del realizador André Téchiné. Película francesa con un excelente reparto: Catherine Deneuve, Gérard Depardieu, Gilbert Melki, Lubna Azabal, Tanya Lopert, Malik Zidi y Nabila Baraka. Se rodó íntegramente en Tánger.

Drama romántico que cuenta cómo Antoine, que es enviado a Tánger para inspeccionar una construcción, se cruza con Cécile, que no veía desde hacía 30 años. Cécile está casada, pero Antoine decide reconquistarla.

Tampoco esta cinta cosechó demasiados elogios.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es otros-tiempos-les-temps-qui-changent-de-techine.jpg

Del mismo año 2004 es la mini-serie de televisión Redes (The grid), dirigida por Mikael Salomon, que plantea una historia de agentes contraterroristas  británicos y americanos tratando de evitar acciones y atentados en distintos lugares. Cuenta con un excepcional plantel de actores: Dylan McDermott, Julianna Margulies, Robert Forster, Tom Skerritt, Jemma Redgrave, Piter Marek, James Remar, Bernard Hill, Silas Carson, Olek Krupa, Farzad Sadrian y Barna Moricz. La banda sonora es de Ramin Djawadi (autor de la música de Juego de tronos). Se rodó entre Gran Bretaña, Canadá y Marruecos, y hay localizaciones en Tánger.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es redes-the-grid-tv.jpg

También del año 2004 es el film Ten´ja, de Hassan Legzouli. Se trata de una producción marroquí interpretada por Roschdy Zem, Aure Atika, Abdou el Masnaoui, Mohamed Majd y Abdelmajid Zajarad.

Argumento: Nordin, el protagonista, viaja desde Francia a Marruecos para asistir al entierro de su padre en un pueblo del Atlas. Un viaje de reencuentro con su tierra que le hará comprender que ya no pertenece a él, pero le resultará fascinante y perturbador, y le hará descubrir su propia identidad.

Tánger es en este film un lugar más que simbólico y fundamental, ya que es la entrada y la salida, la frontera de dos mundos distintos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es tenja-de-legzouli.jpg

Al año siguiente, se estrena la segunda adaptación de la novela tangerina por antonomasia: La vida perra de Juanita Narboni (2005), que dirigió Farida Benlyazid.

Es una producción hispano-marroquí, y en esta segunda adaptación de la mítica novela de Ángel Vázquez, Juanita Narboni está interpretada con su habitual solvencia por Mariola Fuentes, secundada por Chete Lera, Concha Cuetos, Paco Algora, Lou Doillon, Nabila Baraka y Bouchra Mahdi.

De la fotografía se encargó el maestro tangerino José Luis Alcaine y se rodó, por supuesto, en Tánger.

“«La vida perra de Juanita Narboni» es una película muy especial, con un texto en «off» que hace surf sobre la imagen y una Mariola Fuentes grande y entregada que va tejiendo poco a poco su personaje amargado, recocido en vinagre, pero lúcido, gracioso y ácido como para sujetar con su exclusiva pinza toda la película. Sus descripciones, observaciones, improperios, pareceres y análisis de la época (puro franquismo), del lugar (Tánger como contraportada de Casablanca) y de las gentes son fogonazos de texto aliñado de imagen. Desde luego Mariola Fuentes, con la composición de la descomposición que hace, con su trapaceo en tres y cuatro idiomas, que para eso su personaje «tamién e inglé»…” (reseña de Rodríguez Marchante)

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es la-vida-perra-de-juanita-narboni-de-farida-benlyazid.jpg

Del mismo año 2005 es El ayel / Le gosse de Tanger, de Moumen Smihi. Esta película, la primera de lo que se ha convertido en una trilogía semiautobiográfica para Smihi, sigue las experiencias cotidianas de Mohamed-Larbi Salmi frente a la cambiante sociedad marroquí.

En la década de 1950, en Tánger, Larbi Salmi es un joven, tímido, preadolescente, que intenta encontrarle sentido a la suave educación religiosa de su padre, la educación secular que le ofreció en la escuela francesa y sus incipientes deseos por los placeres prohibidos del cine y las mujeres que conoce a través de él. La calle se convertirá en otro medio para su educación, pero es ese que envuelve el mundo más sórdido y canalla de la medina tangerina; pero es una medina en la que Larbi crece rodeado de música andaluza, de bares europeos donde se bebe, se canta y se baila, restaurantes, los cafetines del zoco, el cine Vox… Los recuerdos de Smihi, los de su infancia, volcados en su protagonista. Y lo que muestra la cinta es el contacto del protagonista-realizador con la realidad de Tánger, su multiculturalidad, su riqueza humana, su modernidad y su evolución.

