Archivo de la etiqueta: Paolo Sorrentino

VERNON DOBTCHEFF, UN ACTOR SECUNDARIO

El nombre apenas dice nada: Vernon Dobtcheff. Pero en cuanto aparece su imagen, en seguida lo reconocemos, es alguien muy familiar.

VERNON DOBTCHEFF

VERNON DOBTCHEFF

Cuando veía la cinta de Paolo Sorrentino La gran belleza (La grande bellezza) me ocurrió eso: de pronto vi un rostro familiar, aunque ya avejentado. Yo lo reconocí, porque llevo ya tiempo siguiéndolo, como una especie de cazador de películas de Dobtcheff. Además, Vernon Dobtcheff nació un 14 de agosto, como yo.

¿Y qué tiene de especial este actor francés para seguir su trayectoria?

Nombraré algunos títulos en los que aparece: la ya mencionada La gran belleza (La grande belleza, 2013), Orgullo de estirpe (The horsemen, 1971), El violinista en el tejado (Fiddler on the roof, 1971), María, reina de Escocia (Mary, Queen of Scots, 1971), Los cuentos de Canterbury (I racconti di Canterbury, 1972), Chacal (The day of the jackal, 1973), Giordano Bruno (1973), Asesinato en el Oriente Express (Murder on the Orient Express, 1974), Perfume de mujer (Profumo di donna, 1974), Galileo (1975), India song (1975), Mi hombre es un salvaje (The sauvage, 1975), La noche de Varennes (La nuit de Varennes, 1982), El nombre de la rosa (The name of the rose, 1986), Splendor (1989), Indiana Jones y la última cruzada (Indiana Jones and the last crusade, 1989), Hamlet (1990), M.Butterfly (1993), Sobrevivir a Picasso (Surviving Picasso, 1996), Jude (1996), El ogro (Der unhold, 1996), Anna Karenina (1997), Antes del atardecer (Before sunset, 2004), e incluso en una de James Bond: La espía que amó (The spy who loved me, 1977).

VERNON DOBTCHEFF EN LA ESPÍA QUE ME AMÓ

VERNON DOBTCHEFF EN LA ESPÍA QUE ME AMÓ

Y lo resumiré con varios nombres propios. Vernon Dobtcheff ha trabajado con los mejores realizadores, y la lista no es ninguna tontería. Le han dirigido sus compatriotas Claude Lelouch, Marguerite Duras, Jean-Jacques Annaud, Jean-Paul Rappeneau, Alain Robbe-Grillet, Andre Cayatte, Christian-Jaque, Alexander Astruc, Pierre Salvadori, Michel Deville, los americanos Steven Spielberg, Fred Zinnemann, Sidney Lumet, John Frankenheimer, Norman Jewison, Richard Linklater, Joseph Losey, Blake Edwards, James Ivory, Franklin J. Schaffner, Herbert Ross, los británicos John Schlesinger, Tony Richardson, Michael Winterbottom, Derek Jarman, Ken Russell, Lewis Gilbert, Charles Jarrott, Alan Bridges, Brian Gibson, Bernard Rose, Basil Dearden, también Volker Schlöndorff, David Cronenberg, Amos Gitai, Jerzy Kawalerowicz, Claude Goretta, Andrei Konchalovsky o Helvio Soto, y algunos de los mejores directores italianos: Pier Paolo Pasolini, Roberto Rossellini, Ettore Scola, Franco Zeffirelli, Dino Risi, Giuliano Montaldo, Gabriele Salvatores y el ya mencionado Paolo Sorrentino, entre otros muchos más. Su filmografía sobrepasa las trescientas películas.

