Archivo de la etiqueta: Editorial Aljaima

ENTREVISTA EN EL DIARIO DIGITAL CALLE DEL AGUA

Aquí os dejo el enlace del diario digital <Calle del Agua> en el que acaba de publicarse una entrevista que me ha realizado Abdelkhalak Najmi. Igualmente la reproduzco en su integridad a continuación.

PINCHA AQUI para leer la entrevista en Diario “Calle del Agua”

1-     Casi en todas sus obras, se nota la perspectiva nostálgica y casi idealizada de Larache. ¿Qué representa para Usted esta ciudad?

La felicidad. Es así de sencillo: Larache fue donde pasé toda mi infancia, hasta cumplir trece años, y mi infancia fue tan dichosa que muchas veces pienso que fue un sueño. Tuve la suerte de vivir en una ciudad en la que convivían cristianos, hebreos y musulmanes, y eso me enriqueció, fue un privilegio. Pero siempre me gusta aclarar que, cuando yo nací, en 1961, ya reinaba en Marruecos Hassan II. Con esto quiero decir que viví en un Marruecos independiente, porque hay quien piensa que hablo de la época del Protectorado. Yo no conocí esa etapa, pero sin embargo en este nuevo Marruecos, en Larache, se respiraba ese ambiente de convivencia entre culturas que es un ejemplo para el mundo.

Style: "Neutral"

Larache también representa el lugar donde vivieron mis abuelos y donde nacieron mis padres, así que cuando escribo de este lugar hablo de mis raíces. A veces la idealizo, es verdad, porque me ciega la pasión por esta tierra que tanto amo, pero otras veces hablo del abandono que Larache sufre en la actualidad, y su realidad me duele profundamente. Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,

“ABDELAZZIZ”, un relato de SERGIO BARCE

Uno de los relatos de mi segundo libro, <Últimas noticias de Larache (y otros cuentos)> (Aljaima – Málaga, 2004) se titula <Abdelazziz>. Está dedicado a un hombre bueno. Fue compañero de mi padre en Uniban, y sus ojos azules intensos se quedaron grabados en mi memoria. Recuerdo que fue un texto difícil de escribir, en 2003, porque me obsesionaba ser capaz de transmitir el afecto y ese cariño sincero que siempre me ha profesado. Ahora, al releerlo, creo que casi lo logré.

Abdelazziz vive ahora en Tetuán. Tengo que ir a verlo. El tiempo se escapa, y no me perdonaría no hacerlo.

portada ULTIMAS NOTICIAS DE LARACHE -

ABDELAZZIZ

A Abdelazziz Hakhdar,

el amigo sentimental.

En el carrito de madera, pintado de azul intenso, Mohammed ofrecía el mayor y más exquisito de los surtidos: caramelos, pipas de girasol, pipas saladas, garrapiñada, garbanzos fritos, almendras, chicles, avellanas… Abdelazziz me había comprado un cucurucho lleno de garrapiñada y unos caramelos con sabor a cocacola antes de entrar en el Ideal. Proyectaban una de Louis de Funés, que a él le encantaba.

A Abdelazziz Hakhdar le gustaba llevarme al cine. Sigue leyendo

Etiquetado , , ,

“DUKALI”, un relato de SERGIO BARCE

Me escribía hace unos días mi amigo Jesús Ortega diciéndome que acababa de terminar de leer mi segundo libro, “Ultimas noticias de Larache” (Aljaima – Málaga, 2004), y que de los relatos que lo conforman le habían gustado especialmente “El primer regreso“, “Moro“, “Dukali” y el que da título al libro. Y me escribía entre paréntesis acerca del cuento “Dukali”: es como la sirena antes de ahogarse.

Me llamó la atención su acotación, y al volver a leer este relato me he dado cuenta de que Jesús tiene razón, de que ya en 2001 (año en el que escribí ese cuento) en mi cabeza se estaba fraguando la historia que se convertiría en mi última novela publicada: “Una sirena se ahogó en Larache“. 

Y aunque estoy preparando una reedición de esos cuentos, con otros nuevos, parece una ocasión propicia -cualquier excusa es buena- para colgar el cuento “Dukali” en este blog.

