Archivo de la etiqueta: John Frankenheimer

TÁNGER EN EL CINE – 4ª ENTREGA

Tánger, como escenario o lugar de rodaje de películas de distintas nacionalidades, ha sido siempre recurrente desde principios del siglo pasado. En las anteriores entregas, nos habíamos detenido en 1968. Hoy continuamos este peregrinaje…

ANTES AMAR, DESPUÉS MATAR

Al año siguiente, se estrenó otra curiosa e interesante película americana: Antes amar, después matar (Hard contract, 1969) de S. Lee Pogostin.

Historia de un asesino a sueldo, al que da vida el excelente James Coburn, que, al conocer a una mujer, se replantea su vida. El reparto es magnífico: junto a James Coburn, Lee Remick, Lili Palmer, Burgess Meredith, Patrick Magee, Sterling Hayden, Claude Dauphin, Karen Black y Jesús Tordesillas.

Se rodó en Torremolinos, Bélgica y Tánger. Y en su cartel promocional podemos leer que era “An unmoral picture“…

UNA MALETA PARA UN CADÁVER

De 1970, es la coproducción hispano-italiana Una maleta para un cadáver (Il tuo dolce corpo da uccidere), de Alfonso Brescia.

Thriller que narra la truculenta historia de un hombre que, al descubrir que su mujer le es infiel, la asesina obligando al amante a convertirse en su cómplice, y tras descuartizarla, introducen los restos del cuerpo en dos maletas…

La cinta está protagonizada por George Ardisson, Françoise Prévost, Orchidea de Santis, Eduardo Fajardo y Félix Dafauce. Se rodó entre Roma, Madrid y Tánger.

EL CHERGUI

En 1975, el realizar tangerino Moumen Smihi, dirige El Chergui (Chaqiaw al-çoumt al-’anif` / Le silence violent), producción netamente marroquí.

EL CHERGUI escena

Escena de EL CHERGUI

La cinta se ambienta en los años 50, cuando Tánger aún era internacional y se acercaba la independencia de Marruecos. Su tema es la situación de la mujer marroquí en esos años, la etapa de infancia, las relaciones paternofiliales, la austeridad de la educación, la resistencia clandestina de las mujeres… Aicha, para evitar que su esposo tome una segunda esposa más joven, usa artimañas mágicas. Y como señal de rebelión, se quitará el velo…

Está protagonizada por los actores marroquíes Aicha Chairi, Leila Shenna, Abdelkader Moutaa y Chawki Sail.

DOMINGO NEGRO

Ese año se estrena un thriller titulado Domingo negro (Black Sunday), del gran realizador americano John Frankenheimer. Basado en la novela de Thomas Harris y con guion, entre otros, de Ernest Lehman.

Pese a que contaba con una trama sobre terrorismo internacional, basarse en un best-seller, tener un gran reparto y música de John Williams, no tuvo una buena acogida. Los actores son Bruce Dern, Robert Shaw, Marthe Keller, Fritz Weaver, Bekim Fehmiu, Michael V. Gazzo, William Daniels y Walter Gotell.

Salvo algunas escenas filmadas en Tánger, la mayor parte del rodaje se desarrolló en USA.

Tänzerinnen für Tanger 2

***

Tänzerinnen für Tanger 1

También de 1977 es Tänzerinnen für Tanger, una producción alemana del realizador francés Jack Guy. En Italia se tituló Porno tratta per Tangeri.

Es una película de baja calidad influida por un tipo de cine que hacía furor en los años setenta: espionaje, asesinato y sexo. Film que abordaba el tema de la trata de blancas, lo que facilitaba el rodaje de una película erótica y semiporno bajo la excusa de un thriller. Producción de muy baja calidad.

Estaba protagonizada por Gina Janssen, actriz de cine erótico, Esther Studer, Jacques Stany y Erik Falk.

Se rodó entre Canadá, Suiza, Holanda y Tánger.

Tuntematon ystävä

En 1978 se rodó también en Tánger una producción finlandesa, que de todo hay como podemos comprobar. Se titula Tuntematon ystävä, y está dirigida por Lars G. Thelestam.

Una película de intriga sobre una pareja que se dedica a estafar a incautos engañándolos para hacerse con sus pólizas de vida…

La interpretan los actores Kate O´Mara, Bruno O´Ya, Âke Lindman y Anne Marie Pohtamo.

Y se rodó tanto en Helsinki como en Tánger.