Escribe Randa Jebrouni que en esta cinta Smihi “…da cuenta del impacto de la colonización en la vida de los marroquíes en general y de los tangerinos en particular y de la importancia de ese pasado aun en los tiempos actuales; su validez estriba en desmantelar la cuestión de la identidad nacional y cultural marroquí que se ve fragmentada ante un cosmopolitismo impuesto por la situación política de los años cincuenta y un ejercicio de la memoria indispensable contra el olvido”.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es el-ayel-le-gosse-de-tanger-de-moumen-smihi.jpg

En capítulos anteriores:

TÁNGER EN EL CINE – 1ª ENTREGA años 1927 a 1951

https://sergiobarce.blog/2020/06/28/tanger-en-el-cine-1a-parte/

TÁNGER EN EL CINE – 2ª ENTREGA años 1952 a 1957

https://sergiobarce.blog/2020/07/04/tanger-en-el-cine-2a-parte/

TÁNGER EN EL CINE – 3ª ENTREGA años 1957 a 1968

https://sergiobarce.blog/2020/07/10/tanger-en-el-cine-3a-entrega/

TÁNGER EN EL CINE – 4ª ENTREGA años 1969 a 1988

https://sergiobarce.blog/2020/07/13/tanger-en-el-cine-4a-entrega/

TÁNGER EN EL CINE – 5ª ENTREGA años 1989 a 2001

https://sergiobarce.blog/2020/07/22/tanger-en-el-cine-5a-entrega/

TÁNGER EN EL CINE – 6ª ENTREGA años 2001 a 2002

https://sergiobarce.blog/2021/01/03/tanger-en-el-cine-6a-entrega/

Continuará – To be continued…

 

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

HABRÁ QUE SEGUIR

Hoy, mi amiga María Bacall, ha escrito lo siguiente en facebook, acompañando sus palabras con esta fotografía de mi libro:

“Una preciosidad de libro, Sergio. Ha sido como volver a vivir en Larache, volver a recorrer todos sus rincones, con esas descripciones y esos personajes, el Café Central, el Balcón Atlántico… sueño con volver. Gracias por haberme traído un poquito de Larache a este encierro en Badajoz. Deseando volver. 

Nunca dejes de escribir. 

MARÍA BACALL”

No podía responderle más que una cosa: “seguiré escribiendo por ti“. Y es que no hay razón más profunda para continuar narrando que hacer feliz a quienes nos leen.

 

Etiquetado , , , , , , ,

“TÁNGER Y MELILLA CONFRONTADAS: OTROS SESGOS SIMBÓLICOS Y LITERARIOS”, UN LIBRO DE JOSÉ MARÍA LIZUNDIA

Tánger y Melilla confrontadas: otros sesgos simbólicos y literarios, es un interesantísimo libro de José María Lizundia que acaba de publicar Alhulia, en su colección Ensayos Saharianos, en el que aborda diferentes asuntos, pero sobre todo el de Tánger como mito literario.

“Es tal la adscripción a la literatura de géneros, que se ha convertido la Ciudad del Estrecho en otro género en sí misma, que está generando esa literatura, refundiendo a los demás”.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es tanger-y-melilla-confrontadas-portada.jpg

Tiene razón cuando funde a Tánger con el género de aventuras, con la novela negra, con el entretenimiento. Es tal el caudal de obras de género publicadas en los últimos años con Tánger como decorado que, a veces, creo que rozamos la sobreexplotación y que puede generar, al final, cierto hastío. Espero equivocarme.

El recorrido que hace Lizundia no es contemplativo y mucho menos condescendiente. Al contrario, su ensayo es muy crítico y acerado, y en muchos aspectos hay que darle la razón (por ejemplo, de entre los asuntos que roza, destacaría su acierto al hablar de los judíos, Marruecos y Palestina, con una postura valiente, sin duda, y nada errada; o su visión de Paul Bowles y la relación que mantuvo con los escritores marroquíes, algo de lo que habría que ahondar para dejar algunas cosas claras).

Pero es su acercamiento al mito de Tánger como elemento literario lo realmente enjundioso. Hay un párrafo excitante:

“Quitando a William Burroughs y obviamente a Bowles, nadie escribió nada allí o nada relevante. Mick Jagger dejó una frase pero no una canción, otros dejaron alguna cita. Está muy bien que se peregrine por los hoteles y bares de Tánger, pero no hay escritorio donde se escribió tal libro, estantes con libros del autor, estilográficas, habitación medio sellada. A Tánger le falta cultura material y le sobra inmaterial, a los efectos literarios y culturales españoles de los que hablamos.”

