Archivo de la etiqueta: Achraf Etaaqafy

LARACHE – FOTOS PARA ENMARCAR

Como se acaba de inaugurar el arreglo de la plaza de España o de la Liberación, de Larache, aprovecho no sólo para mostrar cómo ha quedado esta nueva reforma, que intenta recuperar el antiguo y original estilo que nunca debió desaparecer, para dar un paseo por la ciudad con las mejores imágenes de Radio Larache, y de los amigos Akram Serifi Bouhsina, Aziz Bouhdoud, Achraf Etaaqafy, Mohamed Rada Elhaouate, Mahfoudi Abdelkhalak y Abdellah Charafi. Que disfrutéis de tanta belleza.

***

20451939_1428760150541302_947765403194781907_o

***

plaza 1

***

plaza de radio larache 1

***

plaza 2

***

19437479_1397431920340792_3094294013250965332_n

***

25450_388000890565_7828519_n

***

19955927_1411494675601183_4368294713260885375_o

***

414422_10151120854960566_1530896970_o

***

19732123_1401616153255702_6970237560072327739_n

***

414899_10150824811935566_772591467_o

***

20106794_1412546045496046_8716980180308948193_n

***

979957_10151400755165566_1892391418_o

***

13879438_10209568350422211_9007532917804143447_n

***

15941406_10210916595927506_4343721003448704144_n

***

20229896_1421916424559008_7249769715997878642_o

***

16113888_10210989836678479_8316204079107487033_n

***

20232366_1420335848050399_2335139321900550128_o

***

18486384_10212148486564002_380924829813712159_n

***

20375724_10212888222336934_8938030539033379501_n

***

18670971_10212232566105938_8878535857152766976_n

***

20476310_1429981030419214_8786215767777111064_n

***

18835997_10212301153060569_5198710438011713012_n

***

18951031_10212340236517631_5506629393146590126_n

***

19054928_10212384177296123_4198147939089709437_o

***

19693765_1406446269439357_2098646352545598120_o

***

20258001_1422198801197437_7397715666096169412_n

***

20228406_1421745724576078_9030606033052032366_n

***

Etiquetado , , , , , , , ,

ASI FUE LA PRESENTACIÓN DE “PASEANDO POR EL ZOCO CHICO. LARACHENSEMENTE” EN ÁMBITO CULTURAL DE MÁLAGA

 12279076_10207816375385958_4142163764294800822_n

De nuevo, paseamos larachensemente… Esta vez, en Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Málaga, con la ayuda inestimable y siempre tan accesible de su directora Isabel Ramírez, y la asistencia técnica de Yolanda en la sala.

La nueva reedición que ha lanzado Ediciones del Genal de mi libro de relatos Paseando por el Zoco Chico. Larachensemente, con la incorporación al libro de una imagen interior, obra del fotógrafo Achraf Etaaqafy, y de la traducción al árabe por Rajae Boumediane y Messari Hamza y al francés por Nabila Boumediane y Fidele P. Dikam del relato Larache, sin Sibari, nos sirvió para hacer un recorrido sentimental y nostálgico por las calles Larache. 