Une brèche dans le mur

Escena de Une brèche dans le mur

Ese mismo año de 1978 vio el estreno de Une brèche dans le mur (A breach in the wall), de Jillali Ferhati.

Una nueva película de un realizar marroquí. Jillali Ferhati, director, productor y actor, nació en 1948. Vinculado al teatro parisino, ha dirigido varios films en Marruecos, entre ellos éste que menciono que fue seleccionado para el Festival de Cannes.

JILLALI FERHATI

JILLALI FERHATI

Su argumento es el de un sordomudo que es el personaje-testigo de la vida de los marginados en Tánger…

La película está protagonizada por el propio Jillali Ferhati junto a Bachir Skirej.

En las siguientes entregas nos toparemos con nuevas películas de Ferhati, el director marroquí que más cintas ha rodado en Tánger. Y también lo hallaremos en alguna otra producción en su faceta de actor. 

HABIBI, AMOR MÍO

La coproducción italo-española Habibi, amor mío, de 1981, está dirigida por Luis Gómez Valdivieso.

Está protagonizada por Stefano Patrizi, Simón Andreu, Franco Fabrizi, Massimo Ranieri, Miguel Ayones, Florinda Bolkan, Queta Claver, Roberto Camardiel, Miguel Rellán, Leonora Fani y Stefania Casini.

La música es del gran Luis Bakalov.

Su trama es la siguiente: El gran sueño de Esteban Marcos es el de triunfar como cantante. Al llegar a la capital desconoce que, en ocasiones, para poder alcanzar un sueño, hay que pagar un precio. Muy adecuadamente, el lugar donde se efectúa la transacción no es otro más que la cama, y Esteban debe acceder a los requerimientos del representante Luis Salas. El aspirante a cantante inicia así una carrera que lo llevará al éxito efectuando pocas, pero dolorosas paradas: Andrea, la madre de su único hijo; Inés, una inocente amiga de Andrea; Pablo, hermano de Inés y auténtico amor de su vida; y, al fin, el alcohol y las drogas. (La sinopsis es la que ofrece la propia productora)

Se trata de una película maldita, ya que, pese a su gran reparto, y al excelente equipo técnico, no tuvo buena distribución, aunque cuenta con buenas críticas.

Se rodó en Madrid, Roma y Tánger.

VIDA PERRA

La primera adaptación al cine de la novela tangerina más emblemática, La vida perra de Juanita Narboni, de Ángel Vázquez, la llevó a la gran pantalla Javier Aguirre con Vida perra, de 1981, y que protagoniza Esperanza Roy quizá en su mejor papel.

Como la novela, un largo monólogo de la protagonista que repasa su vida, solterona, decadente y sola, como la ciudad que representa: Tánger.

Escribió Gabriel y Galán para El País: “…Quizá lo más impresionante de esta película sea la interpretación de Esperanza Roy. No es cuestión de hablar aquí de métodos interpretativos. Más vale resaltar que lo que Esperanza interpreta no es un personaje, sino un dédalo de personajes en un extraño festín, en el que hay dudas sobre la existencia de unos y de otros. Es más, la actriz no encarna unas acciones externas: desarrolla, en un insólito espectáculo, unas vivencias internas sin más utensilio que la palabra. Sólo la palabra para permanecer en pie y únicamente la palabra para que todo vaya desmoronándose en una atmósfera inactiva.

Hay que decir, en rigor, que el protagonista de esta película es la palabra (no el texto), independiza da de la novela original. La palabra se hace autónoma, cobra entidad propia y condiciona la tecnología de la interpretación y de la dirección. ¿Cómo decir que esta es una palabra cinematográfica? No estamos ante un ejercicio literario ni en presencia de un bello resucitado. La palabra de Vida perra es genéricamente cinematográfica, así está encarnada; imagen y palabra son la misma cosa.

La base de la interpretación de Esperanza Roy reside en que no trata de sentir un texto al estilo convencional. Aquí parece en cada momento estar siendo la autora de cada palabra, la generadora de frases, ritmos, espacios.

Es esta una interpretación de rostro. Prácticamente se nos instala desde el comienzo en el rostro de Esperanza Roy, incluso cuando la vemos de cuerpo entero. Pero todos los encuadres conducen a su rostro como si éste fuera el espacio propio de la película. Así, el festival de ambigüedad que es este filme queda maravillosamente reflejado en el semblante múltiple de la actriz. No hay aspavientos, dislocaciones del dramatismo; todo es sereno, modesto, cada rictus, cada visaje; las violencias van en profundidad, los diferentes rostros se suceden a sí mismos casi sin que nos demos cuenta.

