Archivo de la etiqueta: John Frankenheimer

VERNON DOBTCHEFF, UN ACTOR SECUNDARIO

El nombre apenas dice nada: Vernon Dobtcheff. Pero en cuanto aparece su imagen, en seguida lo reconocemos, es alguien muy familiar.

VERNON DOBTCHEFF

VERNON DOBTCHEFF

Cuando veía la cinta de Paolo Sorrentino La gran belleza (La grande bellezza) me ocurrió eso: de pronto vi un rostro familiar, aunque ya avejentado. Yo lo reconocí, porque llevo ya tiempo siguiéndolo, como una especie de cazador de películas de Dobtcheff. Además, Vernon Dobtcheff nació un 14 de agosto, como yo.

¿Y qué tiene de especial este actor francés para seguir su trayectoria?

Nombraré algunos títulos en los que aparece: la ya mencionada La gran belleza (La grande belleza, 2013), Orgullo de estirpe (The horsemen, 1971), El violinista en el tejado (Fiddler on the roof, 1971), María, reina de Escocia (Mary, Queen of Scots, 1971), Los cuentos de Canterbury (I racconti di Canterbury, 1972), Chacal (The day of the jackal, 1973), Giordano Bruno (1973), Asesinato en el Oriente Express (Murder on the Orient Express, 1974), Perfume de mujer (Profumo di donna, 1974), Galileo (1975), India song (1975), Mi hombre es un salvaje (The sauvage, 1975), La noche de Varennes (La nuit de Varennes, 1982), El nombre de la rosa (The name of the rose, 1986), Splendor (1989), Indiana Jones y la última cruzada (Indiana Jones and the last crusade, 1989), Hamlet (1990), M.Butterfly (1993), Sobrevivir a Picasso (Surviving Picasso, 1996), Jude (1996), El ogro (Der unhold, 1996), Anna Karenina (1997), Antes del atardecer (Before sunset, 2004), e incluso en una de James Bond: La espía que amó (The spy who loved me, 1977).

VERNON DOBTCHEFF EN LA ESPÍA QUE ME AMÓ

VERNON DOBTCHEFF EN LA ESPÍA QUE ME AMÓ

Y lo resumiré con varios nombres propios. Vernon Dobtcheff ha trabajado con los mejores realizadores, y la lista no es ninguna tontería. Le han dirigido sus compatriotas Claude Lelouch, Marguerite Duras, Jean-Jacques Annaud, Jean-Paul Rappeneau, Alain Robbe-Grillet, Andre Cayatte, Christian-Jaque, Alexander Astruc, Pierre Salvadori, Michel Deville, los americanos Steven Spielberg, Fred Zinnemann, Sidney Lumet, John Frankenheimer, Norman Jewison, Richard Linklater, Joseph Losey, Blake Edwards, James Ivory, Franklin J. Schaffner, Herbert Ross, los británicos John Schlesinger, Tony Richardson, Michael Winterbottom, Derek Jarman, Ken Russell, Lewis Gilbert, Charles Jarrott, Alan Bridges, Brian Gibson, Bernard Rose, Basil Dearden, también Volker Schlöndorff, David Cronenberg, Amos Gitai, Jerzy Kawalerowicz, Claude Goretta, Andrei Konchalovsky o Helvio Soto, y algunos de los mejores directores italianos: Pier Paolo Pasolini, Roberto Rossellini, Ettore Scola, Franco Zeffirelli, Dino Risi, Giuliano Montaldo, Gabriele Salvatores y el ya mencionado Paolo Sorrentino, entre otros muchos más. Su filmografía sobrepasa las trescientas películas.

