Archivo de la etiqueta: Ricardo Darín

EL CINE DE 2013

djangoposter

Soy un apasionado del cine. Todos los amigos lo saben. Y por eso, sigo siéndole fiel y no abandono la pantalla grande. Continúa embrujándome todo el rito que rodea al acto de ir a un cine: hacer cola, sacar mis entradas, ver la película en la oscuridad de la sala, comentar los detalles de la película al terminar la proyección, bien tomando un café por la tarde o bien cenando por la noche, dependiendo de la hora de la sesión… Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Diálogos de Películas 9

Maridos y mujeres (Husbands & wives, 1992) de Woody Allen
Tú usas el sexo para expresar cualquier emoción menos amor.

La bella de Montana (Montana Bell, 1952) de Allan Dwan

Scott Brady:    Te quiero.
Jane Russell:    Gracias.
S.B.:   No quiero que me des las gracias. Quiero que me quieras.
J.R.:    No, gracias

 

El mismo amor, la misma lluvia (1999) de Juan J. Campanella

Ricardo Darín:    Yo, Jorge Pellegrini, conmovido por la pasión que me domina, he decidido comenzar un diario íntimo al estilo de mis ilustres predecesoras: Ana Frank, Mafalda y la pequeña Lulú. Comencemos: “Octubre 14, 1980: Hoy no me llamó”. “Hoy tampoco”. “10 días que no me llama”. “Noviembre 2: Hace un mes comencé este diario para aclarar mis sentimientos por Laura. Al no dignarse a llamarme en todo este tiempo, tengo en claro que Laura, mis sentimientos y este diario, se pueden ir a la reputísima madre que los reparió.

  

Million Dollar Baby (2004) de Clint Eastwood

Hillary Swank:    Solo te tengo a ti, Frankie.
Clint Eastwood:   Sí, pero me tienes.

 

La lengua de las mariposas (1999) de José L. Cuerda

Manuel Lozano (el alumno):   Cuando uno se muere… ¿se muere o no se muere?
Fernando Fernán Gómez (el maestro):    En su casa, ¿qué dicen?
M.L.:   Mi madre dice que los buenos van al cielo y los malos al infierno.
F.F.G.:    ¿Y su padre?
M.L.:    Mi padre dice que de haber juicio final los ricos irían con sus abogados, pero a mi madre no le hace gracia.
F.F.G.:   ¿Y usted qué piensa?
M.L.:   Yo tengo miedo…
F.F.G.:   ¿Es usted capaz de guardar un secreto?
M.L.:    (sí, con la cabeza)
F.F.G.:    Pues en secreto… Ese infierno del más allá, no existe… El odio, la crueldad… eso es el infierno… A veces el infierno… somos nosotros mismos.

 

Plumas de caballo (Horse feathers, 1932) de N.Z.McLeod

Groucho MarxYo me casé con tu madre porque quería tener hijos. Imagínate mi decepción cuando te vi.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cuaderno de cine: EL SECRETO DE SUS OJOS de JUAN JOSÉ CAMPANELLA

Creo que es la cuarta vez que veo la película, y en cada ocasión me parece mejor. “El secreto de sus ojos” (2009) de Juan José Campanella cuenta el asesinato terrible de una chica, un crimen de una crueldad intolerable, y cómo ese hecho se convierte en casi una obsesión para el protagonista, Benjamín Espósito, un Ricardo Darín fantástico, funcionario que, tras jubilarse, se plantea escribir un libro sobre el caso que jamás ha podido olvidar. Su decisión le hace regresar al juzgado en el que desempeñaba su trabajo, donde aún continúa la Secretaria judicial de la que, siempre en silencio, estuvo enamorado (estuvieron enamorados). Y como consecuencia de esta misma decisión, se irá mostrando al espectador qué fue lo que sucedió durante la investigación que efectuó Espósito junto a su mejor amigo, mientras que, a la vez, se va desvelando al propio protagonista, en un perfecto juego de saltos en el tiempo, qué se esconde tras la sordidez de aquel crimen.