Por otro lado está el tiempo, para que su sutil juego de espejos ponga las cosas más difíciles. Si hasta ahora he concluido que Juanita Narboni vive rodeada de habitantes en una casa deshabitada, y que está en cuarentena su propia identidad, desde el punto de vista temporal, la relación pasado/presenté adquiere tales contrastes que a veces parecen destruirse mutuamente. La palabra no ayuda a clarificar. La. utilización de un presente engañoso secuestra las posibilidades de pasado y futuro….”

TANGIER

Tangier (1982) del realizador británico Michael E. Briant, entre cuyos trabajos se cuentan treinta episodios de la mítica serie Dr.Who

Film de espionaje sobre los avatares de un exagente de la CIA al que obligan a hacerse pasar por un contrabandista conocido en los bajos fondos. Se rodó en Londres, Gibraltar y Tánger.

Cuenta en su reparto con Ronny Cox, Billie Whitelaw, Jack Watson y Ronald Fraser.

HÉCATE

También de 1982 es Hécate, otra producción francés dirigida por el suizo Daniel Schmid, y basada en la novela de Paul Morand.

Argumento: Marruecos en la década de 1930. Ambientada en Marruecos, la película explora la pasión de un hombre por una mujer enigmática, que parece alejarse cada vez más de él a pesar de consentir sus avances físicos. Cuando Julien Rochelle conoce a Clotilde en un evento social, ella está esperando que su marido, un oficial francés, regrese de una misión en Siberia. El vínculo que nace entre ellos no será al principio más que una manera de pasar el tiempo, un antídoto contra el aburrimiento, pero pronto se convertirá en un romance apasionado que convierte a Julien en una criatura dependiente y enferma y, finalmente, lo lleva al borde de la locura.

Rodada en Tánger y Suiza. La cinta está interpretada por Lauren Hutton, Bernard Giraudeau, Jean Bouise, Jean-Pierre Kalfon y Mustapha Tsouli.

DERNIER ÉTÉ À TANGER

De 1987 es Dernier été à Tanger, de Alexandre Arcady

Un drama interpretado por Valeria Golino, Roger Hanin, Anna Karina, Thierry Lhermitte, Vincent Lindon, Jacques Villeret y Howard Vernon.

En el verano de 1956, con la ciudad de Tánger perteneciendo ya al reino de Marruecos, Richard Corrigan, un detective privado francés residente cerca del puerto, recibe el extraño encargo por parte de un abogado suizo para quien, a cambio de una fuerte suma, ha de entregar un sobre a una joven. Como Corrigan está cargado de deudas, acepta este trabajo. Este servicio le pondrá en contacto con Carla Morelli, una sensual italiana, que es la identidad falsa bajo la cual Claudia Marchetti se mueve por Tánger con el objetivo de vengar a su padre, asesinado por William Barrès, el capo mafioso que controla el mundo del crimen en esa ciudad.

007 ALTA TENSIÓN

En 1987 se estrena la primera película de James Bond que se rueda, en parte, en escenarios tangerinos: 007 Alta tensión (The living daylights), de John Glen, y con Timothy Dalton como el famoso agente.

Además de Tánger (las localizaciones fueron en el Hotel Ville de France, en el Museo Forbes, en el Palacio del Menddoub, etc…) este film se rodó también en escenarios marroquíes de Ouarzazate y del Atlas, y en Gibraltar, Austria, USA, Italia y Gran Bretaña.

Junto a Timothy Dalton, actuaban en el reparto Maryam D´Abo, Jeroen Krabbé, Joe Don Baker, John Rhys-Davies, Art Malik, Walter Gotell y Nadim Sawalha.

La trama, otra aventura del famoso agente británico contra agentes del KGB con armas nucleares de por medio…

SPECTRE

Doy un salto en el tiempo para seguir con James Bond, que regresó a Tánger ya con el rostro de Daniel Craig en 2015 en la película Spectre, de Sam Mendes.

A Craig lo acompañaban en esta ocasión Christoph Waltz, Léa Seydoux, Ralph Fiennes, Monica Bellucci, Jesper Christensen, Naomie Harris y Ben Whishaw.