SEAN CONNERY Y VERNON DOBTCHEFF EN EL NOMBRE DE LA ROSA

SEAN CONNERY Y VERNON DOBTCHEFF EN EL NOMBRE DE LA ROSA

Pero, ¿por qué nos es su rostro tan sumamente familiar? Porque, además de aparecer en tantas películas, también lo ha hecho en innumerables series de televisión, en episodios aislados pero en muchas de las series de las de antes y de las de ahora, algunas de ellas, míticas, y basten estos ejemplos: El Santo (The Saint, 1962-1969), Los invencibles de Némesis (The champions, 1968-1969), Los vengadores ((The avengers, 1961-1969), Dr. Who (1969), Audacia es el juego (The name of the game, 1968-1971), Los protectores (The protectors, 1972), Miguel Strogoff (Michel Strogoff, 1975), El aventurero Simplicissimus (Des Christoffel von Grimmelshausen abenteuerlicher Simplicissimus, 1975), Holocausto (Holocaust, 1978), Ike (1979), Masada (1981), Marco Polo (1982), Escarlata y negro (The sacrlet and the  black, 1983), Wagner (1983), Suave es la noche (Tender is the night, 1985), Anno Domini (1985), Recuerdos de guerra (War and remembrance, 1988), El autoestopista (The hitchhikker, 1983-1991), La dinastía Strauss (Strauss Dynasty, 1991), Roma (2007), Los Borgia (The Borgias, 2011-2013)…

VERNON DOBTCHEFF Y DEREK JACOBI EN LOS BORGIA

VERNON DOBTCHEFF Y DEREK JACOBI EN LOS BORGIA

Actor con un físico muy peculiar, es un especialista en papeles de films históricos, como hemos podido leer, y también en películas de terror o misterio. Actúa de manera sutil, de aire inteligente, y tiene ese toque especial que hace pensar que siempre esconde algo, como si le resultara fácil conspirar o pergeñar algo inesperado.

Su amplia filmografía le ha permitido trabajar con esos grandes realizadores que hemos mencionado y en películas y series de enorme calidad, como también he reseñado; pero ser un actor secundario con una numerosa filmografía hace que también haya en su carrera films olvidables, películas de corte erótico, como alguna dirigida por Just Jaeckin, o de acción junto a Jean-Claude Van Damme… Pero así es el cine, capaz de lo mejor y de lo peor.

Vernon Dobtcheff sigue rodando. A ver dónde me lo vuelvo a encontrar.

VERNON DOBTCHEFF en The Revolution

VERNON DOBTCHEFF en The Revolution

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cuadernos de cine: THE FRENCH CONNECTION (1971) de WILLIAM FRIEDKIN

     THE FRENCH CONNECTION de William Friedkin es un clásico de 1971. Cuando la vi en el cine, con ojos en el camino de la infancia a la adolescencia, me fascinó, me impactó como hicieron HARRY, EL SUCIO (Dirty Harry, 1971), SHAFT (1971) o SÉRPICO (1972). Eran películas sin concesiones, de ritmo ágil, concisas en sus diálogos para dejar margen a que el lenguaje de las imágenes hiciesen su verdadero trabajo. Son obras directas, sin dobleces, que nos sumergen en una trama policíaca generalmente obsesiva para su protagonista, y que nos atrapa hasta su desenlace, casi siempre abrupto y sin el epílogo explicativo que se ha impuesto en el cine actual.

Gene Hackman es Popeye Doyle

     Han transcurrido cuarenta años desde su estreno, cuarenta años, ni más ni menos, y vuelvo a verla en formato DVD, y, a continuación, reviso también THE FRENCH CONNECTION II, rodada en el 75 por John Frankenheimer. La experiencia es sugerente. Por un lado compruebas que, efectivamente, el cine de acción de la época era muy dado a esos finales que te dejaban pegado a la butaca tras un disparo seco y mortal o tras un accidente espectacular que acababa con el protagonista (me viene a la cabeza PUNTO LÍMITE: CERO (Vanishing point, 1971), el film de Richard C. Sarafian que tanto defendió Cabrera Infante); por otro, que el paso del tiempo no perdona.

