Archivo de la etiqueta: El frente de Tánger 1936-1940

“EL FRENTE DE TÁNGER (1936-1940). CRÓNICA DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA EN LA CIUDAD INTERNACIONAL”, UN LIBRO DE BERNABÉ LÓPEZ GARCÍA

Leer El frente de Tánger (1936-1940) Crónica de la guerra civil española en la ciudad internacional, de Bernabé López García, editado por Marcial Pons, es como hacer un viaje en el tiempo, entrar en aquel Tánger de esos años convulsos y revivir los acontecimientos casi como si de un diario se tratara, jornada a jornada. Un ensayo profuso, extraordinariamente bien documentado, repleto de datos y sucesos que se muestran en el texto desde las distintas ópticas entonces enfrentadas. La opción que para este fin ha adoptado Bernabé López es un acierto: la prensa. Y es que los medios de comunicación escritos del Tánger del momento se distinguían claramente por la inclinación política de cada uno de ellos: Presente, luego el diario España, como voceros falangistas, El Provenir y Democracia, proclives a la República; sin dejar de mencionar, según qué casos, lo que publicaba el resto de la prensa tangerina en otros idiomas.

El libro nos sumerge en el ambiente hostil y exaltado que se fue creando en la ciudad de Tánger desde el mismo instante en el que estalla el alzamiento militar contra el Gobierno legítimo de la República. Los acontecimientos se van precipitando al son de los avances que se producen en la contienda que desangra a la península. Las fricciones personales estallan inevitablemente en Tánger, y asistimos a través de sus páginas a los movimientos políticos que se van desarrollando en paralelo a la guerra: desde la exaltación republicana del inicio, hasta la presencia desafiante de la Falange y sus simpatizantes que, poco a poco, con el apoyo de los italianos y los alemanes, se van haciendo fuertes hasta la victoria final de los sublevados y la triste caída de la República y, con ella, de quienes la defendieron.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es el-frente...-portada.jpg

Escribe Bernabé López acerca de los refugiados que llegaban a Tánger lo siguiente:

“Capítulo: Los refugiados de Tánger

Desde el primer momento de la guerra comenzarán a llegar a Tánger refugiados venidos, tanto desde la zona española del protectorado como desde la península, donde comenzaba una represalia feroz contra los elementos republicanos. Venían en barcos pesqueros huyendo de las regiones ocupadas por los rebeldes. El número de refugiados en la ciudad era difícil de calcular según Prieto del Río, que lo estimaría en unos cuatro mil en abril de 1937 en conversación con el cónsul francés Avonde, de los cuales unos dos mil habían sido repatriados a la península vía Orán o Marsella. Su manutención y mantenimiento supuso para la legación española un importante coste, que Prieto estimaba en unas quinientas mil pesetas por mes, que incluían la ayuda para unos mil quinientos obreros españoles con residencia fija en Tánger en situación de necesidad. Vicente Guarner, agregado militar en la legación española en Tánger al final de la guerra, haría ascender el número de refugiados hasta las diez mil personas en 1938…”

Me ha resultado muy interesante toda la información recopilada por Bernabé López sobre las maniobras empleadas por los rebeldes golpistas para manipular a los marroquíes musulmanes y hacerlos adeptos a su causa. Siempre me ha parecido chocante el hecho de que miles de ellos interviniesen como combatientes al lado de los fascistas. Ya mencioné a este respecto el libro de Miguel Ángel Moreta-Lara sobre el doble rasero que utilizaban los fascistas en su trato con los <moros>, y a ese libro me remito de nuevo. Pero es que ahora, lo explicado en este estudio me confirma que la manipulación fue tan hábil como efectiva. Y es que supieron ir captando a los más jóvenes entre los marroquíes musulmanes, en este caso de Tánger, para hacerles creer que la España franquista los quería casi como a unos iguales. La astucia incluyó, claro, engañar también a los nacionalistas marroquíes. Muy acertado por parte de Bernabé López García de traer a su libro uno de los textos más enjundiosos para explicar esta realidad:

“Capítulo: <A nuestros hermanos musulmanes…>

La seducción de los musulmanes marroquíes por los fascistas fue una de las claves del triunfo franquista en la guerra civil desde el comienzo de la contienda. En Tánger, la atracción de grupos de jóvenes musulmanes fue cada vez más visible en su participación en manifestaciones y acciones al lado de los falangistas. Un capítulo de esta seducción fue la adulación periodística de la que fue buena prueba el artículo firmado por Tuy titulado <Del mundo islámico. Marruecos en la epopeya española>, publicado por Presente el 6 de julio de 1937. En él se calificaba al marroquí de tradicionalista poético y religioso, feliz, durante siglos, <con su vida sencilla y su Corán>, alejado de la intriga política y el alboroto social, dada su <caballerosidad y nobleza>.