Además de en la medina de Tánger, Spectre se rodó en otros escenarios marroquíes como Erfou y Oujda, y también en Austria, Italia, Ciudad del Vaticano, Gran Bretaña y Mexico.

Los mejor de este film, quizá, la sensual presencia de Monica Bellucci.

Sergio Barce, julio 2020

SEGUIRÁ – To be continued…

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

FOTOS DE CINE 8

Ava Gardner y Burt Lancaster. En 1946 se estrenaba Forajidos (The killers), una de las obras maestras del cine negro clásico, dirigida por Robert Siodmak y con un maravilloso guión de Anthony Veiller (tanto el guionista como el director estuvieron nominados al Oscar), basado en la historia de Ernest Hemingway. 

BL Y AG

Esta cinta supuso el debut de Burt Lancaster, y lo hizo por la puerta  grande como protagonista absoluto en un film inolvidable. Repasando  la filmografía de Lancaster, la suya es una de las más sólidas carreras de la historia del cine. Para la Gardner, supuso su consagración después de más de una decena de películas bastante insulsas. A partir de ahí, los dos refulgieron como las estrellas que fueron.

Ava y Burt coincidirían en dos ocasiones más: en la magnífica película de política-ficción Siete días de mayo (Seven days in may, 1964) de John Frankenheimer, acompañados además por Kirk Douglas, y en una ya olvidada cinta de las denominadas de “catástrofe” muy en boga en los años setenta: El puente de Casandra (The Cassandra crossing, 1976) de Pan Cosmatos, típico producto que se servía de una larga lista de estrellas del celuloide como reclamo.

Sergio Barce, abril 2020

 

Etiquetado , , , , , , , , , , ,

VERNON DOBTCHEFF, UN ACTOR SECUNDARIO

El nombre apenas dice nada: Vernon Dobtcheff. Pero en cuanto aparece su imagen, en seguida lo reconocemos, es alguien muy familiar.

VERNON DOBTCHEFF

VERNON DOBTCHEFF

Cuando veía la cinta de Paolo Sorrentino La gran belleza (La grande bellezza) me ocurrió eso: de pronto vi un rostro familiar, aunque ya avejentado. Yo lo reconocí, porque llevo ya tiempo siguiéndolo, como una especie de cazador de películas de Dobtcheff. Además, Vernon Dobtcheff nació un 14 de agosto, como yo.

¿Y qué tiene de especial este actor francés para seguir su trayectoria?

Nombraré algunos títulos en los que aparece: la ya mencionada La gran belleza (La grande belleza, 2013), Orgullo de estirpe (The horsemen, 1971), El violinista en el tejado (Fiddler on the roof, 1971), María, reina de Escocia (Mary, Queen of Scots, 1971), Los cuentos de Canterbury (I racconti di Canterbury, 1972), Chacal (The day of the jackal, 1973), Giordano Bruno (1973), Asesinato en el Oriente Express (Murder on the Orient Express, 1974), Perfume de mujer (Profumo di donna, 1974), Galileo (1975), India song (1975), Mi hombre es un salvaje (The sauvage, 1975), La noche de Varennes (La nuit de Varennes, 1982), El nombre de la rosa (The name of the rose, 1986), Splendor (1989), Indiana Jones y la última cruzada (Indiana Jones and the last crusade, 1989), Hamlet (1990), M.Butterfly (1993), Sobrevivir a Picasso (Surviving Picasso, 1996), Jude (1996), El ogro (Der unhold, 1996), Anna Karenina (1997), Antes del atardecer (Before sunset, 2004), e incluso en una de James Bond: La espía que amó (The spy who loved me, 1977).

VERNON DOBTCHEFF EN LA ESPÍA QUE ME AMÓ

VERNON DOBTCHEFF EN LA ESPÍA QUE ME AMÓ

Y lo resumiré con varios nombres propios. Vernon Dobtcheff ha trabajado con los mejores realizadores, y la lista no es ninguna tontería. Le han dirigido sus compatriotas Claude Lelouch, Marguerite Duras, Jean-Jacques Annaud, Jean-Paul Rappeneau, Alain Robbe-Grillet, Andre Cayatte, Christian-Jaque, Alexander Astruc, Pierre Salvadori, Michel Deville, los americanos Steven Spielberg, Fred Zinnemann, Sidney Lumet, John Frankenheimer, Norman Jewison, Richard Linklater, Joseph Losey, Blake Edwards, James Ivory, Franklin J. Schaffner, Herbert Ross, los británicos John Schlesinger, Tony Richardson, Michael Winterbottom, Derek Jarman, Ken Russell, Lewis Gilbert, Charles Jarrott, Alan Bridges, Brian Gibson, Bernard Rose, Basil Dearden, también Volker Schlöndorff, David Cronenberg, Amos Gitai, Jerzy Kawalerowicz, Claude Goretta, Andrei Konchalovsky o Helvio Soto, y algunos de los mejores directores italianos: Pier Paolo Pasolini, Roberto Rossellini, Ettore Scola, Franco Zeffirelli, Dino Risi, Giuliano Montaldo, Gabriele Salvatores y el ya mencionado Paolo Sorrentino, entre otros muchos más. Su filmografía sobrepasa las trescientas películas.