SEAN CONNERY Y VERNON DOBTCHEFF EN EL NOMBRE DE LA ROSA

SEAN CONNERY Y VERNON DOBTCHEFF EN EL NOMBRE DE LA ROSA

Pero, ¿por qué nos es su rostro tan sumamente familiar? Porque, además de aparecer en tantas películas, también lo ha hecho en innumerables series de televisión, en episodios aislados pero en muchas de las series de las de antes y de las de ahora, algunas de ellas, míticas, y basten estos ejemplos: El Santo (The Saint, 1962-1969), Los invencibles de Némesis (The champions, 1968-1969), Los vengadores ((The avengers, 1961-1969), Dr. Who (1969), Audacia es el juego (The name of the game, 1968-1971), Los protectores (The protectors, 1972), Miguel Strogoff (Michel Strogoff, 1975), El aventurero Simplicissimus (Des Christoffel von Grimmelshausen abenteuerlicher Simplicissimus, 1975), Holocausto (Holocaust, 1978), Ike (1979), Masada (1981), Marco Polo (1982), Escarlata y negro (The sacrlet and the  black, 1983), Wagner (1983), Suave es la noche (Tender is the night, 1985), Anno Domini (1985), Recuerdos de guerra (War and remembrance, 1988), El autoestopista (The hitchhikker, 1983-1991), La dinastía Strauss (Strauss Dynasty, 1991), Roma (2007), Los Borgia (The Borgias, 2011-2013)…

VERNON DOBTCHEFF Y DEREK JACOBI EN LOS BORGIA

VERNON DOBTCHEFF Y DEREK JACOBI EN LOS BORGIA

Actor con un físico muy peculiar, es un especialista en papeles de films históricos, como hemos podido leer, y también en películas de terror o misterio. Actúa de manera sutil, de aire inteligente, y tiene ese toque especial que hace pensar que siempre esconde algo, como si le resultara fácil conspirar o pergeñar algo inesperado.

Su amplia filmografía le ha permitido trabajar con esos grandes realizadores que hemos mencionado y en películas y series de enorme calidad, como también he reseñado; pero ser un actor secundario con una numerosa filmografía hace que también haya en su carrera films olvidables, películas de corte erótico, como alguna dirigida por Just Jaeckin, o de acción junto a Jean-Claude Van Damme… Pero así es el cine, capaz de lo mejor y de lo peor.

Vernon Dobtcheff sigue rodando. A ver dónde me lo vuelvo a encontrar.

VERNON DOBTCHEFF en The Revolution

VERNON DOBTCHEFF en The Revolution

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“LA JUVENTUD” (YOUTH, 2015), UN FILM DE PAOLO SORRENTINO

 

La juventud / La giovanezza / Youth

Un film de Paolo Sorrentino

youth

Paolo Sorrentino.

Se ha convertido en uno de mis directores de cine favoritos. Es sugerente, original, atrevido, abracadábrico. Ha sabido conjugar una herencia enorme: la que le han dejado Scola, Lattuada, Monicelli, Risi, De Sica y, sobre todo, Fellini. A esa herencia le ha añadido su genio y su audacia.

Descubrí a Sorrentino con La gran belleza (La grande belleza, 2013), esa obra maestra de la que ya escribí en su momento y de la que guardo imágenes imborrables. Junto a Sorrentino, hallé también al actor Toni Servillo. Luego, realizador y actor, de nuevo me sorprendían con Il Divo, rodada seis años antes que la antes mencionada, y que es un maravilloso film sobre la figura del político italiano Giulio Andreotti, pero que es también un tenebroso retrato de ese personaje oscuro y maquiavélico que movió los hilos del poder, íntimamente unido a la mafia… Inquietante, lúcido y pavoroso retrato de una sociedad corrompida.

El tercer film que vi de Sorrentino –el orden de visionado ha sido algo caótico, es verdad- fue Un lugar donde quedarse (This must be the place, 2011), otra maravilla, llena de giros inesperados, de mensajes subliminales, de imágenes sorprendentes. Todas son recomendables, sin ninguna duda.

Hace unas semanas vi su último film: La juventud (Youth – La giovanezza, 2015). Como en todos los que he mencionado, Sorrentino tiene un especial tino a la hora de escoger a sus actores, a los que regala papeles excepcionales. En esta nueva película, dos pesos pesados: Michael Caine y Harvey Keitel. 

MICHAEL CAINE

Por supuesto, bordan sus papeles, especialmente Michael Caine que compone un personaje rico en matices, atractivo, seductor. Con ellos, una maravillosa Rachel Weisz, quizá en uno de sus mejores interpretaciones, como en esa tensa escena en la que desahoga todo lo que ha ido acumulando a lo largo del tiempo y que ahora le arroja a la cara a su imperturbable padre: Caine. Esa escena vale ya una película.

La premisa de partida era arriesgada: una serie de personas más o menos conocidas del espectáculo se hospedan en un hotel-sanatorio en el que no sólo recomponen su maltrecha salud o su estrés cotidiano, sino, como vamos descubriendo, sus heridas del alma. Sin embargo, Sorrentino sabe conjugar los elementos reales, los sentimentales y los fantásticos y oníricos y pinta un lienzo que no puedes dejar de ver.