1503509_10205780709020270_6032191809410117985_n

El poeta Víctor Pérez, que me echó una mano para que unos libros de Alessandro Baricco llegaran de regalo inesperado a sus destinatarios durante el acto, ha resumido perfectamente lo acaecido en un comentario en su muro de Facebook. Cuenta Víctor: “Ayer se presentó en el ámbito cultural del Corte Inglés la reedición del libro de relatos “Paseando por el zoco chico larachensemente”, un conmovedor y lírico paseo por Larache a través de una treintena de relatos escritos por Sergio Barce entre los años 2000 y 2013. Fue un acto emotivo y de enorme calidad. La presentación de José Luis Pérez Fuillerat, las lecturas de su cuaderno “La otra banda” por parte de Paco Selva, las canciones sefardíes de Sara Sae, el desglose histórico y poético de Larache por Mónica López contenido en su obra “Los colores de la memoria” con preciosas imágenes proyectadas de Larache, muchas de ellas del magnífico pintor Mariano Bertuchi y la lectura del relato de amor y ausencia sobre el amigo entrañable de Sergio, Mohamed Sibari, realizado magistral y hondamente, larachensemente, o sea, pausada y profundamente, por parte del poeta Pedro Enríquez, pusieron colofón al acto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La intervención de Jesús Otaola, editor de ediciones del Genal, nos avisó de la selección de la novela “La Emperatriz de Tánger” como una de las cinco seleccionadas en la final del Premio de la Crítica de Andalucía de este año.
Sin desdeñar a los otros cuatro, grandes escritores todos, yo que he leído la emperatriz, solo digo, que su factura impecable, sus misterios y situaciones, me hicieron no poder abandonar su lectura en ningún momento, miento, en una noche hube de hacerlo porque me asusté, porque Sergio tiene la habilidad de escribir y que leamos con los ojos de la mente, como se debe hacer según Stevenson. Es en esa forma de escribir que él tiene la que hace que vivas los momentos como si pasaran ante ti, y algunos momentos de la novela son realmente estremecedores, por todo ello, la emperatriz la hacen para mi, favorita.”

20160129_201348

Añadiré algunas notas más a lo dicho por Víctor: Paco Selva, que nos conmovió con la lectura de sus poemas dedicados a Larache, con esa emoción que lo desbordaba en algunos instantes, poco antes de comenzar, me hizo un regalo que me dejó sin habla. Me entregó un ejemplar, publicado en Tetuán por la Editorial Cremades en 1962, de Miscelánea, el libro que escribiera el poeta larachense Dris Diuri. En su interior me encontré una dedicatoria de puño y letra de Diuri al padre de Paco Selva, y bajo ella, la que me escribía Paco a mí. Me pareció excesivo que se desprendiera de un libro que estaba dedicado por el autor a su padre, pero Paco Selva me dijo que prefería que lo tuviera yo. Ya digo, me pareció un regalo impagable.

20160129_201330

A partir de ahí, como bien cuenta Víctor, todo fue encadenándose de una manera perfecta, y la exposición del profesor y poeta José Luis Pérez-Fuillerat, llena de hallazgos y de momentos divertidos, dio paso a la voz emocionada de Paco Selva y sus versos, y éste a la voz melodiosa e inolvidable de Sara Sae, rasgando el aire con las letras de la poesía sefardita, cantada con una pasión electrizante. Luego, Mónica López comenzó a leer un texto en el que, fragmentos de los cuentos de mi libro Paseando por el Zoco Chico. Larachensemente, le servían de hilo conductor para llevarnos por las callejuelas de la Medina de Larache; y escuchar así mis relatos leídos por ella, con las imágenes que se proyectaban a la vez, siguiendo el itinerario que Mónica trazaba, nos hizo creer por un instante que habíamos regresado al Balcón del Atlántico…  

Anécdota: durante la mañana, el trabajo en mi despacho había sido altamente estresante. Al acabar la jornada, Mónica me enviaba un mensaje pidiendo auxilio porque las imágenes que había montado para ser proyectadas en la presentación de la tarde eran incompatibles con el programa existente en la sala… El power point que ella usa es demasiado moderno o sofisticado… Nos cruzamos varios mensajes, en los que ella me daba cuenta de que las gestiones que realizaba resultaban infructuosas y era probable que no pudiésemos proyectar las fotos de las calles de Larache… A la vez, me llegaba un correo de Pedro Enríquez: él y Sara Sae tienen fiebre y no saben si podrán acudir… Pareciera que Okyanus no quisiera que llegara el evento a buen puerto… Berry, al comprobar mi estado de zozobra y nerviosismo, me envió un mensaje: no te preocupes, piensa que es como cuando haces algo en Larache… al final, todo se arregla en el último minuto. Me eché a reír. Tenía razón. Parecía que estábamos en Larache…

20160129_200857

Camino de Ambito Cultural, Mónica me anunciaba que a grandes problemas, grandes soluciones… Se llevaba la torre de su ordenador a la sala y que fuera lo que Dios quisiera… Pedro Enríquez y Sara Sae, con fiebre, llegaron e intervinieron, pese a todo… Un esfuerzo que merece su recompensa. Y sí, larachensemente, todo se arregló en el último segundo.