SEAN CONNERY Y VERNON DOBTCHEFF EN EL NOMBRE DE LA ROSA

SEAN CONNERY Y VERNON DOBTCHEFF EN EL NOMBRE DE LA ROSA

Pero, ¿por qué nos es su rostro tan sumamente familiar? Porque, además de aparecer en tantas películas, también lo ha hecho en innumerables series de televisión, en episodios aislados pero en muchas de las series de las de antes y de las de ahora, algunas de ellas, míticas, y basten estos ejemplos: El Santo (The Saint, 1962-1969), Los invencibles de Némesis (The champions, 1968-1969), Los vengadores ((The avengers, 1961-1969), Dr. Who (1969), Audacia es el juego (The name of the game, 1968-1971), Los protectores (The protectors, 1972), Miguel Strogoff (Michel Strogoff, 1975), El aventurero Simplicissimus (Des Christoffel von Grimmelshausen abenteuerlicher Simplicissimus, 1975), Holocausto (Holocaust, 1978), Ike (1979), Masada (1981), Marco Polo (1982), Escarlata y negro (The sacrlet and the  black, 1983), Wagner (1983), Suave es la noche (Tender is the night, 1985), Anno Domini (1985), Recuerdos de guerra (War and remembrance, 1988), El autoestopista (The hitchhikker, 1983-1991), La dinastía Strauss (Strauss Dynasty, 1991), Roma (2007), Los Borgia (The Borgias, 2011-2013)…

VERNON DOBTCHEFF Y DEREK JACOBI EN LOS BORGIA

VERNON DOBTCHEFF Y DEREK JACOBI EN LOS BORGIA

Actor con un físico muy peculiar, es un especialista en papeles de films históricos, como hemos podido leer, y también en películas de terror o misterio. Actúa de manera sutil, de aire inteligente, y tiene ese toque especial que hace pensar que siempre esconde algo, como si le resultara fácil conspirar o pergeñar algo inesperado.

Su amplia filmografía le ha permitido trabajar con esos grandes realizadores que hemos mencionado y en películas y series de enorme calidad, como también he reseñado; pero ser un actor secundario con una numerosa filmografía hace que también haya en su carrera films olvidables, películas de corte erótico, como alguna dirigida por Just Jaeckin, o de acción junto a Jean-Claude Van Damme… Pero así es el cine, capaz de lo mejor y de lo peor.

Vernon Dobtcheff sigue rodando. A ver dónde me lo vuelvo a encontrar.

VERNON DOBTCHEFF en The Revolution

VERNON DOBTCHEFF en The Revolution

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cuadernos de cine: THE FRENCH CONNECTION (1971) de WILLIAM FRIEDKIN

     THE FRENCH CONNECTION de William Friedkin es un clásico de 1971. Cuando la vi en el cine, con ojos en el camino de la infancia a la adolescencia, me fascinó, me impactó como hicieron HARRY, EL SUCIO (Dirty Harry, 1971), SHAFT (1971) o SÉRPICO (1972). Eran películas sin concesiones, de ritmo ágil, concisas en sus diálogos para dejar margen a que el lenguaje de las imágenes hiciesen su verdadero trabajo. Son obras directas, sin dobleces, que nos sumergen en una trama policíaca generalmente obsesiva para su protagonista, y que nos atrapa hasta su desenlace, casi siempre abrupto y sin el epílogo explicativo que se ha impuesto en el cine actual.