Sergio Barce, abril 2012

DUKALI

Dukali estaba sentado en el techo del castillo de San Antonio, el antiguo Hospital Civil, esa especie de proa que asoma al acantilado medio en ruinas, sobreviviendo a duras penas al inexorable paso del tiempo que va erosionando el pasado de Larache. Allí arriba, Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , ,

“SOLO QUIERO REMAR”, un relato de SERGIO BARCE

SOLO QUIERO REMAR es uno de los relatos que forman parte de mi libro ULTIMAS NOTICIAS DE LARACHE Y OTROS CUENTOS (Aljaima – Málaga, 2004), y está dedicado a mis amigos Mohamed Lahchiri, Mohamed Chakor y Mohamed Bouissef. La historia dice así:

Cruzando el Lükus

En cuanto llegábamos al embarcadero, yo buscaba con excitación la barca de Abdussalam. Aguardábamos en un orden anárquico nuestro turno, observando la perezosa y rutinaria pelea de los barqueros pugnando por hacerse con otros pasajeros nuevos. Las pateras chocaban entre sí, como frágiles cascarones, y el sonido de esos golpeteos y el del agua, lamiendo las escalinatas grises, se mezclaban con las voces de los barqueros y las de nuestros padres mientras regateaban fijando el precio para que nos ayudasen a cruzar a la otra banda. Al fin, descubría a Abdussalam y tiraba de la camisa de mi padre señalándole aquella barca quejumbrosa. Mi padre cedía entonces su turno a los que nos seguían, hasta que Abdussalam conseguía acercarse lo suficiente para que saltásemos a su embarcación. Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , ,

Mis cuentos en el Instituto Miguel Servet de Sevilla

El viernes pasado, tuve la oportunidad de intervenir en la Semana de Animación a la Lectura en el Instituto Miguel Servet, de Sevilla. Invitación que agradezco profundamente, porque fue una grata experiencia.

Sergio Barce y Rosario Chaparro, en un momento de la charla

La presentación corrió a cargo de Rosario Chaparro, jefa del Departamento de Lengua, que fue muy generosa en sus elogios, y enormemente amable conmigo. La idea era que, hablando de mis libros, y especialmente de mis relatos cortos, tratara de abrir en los estudiantes el interés o, al menos, las ganas por acercarse a mis historias. Una excusa para invitarles a ver los libros como algo atractivo.

Había pensado, en principio, leer alguno de las historias de Ultimas noticias de Larache y otros cuentos (Editorial Aljaima, Málaga – 2004), pero luego, a medida que les iba relatando mi experiencia en Larache, las anécdotas y los motivos por los que escribo ambientando estas historias en mi pueblo, deseché la lectura y pasé a la narración oral.

Rodeado por los profesores Vanessa, Consuelo, Rosario y Luis

En algún instante, les expliqué que, en realidad, esa es la manera de narrar habitual en Marruecos, que la transmisión oral de los cuentos populares nunca ha necesitado de la escritura, y que, lo que estaban oyendo, era la forma más natural y primitiva de relatar.

Los alumnos asistentes

También les hablé de mis novelas: En el jardín de las Hespérides <Ajaima, Málaga – 2000>, Sombras en sepia <Pre Textos, Valencia, 2006> y Una sirena se ahogó en Larache <Círculo Rojo, Almería . 2011). Creo que les fascinó la historia de Mina, la negra, y también mi cuento Moro, que les conté como una experiencia real de lo que significa la xenofobia; supongo que eso les acercó más a este problema.

Luego, cuando hube acabado, los alumnos de segundo que llenaban la biblioteca del centro, preparada para la ocasión, y que habían seguido mi charla narrativa en silencio, lo que me sorprendió, lo confieso, comenzaron a bombardearme con preguntas. Esa, y no otra, fue la prueba de que habían escuchado con atención mi relato oral. Unos me preguntaban sobre mi vida en Marruecos, sobre mi infancia en Larache, otros sobre la técnica narrativa, cómo me enfrentaba a mis historias para poder trasladarlas a un relato o a una novela, qué era lo que me movía a escribir, si cuando comenzaba una novela ya sabía el final de antemano… Sorprendentemente, Rosario Chaparro tuvo que interrumpir las preguntas porque nos habíamos pasado de tiempo. La verdad, a mí se me hizo corto. Ojalá que a ellos también. Me gustó la experiencia, y me divertí descorriendo la cortina tras las que guardo mis historias. Gracias a los miembros del Centro Miguel Servet, así como a sus alumnos, por su acogida y por el trato recibido.

Sergio Barce, noviembre 2011

Francesco Vertedor y Sergio Barce, al final del acto

Etiquetado , , , , , , , , , , ,