12647192_1044065772310539_632873515346235894_n

Cuando Pedro Enríquez, uno de los poetas más reconocidos de Granada, comenzó la lectura de mi relato Larache, sin Sibari, su voz, pese a la fiebre, se transformó en la voz del poeta que es, y nos dejó a todos mudos, hechizados, e hizo de mi relato algo decente y mágico. Cuando él acabó, apenas me salía mi agradecimiento del cuerpo. Era como si toda la emoción por lo que habíamos escuchado, leído y visto hasta ese momento, me sobrepasara. El recuerdo de Sibari y de todos los que han ido desapareciendo de nuestras vidas, de todos los que añoramos, se habían dado cita en ese instante, y nada podía hacerse, salvo permanecer callados. Entonces resurgió la voz de Sara Sae y, su canción de cierre, nos dejó flotando en el aire, como suspendidos en la añoranza, como si nos dejásemos llevar por el tiempo, larachensemente, sentados en la terraza del Central.

Después de todo eso, llegó el momento de la firma de libros y allí confluyeron ejemplares de Paseando por el Zoco Chico. Larachensemente y de La emperatriz de Tánger. Todo seguía teniendo sabor a hierbabuena.

Sergio Barce, enero 2016

11205578_1044065848977198_4817559987118021187_n

****

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

****

Sergio Barce, Víctor Pérez y Jesús Otaola

Sergio Barce, Víctor Pérez y Jesús Otaola

****

SARA SAE

SARA SAE

****

PEDRO ENRÍQUEZ, MÓNICA LÓPEZ, JOSÉ LUIS PÉREZ-FUILLERAT Y SARA SAE

PEDRO ENRÍQUEZ, MÓNICA LÓPEZ, JOSÉ LUIS PÉREZ-FUILLERAT, SERGIO BARCE Y SARA SAE

****

continúa la galería fotográfica…  Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

PASEANDO LARACHENSEMENTE

“…A Jacobi siempre le había gustado pararse para saludarlo porque admiraba sus ademanes elegantes y porque, para él, era un honor que los demás lo viesen hablar con el señor Beniflah. En realidad, pese a las reglas de cortesía, Jacobi sabía que era el mejor amigo de su padre y el hombre más espléndido que había conocido. Tenía guardados, como un tesoro, los días del Pessah, cuando cada año acudían invitados, junto a Mustapha Laabi y a Manuel Gallardo, a la casa del señor Beniflah. Era capaz aún de escuchar su voz modulada desde las escaleras.

   -Y ahora, todos los que quieran pasar, que entren. Todos los que deseen comer, que pasen.

   Era el momento, la señal esperada que indicaba que tanto su padre como Mustapha Laabi y Manuel Gallardo podían subir a la casa. Jacobi solía ir pegado a la pernera del pantalón de su padre, empujado por la curiosidad, profundamente emocionado. Y de esta forma tan ceremonial, entraban a la casa del señor Beniflah, donde la familia los recibía con los brazos abiertos y una bandeja de matzas.

   -Cerrad la puerta, ya entraron.

   Con estas palabras, el señor Beniflah les daba tanto la bienvenida como sellaba de manera solemne el ritual de esa celebración que congregaba cada año a la familia, al mejor amigo del señor Beniflah, y a un cristiano y a un musulmán para sentarse juntos alrededor de la misma mesa y recordar la liberación del pueblo de Israel…”

Éste es un fragmento del relato titulado Al otro lado del estrecho, que forma parte de mi libro Paseando por el Zoco Chico. Larachensemente (Ed. del Genal – Málaga, 2015) que podéis encontrar en cualquier librería del país, sólo con pedirlo vuestro librero lo recibirá en un par de días.