Gene Hackman es Popeye Doyle

     Han transcurrido cuarenta años desde su estreno, cuarenta años, ni más ni menos, y vuelvo a verla en formato DVD, y, a continuación, reviso también THE FRENCH CONNECTION II, rodada en el 75 por John Frankenheimer. La experiencia es sugerente. Por un lado compruebas que, efectivamente, el cine de acción de la época era muy dado a esos finales que te dejaban pegado a la butaca tras un disparo seco y mortal o tras un accidente espectacular que acababa con el protagonista (me viene a la cabeza PUNTO LÍMITE: CERO (Vanishing point, 1971), el film de Richard C. Sarafian que tanto defendió Cabrera Infante); por otro, que el paso del tiempo no perdona.

     Nos hemos acostumbrado a películas con presupuestos multimillonarios con escenas más y más sofisticadas (el tiroteo tras el atraco frustrado de HEAT (1995) de Michael Mann es, quizá, un buen ejemplo) y se ha abandonado la economía de medios, la filmación a modo de docu-drama de la labor frustrante y pesimista del policía (ZODIAC de David Fincher efectúa un acercamiento a esa forma de filmar). Entonces los efectos especiales no alardeaban, todo era de un realismo sucio, por así llamarlo, que, me temo, puede decepcionar a los espectadores jóvenes de hoy en día.

     Gene Hackman, que obtuvo el Oscar por su interpretación de Popeye Doyle en FRENCH CONNECTION (aunque, personalmente, es más atractivo su papel en la segunda parte), transmitió perfectamente ese estado de ánimo que se vivía en la década de los setenta: el crimen organizado dominando el mundo de las drogas, a los políticos, a la propia policía, y la lucha individual y contra corriente del agente honesto pero con un punto perverso u oscuro. Revisar esos extraordinarios filmes policíacos, hablo ahora de los americanos, es sumergirnos en la realidad de la época, una de las más gloriosas para el thriller.

Sólo añadir unos títulos más a los ya destacados anteriormente: LA NOCHE SE MUEVE (Night moves, 1974) de Arthur Penn, LA HUIDA (The gateway, 1972) de Sam Peckinpah, SUPERGOLPE EN MANHATTAN (The Anderson tapes, 1971) y la mencionada SÉRPICO (1972) ambas de Sidney Lumet, LA CONVERSACIÓN (The conversation, 1973) de Francis Ford Coppola, EL CONFIDENTE (The friendo of Eddie Coyle, 1972) de Peter Yates, SHAFT VUELVE A HARLEM (Shaft´s big store, 1972) de Gordon Parks, YAKUZA (1975) de Sydney Pollack o LA OFENSA (The offence, 1973) otra vez Lumet. En todas ellas, actuaciones memorables de Clint Eastwood, Gene Hackman, Al Pacino, Robert Mitchum, Sean Connery… y Fernando Rey. Ahí es nada.

Clint Eastwood es Harry el sucio

Richard Roundtree es Shaft

En las dos entregas de THE FRENCH CONNECTION, Gene “Popeye” Hackman trata de dar caza, casi enfermizamente, al jefe de un grupo de traficantes, Alain Charnier, personaje inolvidable al que da vida Fernando Rey. Lo destaco porque, visto desde hoy, el actor español supo dotar a este mafioso de una nueva imagen, diferente por completo a la estereotipada hasta ese instante. De pronto, el jefe de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas, es un tipo culto, elegante, muy inteligente, refinado y, además, enamorado. Todo se muestra en breves pinceladas que Fernando Rey aprovecha oportunamente. Y es de justicia recordar que antes de Antonio Banderas o de Javier Bardem, en condiciones menos favorables, Fernando Rey pusiera ya una pica en Hollywood.

Fernando Rey es Alain Charnier en las dos entregas de THE FRENCH CONNECTION

El cine policíaco de los setenta envejece, lamentablemente, porque el grado de violencia al que nos ha acostumbrado el cine actual ha transformado aquellas escenas, que nos parecían duras y hasta insufribles, en ingenuas y, a veces, hasta ridículas representaciones del crimen. La sangre es artificial, los golpes muchas veces carecen de la violencia que tratan de reflejar, las persecuciones (y que conste que la rodada en las calles de Nueva York en THE FRENCH CONNECTION sigue siendo un modelo de montaje eficaz) pierden fuerza a causa de la ausencia de los actuales avances visuales y digitales, incluso las reacciones de los delincuentes se tornan candorosas cuando no risibles. Como diría un personaje de Sam Peckinpah: “los tiempos están cambiando”. Sin embargo, sigue siendo un placer revisitar aquellos años con los ojos de estos cineastas de pura sangre. Go ahead, make my day!

Etiquetado , , , , , ,