RICARDO DARÍN Y SOLEDAD VILLAMIL

El guión es de una sutileza encomiable. Hay humor, hay drama, hay misterio, hay romanticismo. Ya digo que Ricardo Darín está soberbio, pero Soledad Villamil está inconmensurable, con esa mirada que lo dice todo y lo oculta todo, que te habla sin mover los labios, que te obliga a rendirte a ella. Y está Guillermo Francella, que es Pablo Sandoval, el amigo del protagonista, un personaje rico, increíble, lleno de matices, con un humor desternillante (cuando descuelga el teléfono del juzgado para contestar las llamadas diciendo que es el Banco de Semen o cualquier otra cosa con tal de no atender a quien llama es delirante), pero también es el amigo leal, capaz de sacrificarse por quien tanto ha hecho por él.

No es un film con concesiones. Cuando debe ser dramático, lo es; cuando la trama requiere un fino toque de humor, lo concede (la escena de Darín y Francella invadiendo la casa de la madre del supuesto asesino en busca de pistas es redonda; o cuando el juez Lacalle –el actor Mario Alarcón también lo borda- da la reprimenda a Darín/Espósito por ese hecho, es humor con mayúsculas); pero cuando ha de ser romántico, es un film muy romántico (las miradas entre Ricardo Darín y Soledad Villamil traspasan la pantalla, echan chispas, nos inundan) sin caer en lo fácil (hay detalles elegantes como la puerta del despacho de la secretaria, siempre a punto de cerrarse esperando esa declaración que no llega…), o la historia de Ricardo Morales, el marido viudo de la víctima al que da vida sobriamente Pablo Rago, trágica y romántica, tierna y desgarrada; y, finalmente, cuando ha de ser una película de intriga borda la perfección (los pasos que llevan a Espósito hasta Isidoro Gómez, el sospechoso al que descubre de una manera casual mirando fotografías de la víctima, son de una precisión hitchcockniana).

RICARDO DARÍN es Benjamín Espósito

SOLEDAD VILLAMIL es Irene Menéndez Hastings

Ya conocía al director Juan José Campanella de otras películas magníficas: “…Y llegó el amor” (1997), “El mismo amor, la misma lluvia” (1999),  “El hijo de la novia” (2001) o “Luna de Avellaneda” (2004) (los recomiendo todos), films que ya contenían algunos de los elementos que Campanella desarrolla en “El secreto de sus ojos”. (Entre película y película, Campanella rueda episodios de las serie “Ley & Orden” o “House”, curioso).

Me parece de un virtuosismo increíble la escena en la que Espósito y Sandoval descubren a Gómez en el estadio de fútbol, y cómo Campanella ha filmado la persecución de éste; me quedé atónito por su sencillez pero por la complejidad del travelling. Mi hijo Pablo me lo comentó hace días, le había llamado la atención esa misma escena, y me comentó que hacía mucho que no veía una película tan maravillosa. Campanella construye una historia compleja, bien armada, sin ninguna fisura, llena de planos inolvidables, de diálogos inteligentes y bien trabajados, con una dirección de actores ejemplar, y una sabia utilización de la estupenda banda sonora de Federico Jusid y Emilio Kauderer.

GUILLERMO FRANCELLA es Pablo Sandoval, detrás Ricardo Darín

La película obtuvo el Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa en 2010, un justo reconocimiento. Además del Goya a la Mejor Película Hispanoamericana y curiosamente el Goya a la Mejor Actriz Revelación a Soledad Villamil, que es una estrella en Argentina desde hace bastante tiempo…

Mi hijo Pablo tiene razón, Juan José Campanella ha bordado su carrera con esta película y se ha puesto el listón muy alto. Me encantaron sus anteriores films, pero “El secreto de sus ojos” es de las que uno se guarda para saborearlas una y otra vez. Cine del bueno.

Sergio Barce, abril 2011

Juan José Campanella con su Oscar, que le entregó Pedro Almodóvar, junto al actor Guillermo Francella

Etiquetado , , , , , , , , , ,