No se puede tirar por tierra un espectro con menos palabras. Sin embargo, siendo todo eso cierto, la imaginería ha hecho de Tánger un lugar bien abonado para crear. Yo lo he utilizado en cuanto he ambientado algunas de mis novelas en el Tánger de los años cuarenta y cincuenta. Por mi edad, solo puedo fantasear y crear una ciudad que solo existe en mi cabeza, pero con los pies en el suelo, sabedor de cómo es el mundo que describo. Probablemente a Tánger le falte cultural material, cierto, como también es verdad que le sobra la inmaterial, pero ésta ha dado obras realmente buenas (y también algunas infumables y, aunque con Tánger de telón de fondo, ajenas por completo a lo que ha sido o es la ciudad).

Pero yo soy un nostálgico de Larache y quizá por eso me hice nostálgico de Tánger, porque las dos ciudades tenían demasiados puntos en común como para despreciarlos y no aprovecharlos en mi beneficio, armamento pesado para mis obras. Abomino y rechazo sin embargo el ser un melancólico de los que describe José María Lizundia, aunque tengo pavor al pensar que con mis novelas tangerinas haya podido dar la impresión de pertenecer a esta categoría.

“…La ciudad es como una vieja locomotora de vapor que hubiera que alimentarla de libros para que pudiera seguir su marcha. Toda la literatura escrita después de la independencia de Marruecos, desde o sobre Tánger, parte de esa creencia; Tánger no desapareció, y aún perdura, como puede, para muchos. He de incluirme, aunque sea, seguro, el que menos motivos tiene para hacerlo, porque en otro caso no estaría en este cometido. Se han incorporado los ajenos, incluso con mayor puja, como yo mismo con prurito de aguafiestas, simplemente porque no vislumbré ninguna otra vacante. Por eso esa literatura nueva que recupera aquel mundo de la leyenda, y la película <Casablanca> hace de musa, al ir, descubren que el Tánger de la nostalgia, el paraíso, dejó de existir. Pero lo interesante y significativo no es la constatación, sino que hayan tenido que ir allí para certificarlo. Entonces, para perpetuar esa añoranza, ese estado de duermevela dulce y ondulado que pasa sugerentes imágenes, lo que hacen es escribir un libro sobre el Tánger extinguido y resucitado. Más que resucitado, en el fondo ha sido imaginado.”

Como decía antes, al leer este trabajo de Lizundia, temo ser catalogado de melancólico. Sí es cierto que hay novelas escritas por autores que han visitado Tánger (solo Tánger de todo Marruecos) durante dos o tres días, a veces solo un día, han leído algunos libros, les han invitado a una buena cena marroquí, y por arte de birlibirloque ya son especialistas en Tánger y en Marruecos. Yo, que viví mis primeros trece años en Larache (donde se asentó mi familia antes de la existencia del Protectorado), y que voy y vengo de Marruecos con asiduidad, sigo siendo un lego. La cultura marroquí es compleja, el país es complejo, Tánger en concreto es muy complejo, y sigo aprendiendo. Y sí, acierta José María Lizundia al decir que lo que hacen es escribir sobre un Tánger imaginado. Pero yo exijo que al menos haya algo de verdad en lo que se narre, y no me refiero a la verdad histórica. Sin embargo, juega en nuestra contra el hecho de que novelar te permite crear la ciudad que te dé la gana.

Este libro puede molestar a algún tangerino de los muy recalcitrantes, pero no viene nada mal zarandear un poco la mesa y que el castillo de naipes se tambalee para que abramos un poco más los ojos, tal y como hace José María Lizundia.

Sergio Barce, marzo 2021

Etiquetado , , , ,

“UNA PUERTA PINTADA DE AZUL”, DE SERGIO BARCE, SEGÚN EL ESCRITOR DAVID ROCHA

A veces, te topas con algún comentario sobre tus libros y te dices: bueno, quizá no lo haya escrito tan mal. Y sabes que has de continuar narrando. Eso me ocurrió ayer cuando me llegó a través de Instagram la reacción de alguien que acababa de leer mi último libro Una puerta pintada de azul, alguien al que aún no conozco, pero que no tardaré en conocer: David Rocha, escritor, autor de la novela La sombra de Teresa. Sus comentarios me dibujaron una gran sonrisa. Y le doy las gracias por ello. Feliz, además, por haberle hecho pasar un buen rato con mis historias. 

Sergio Barce, 28 de febrero 2021

Etiquetado , , , , ,