     Nos hemos acostumbrado a películas con presupuestos multimillonarios con escenas más y más sofisticadas (el tiroteo tras el atraco frustrado de HEAT (1995) de Michael Mann es, quizá, un buen ejemplo) y se ha abandonado la economía de medios, la filmación a modo de docu-drama de la labor frustrante y pesimista del policía (ZODIAC de David Fincher efectúa un acercamiento a esa forma de filmar). Entonces los efectos especiales no alardeaban, todo era de un realismo sucio, por así llamarlo, que, me temo, puede decepcionar a los espectadores jóvenes de hoy en día.

     Gene Hackman, que obtuvo el Oscar por su interpretación de Popeye Doyle en FRENCH CONNECTION (aunque, personalmente, es más atractivo su papel en la segunda parte), transmitió perfectamente ese estado de ánimo que se vivía en la década de los setenta: el crimen organizado dominando el mundo de las drogas, a los políticos, a la propia policía, y la lucha individual y contra corriente del agente honesto pero con un punto perverso u oscuro. Revisar esos extraordinarios filmes policíacos, hablo ahora de los americanos, es sumergirnos en la realidad de la época, una de las más gloriosas para el thriller.

Sólo añadir unos títulos más a los ya destacados anteriormente: LA NOCHE SE MUEVE (Night moves, 1974) de Arthur Penn, LA HUIDA (The gateway, 1972) de Sam Peckinpah, SUPERGOLPE EN MANHATTAN (The Anderson tapes, 1971) y la mencionada SÉRPICO (1972) ambas de Sidney Lumet, LA CONVERSACIÓN (The conversation, 1973) de Francis Ford Coppola, EL CONFIDENTE (The friendo of Eddie Coyle, 1972) de Peter Yates, SHAFT VUELVE A HARLEM (Shaft´s big store, 1972) de Gordon Parks, YAKUZA (1975) de Sydney Pollack o LA OFENSA (The offence, 1973) otra vez Lumet. En todas ellas, actuaciones memorables de Clint Eastwood, Gene Hackman, Al Pacino, Robert Mitchum, Sean Connery… y Fernando Rey. Ahí es nada.

Clint Eastwood es Harry el sucio

Richard Roundtree es Shaft

En las dos entregas de THE FRENCH CONNECTION, Gene “Popeye” Hackman trata de dar caza, casi enfermizamente, al jefe de un grupo de traficantes, Alain Charnier, personaje inolvidable al que da vida Fernando Rey. Lo destaco porque, visto desde hoy, el actor español supo dotar a este mafioso de una nueva imagen, diferente por completo a la estereotipada hasta ese instante. De pronto, el jefe de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas, es un tipo culto, elegante, muy inteligente, refinado y, además, enamorado. Todo se muestra en breves pinceladas que Fernando Rey aprovecha oportunamente. Y es de justicia recordar que antes de Antonio Banderas o de Javier Bardem, en condiciones menos favorables, Fernando Rey pusiera ya una pica en Hollywood.

Fernando Rey es Alain Charnier en las dos entregas de THE FRENCH CONNECTION

El cine policíaco de los setenta envejece, lamentablemente, porque el grado de violencia al que nos ha acostumbrado el cine actual ha transformado aquellas escenas, que nos parecían duras y hasta insufribles, en ingenuas y, a veces, hasta ridículas representaciones del crimen. La sangre es artificial, los golpes muchas veces carecen de la violencia que tratan de reflejar, las persecuciones (y que conste que la rodada en las calles de Nueva York en THE FRENCH CONNECTION sigue siendo un modelo de montaje eficaz) pierden fuerza a causa de la ausencia de los actuales avances visuales y digitales, incluso las reacciones de los delincuentes se tornan candorosas cuando no risibles. Como diría un personaje de Sam Peckinpah: “los tiempos están cambiando”. Sin embargo, sigue siendo un placer revisitar aquellos años con los ojos de estos cineastas de pura sangre. Go ahead, make my day!

Etiquetado , , , , , ,