***

****

Fred Ballinger, al que da vida Michael Caine, sin duda uno de los más grandes actores en activo, es un músico que ha decidido retirarse definitivamente de los escenarios. La relación que mantiene con su hija (Weisz) nos descubrirá aspectos no tan amables de su personalidad que, sin embargo, luego se transmutan y nos revelan que no todo es lo que parece. El guión, del propio Sorrentino, es tan bueno que, sin darnos cuenta, nos guía por los sentimientos más profundos de Fred Ballinger y de su hija. Te llega muy hondo, y te hace reflexionar sobre muchas cosas: la vejez, la juventud, el paso del tiempo, el amor, el desamor…

RACHEL WEISZ

***

co(Fred entra a una habitación donde un niño toca con el violín una de sus melodías) 

Fred Ballinger: ¿Sabes quién compuso esa pieza que tocas?

Niño: No. ¿Quién?

Fred Ballinger: Yo.

Niño: No te creo. ¿Cómo se llama?

Fred Ballinger: Canción simple número 3.

Niño: ¿Y cómo se llama el compositor?

Fred Ballinger: Fred Ballinger.

Niño: Y tú, ¿cómo te llamas?

Fred Ballinger: Fred Ballinger. Puedes confirmarlo en la recepción. Me hospedo aquí.

Niño: Increíble.

Fred Ballinger: Sí, lo es.

Niño: Mi profesor me hace tocarla. Él dice que es una pieza perfecta para comenzar.

Fred Ballinger: Sí, tiene razón, es muy simple.

Niño: No solo es simple.

Fred Ballinger: ¿De verdad?

Niño: También es muy hermosa.

Fred Ballinger: Sí, es… es hermosa. La compuse cuando aún amaba.

SET DEL FILM "LA GIOVINEZZA" DI PAOLO SORRENTINO. NELLA FOTO MICHAEL CAINE E HARVEY KEITEL. FOTO DI GIANNI FIORITO

Junto a sus diálogos, cuidados hasta el más mínimo detalle, con una puesta en escena deslumbrante, Sorrentino siempre ha sabido acompañar a sus potentes imágenes con bandas sonoras también fantásticas. En esta ocasión, la música la firma David Lang, en la que es su primera banda original para un largometraje, y es de diez. Y, como siempre hace en sus películas, intercala una canción que escuchamos entera (en La gran belleza, era Raffaela Carrá; en Un lugar donde quedarse, lo hizo con David Byrne). En esta cinta es Paloma Faith la que interpreta un tema en una escena onírica llena de ritmo.

Cuando La juventud acaba, uno se queda sentado en la butaca repasando una y otra vez las imágenes de la película, y resuenan fragmentos de sus diálogos en tu cabeza, como si no quisieras dejar de pensar en algunas de las cuestiones que se han planteado y que te han tocado realmente la fibra.

El día que fui al Cine Albéniz, en Málaga, a ver La juventud o Youth, al salir de la sala, me topé con mi amiga Mónica, que también acababa de verla. Tenía las mejillas bañadas en lágrimas. Sólo me dijo que los diálogos de la película la habían desbordado… Era la mejor manera de expresarme que acababa de asistir a la proyección de una película excepcional.

Sergio Barce, febrero 2016

****

Fred Ballinger: Me pregunto qué le sucede a tu memoria con el tiempo. No puedo recordar a mi familia. No recuerdo sus rostros o cómo hablaban. Anoche estaba viendo a Lena mientras dormía y pensaba en las miles de cosas insignificantes que había hecho por ella. Y lo había hecho a exprofeso… para que las recordara cuando creciera. Pero con el tiempo… no recordará nada.

LA GIOVANEZZA ****

Etiquetado , , , , , ,

EL CINE DE 2013

djangoposter

Soy un apasionado del cine. Todos los amigos lo saben. Y por eso, sigo siéndole fiel y no abandono la pantalla grande. Continúa embrujándome todo el rito que rodea al acto de ir a un cine: hacer cola, sacar mis entradas, ver la película en la oscuridad de la sala, comentar los detalles de la película al terminar la proyección, bien tomando un café por la tarde o bien cenando por la noche, dependiendo de la hora de la sesión… Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,