(5)

Y el siguiente fragmento pertenece al relato, incluido también en este libro, Mina, la negra. 

“…La hierbabuena, el cilantro y la pimienta la compramos a la misma vieja a la que Mina solía acudir cuando necesitaba estos condimentos. La mujer apoyaba la espalda a la pared y, en cuclillas, protegida por el jaique y por un sombrero de paja con borlas azules, sobre una estera raída, ofrecía su parca mercancía. Pese a lo exiguo, Mina no encontraba otra hierbabuena de esa calidad y esa frescura. Le pagó y me dio la talega con las compras.

   –Saha! –dijo la anciana tras besar las monedas, que escondió entre los pliegues de su chilaba.

   El olor del cuero, el olor del tinte, el olor de la fruta y el olor del salitre. Había en el Zoco Chico una mixtura de voces que se enredaban con tales aromas, diferentes en su origen y en su intensidad. El olor de los mulos, el olor de los borriquillos, el olor de los camellos y el olor de sus excrementos aplastados contra el suelo. Todo era como un mosaico de pestilencias dulcificadas, amortiguadas, camufladas bajo otras fragancias más agradables. El olor del pachuli, el olor del sándalo, el olor del agua de rosas y el olor del agua de azahar. De pronto, una suave caricia de frescura, un soplido gélido que te hacía aspirar todo el aire que podías, hasta hinchar los pulmones. El olor del sudor, el olor de las especias, el olor de los perfumes y el olor de los dulces de dátiles y de almendras. Te alimentabas de puro olfateo, te mareabas y te reanimabas en una fracción de segundo con la reacción instintiva de los sentidos ante el jolgorio de tales encontronazos. Y luego, bajo la alcaicería milenaria, el olor del té resbalando por los objetos de cobre, de cristal, de oro y de plata, el olor de las joyas envejecidas, el olor de las pulseras, el olor de las ajorcas y el olor del índigo. Asombrados, mis escuálidos ocho años lo absorbían todo. Nunca más vería algo semejante. En ningún otro país habría de encontrar esa mescolanza, ese tiovivo incesante en el que los colores se engarzaban a los olores como humo embriagador. Todos los sentidos estaban atentos, hambrientos y vivos.”

LARACHE - foto de Achraf Etaaqafy - imagen incluida en esta nueva edición del libro Paseando por el Zoco Chico. Larachensemente

LARACHE – foto de Achraf Etaaqafy – imagen incluida en esta nueva edición del libro Paseando por el Zoco Chico. Larachensemente

Etiquetado , , , , , , ,

SALE A LA VENTA LA NUEVA EDICIÓN DE “PASEANDO POR EL ZOCO CHICO. LARACHENSEMENTE. UN LIBRO DE RELATOS DE SERGIO BARCE”

Ya se ha puesto a la venta la segunda edición de mi libro de relatos Paseando por el Zoco Chico.Larachensemente.

Dado que este libro, lanzado por Ediciciones Jam/Generación Bibliocafé (Valencia, 2014), tuvo una muy buena acogida y excelentes críticas, ahora Ediciones del Genal (Málaga, 2015) ha decidido reeditarlo.

En esta segunda edición, se han incorporado unas pequeñas pero hermosas novedades: una fotografía interior en blanco y negro de Larache, obra del fotógrafo larachense Achraf Etaaqafy, y, cerrando el volumen, la traducción al árabe y al francés del relato que cierra este libro, Larache, sin Sibari. Las traducciones han estado coordinadas por Rajae Boumediane el Metni, traductora habitual para Cabaret Voltaire de las novelas de Mohamed Chukri, que ha contado con la colaboración del profesor Messari Hamza para la traducción al árabe, y de Nabila Boumediane y Fidele Podga Dikam para la traducción al francés.

Para esta edición, revisada por Nuria Ogalla, se ha respetado escrupulosamente la maqueta y el diseño originales de Mauro Guillén así como la maravillosa fotografía de la portada, obra de la fotógrafa larachense Gabriela Grech.

Sin duda, una nueva edición de lujo que ahora tenéis la oportunidad de conseguir fácilmente a través de vuestra librería habitual.

El poeta José Sarria ha escrito acerca de Paseando por el Zoco Chico. Larachensemente: <Un libro que sintetiza, a la perfección, el verso del poeta granadino Fernando Valverde: “Podéis mirar el mundo –o mi mundo- a través de mi llanto”. Sergio ha cerrado el círculo, el lugar en el que se concita el dolor humano de los expulsados, desde la recreación de la narrativa del recuerdo y del naufragio por lo que contemplan sus ojos, optando por construir, desde un acendrado intimismo, un texto épico, heroico y solidario en el que todos los recuerdos, la experiencia vivida y el acontecer del pasado se engarzan como un magma lírico para constituir al relato, desde la memoria universalizada, no como fragmento de la vida del autor, antes bien como realidad transfigurada>.

PASEANDO POR EL ZOCO CHICO - cubierta

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,

“LARACHE. UNA FOTO DE ACHRAF”, POR SERGIO BARCE

Es una foto de Larache en blanco y negro hecha por un amigo y paisano, por un fotógrafo admirable: Achraf Etaaqafy.

LARACHE - foto de Achraf Etaaqafy

LARACHE – foto de Achraf Etaaqafy

Llevo días con ella en la pantalla de mi ordenador. Me fascina.
Veo el acantilado, parte del Balcón del Atlántico, la parte más deteriorada, la más ruinosa. Veo la silueta del Castillo al-Nasr, también conocido como Castillo de San Antonio y Castillo Laqbíbat o Castillo de las Cupulitas… Ahora es una ruina. Fue hospital y sin embargo se desangra solo y sin asistencia. En esta foto de Achraf se me aparece como algo tenebroso, una representación shakesperiana, y me hace pensar en la soledad, me hace oler su aroma antiguo, me hace oír su quejido, su lamento de guerrero traicionado y abandonado a los chacales.
Veo a la izquierda parte de la Medina. Escucho los ecos de los niños corriendo por las callejuelas, la voz del almuédano planeando monótonamente, la sirena de la almadraba.
Veo las nubes cernirse sobre el paisaje como un aura de melancolía.
Todo me conmueve. Es como si me acercara en una barca y las olas que rompen en el acantilado me advirtieran de algo terrible. Todo me inquieta. Es una imagen tan sugerente como tenebrosa, de una belleza espectral y huidiza. Es una foto tan hermosa que duele mirarla.
Veo Larache y veo el miedo en mis manos tecleando estas palabras. Temo perder algo que no sé describir, tal vez temo no ver el Larache que sigue en mi corazón. Achraf ha capturado con su cámara ese dolor que no merma porque el peso del recuerdo presiona la herida que llevamos abierta. Y me remuevo en mi asiento escrutando los detalles de la fotografía. Me embarga la angustia de sentirme tan cerca de esa bajada del Balcón y estar tan lejos, incluso mis ojos se humedecen inesperadamente al ver por un segundo la silueta de mi madre bajar por allí a paso lento, camino del puerto. Otra sombra que se aleja y que no puedo retener, ni siquiera puedo llamarla porque no me escucharía. Y aunque sé que estaría por allí, no contaba con verla. Eso me ha desconcertado.
Estudio de nuevo el desolador esplendor de mi pueblo, con el abatimiento de este terror insospechado a que Larache desaparezca entre el presagio de los tonos grises de Achraf, a que desaparezca como desaparecieron las risas brillantes e inolvidables de mi madre, a que desaparezca como ha desaparecido la ilusión en la mirada de mi padre, a que todo desaparezca para siempre.

Sergio Barce, febrero 2014

Etiquetado , ,