(…) …Otro capítulo de la seducción ejercida por los fascistas sobre los musulmanes fue la propaganda escrita. Se ha aludido más arriba a un panfleto en árabe, distribuido la noche del 20 de julio por los falangistas entre la población musulmana de Tánger, que Avonde consideró un auténtico llamamiento a la revuelta. En su texto se compendiaba la argumentación empleada en su propaganda por la Falange para la recluta de seguidores entre los marroquíes musulmanes, apelando a un referencial religioso manipulado y a un antisemitismo desaforado contra los judíos, cargando las tintas en la salvación italiana de Eritrea frente a los abisinios e idealizando el retorno de los musulmanes a Córdoba y Granada como resultado de la guerra de Franco. Merece por ello la pena transcribirlo íntegro:

<A NUESTROS HERMANOS MUSULMANES

Tenemos el temor, respecto a ustedes de que seáis engañados por vuestros enemigos de siempre, los no creyentes, los judíos, que componen el Frente Popular y el Partido Comunista.

Explicación del Comunismo: un peligro público inhumano.

Explicación del Fascismo: un bienhechor de la sociedad.

No os dejéis engañar por los no creyentes, por los judíos que se oponen a Dios y luchan solo por sus intereses y su bien.

(…) ¿Quiénes son los representantes de la España roja?

1º Sobre todo los judíos en general y Rusia.

2º Francia que está dirigida por judíos y masones.

¿Cómo pueden ustedes pertenecer a esos pueblos? Jamás y mil veces jamás. Ustedes no podéis estar junto a ellos porque este pueblo de esta zona es injusto con vuestros hermanos musulmanes. Es un pueblo vendido al otro judío y francés, que nos detienen por defender causas que nos parecen justas, ya que ustedes sabéis que nuestros hermanos musulmanes están allí con el general Franco.

En ciudades como Córdoba y Granada se ocupan de la civilización árabe y la religión musulmana es respetada. Los musulmanes allí son ya fuertes, por el contrario, los franceses no nos tratan de la misma forma. Si el comunismo triunfa las mezquitas serán incendiadas, como lo han sido las iglesias. Los harenes serán violados, los bienes serán destruidos y los judíos serán en unión de los comunistas los jefes del pueblo. Hemos sido sus esclavos durante siglos y nos trataron como animales. Ahora el héroe Franco, con el apoyo de Dios, nos salvará a todos. Alemania, España, Italia, unidas con los musulmanes serán la fuerte potencia a quien nadie podrá afrontar.

¡Viva el general Franco! ¡Abajo el comunismo! ¡Viva el Islam y Marruecos!>”

No sé qué pensarán otros lectores, pero a mí, personalmente, todo lo anterior me ha dejado sorprendido. Sorprendido porque el panfleto es tan retorcido que no hay quien se crea su contenido, lleno de un odio envenenado a los judíos y a los comunistas, y de un trato al marroquí que es para sonrojarse (jamás comprenderé que alguien se haya podido creer que los fascistas, que son el ariete del racismo y de la superioridad racial y religiosa, consiguiesen alianzas con quienes consideraban seres inferiores y moralmente despreciables). Sorprendido también porque he leído las páginas del libro de Bernabé López justo durante los días en los que se han producido los hechos lamentables de Ceuta y la interesada visita de Abascal a la ciudad. Y un estremecimiento recorría mi cuerpo. Quien sepa leer entre líneas, me comprenderá.

Y muy interesante también el personaje de Prieto del Río como representante español en Tánger durante los peores años.

Pero además de toda esta magnífica información que nos ofrece Bernabé López en El frente de Tánger (1936-1940), donde se mezclan las luchas y disputas políticas y los actos de violencia que se fueron produciendo en Tánger durante esos años (asesinatos, secuestros, atentados, asaltos… todo contados al detalle), va introduciendo también eventos, fiestas locales, celebraciones religiosas o inauguraciones que tuvieron lugar por entonces y que hacen del libro un auténtico pozo sin fondo de Historia en mayúsculas y de la historia diaria en minúscula de la ciudad y de sus ciudadanos. Como muestra, el siguiente extracto:

“Capítulo: El <Frente Crapular y el Komintern en el <paraíso> tangerino

(…) …Tánger, a pesar de las dificultades, explotaba su lema de <Un paraíso en la tierra> y se brindaba como ciudad de acogida de artistas, potentados extranjeros, aristócratas en refugio. A pesar de la proximidad de la guerra de España, el clima de inseguridad en Europa atraía hacia el <Oriente íntimo> de Tánger a un público que en otro tiempo hubiera preferido la Costa Azul para sus vacaciones o retiro. La ciudad crecía, se construían cinemas como el París, en la calle de Fez, cuya dirección pensaba reservar algunos días para proyecciones en lengua inglesa, se inauguraban hoteles como el Rif, obra de los arquitectos Raulin y Duché. Este hotel, bajo la dirección de Arthur Etter, abrió sus puertas al mendub y al cuerpo diplomático el 23 de diciembre, con Roger Gardon como chef de cocina y organizó su primera fiesta pública para el cotillón de fin de año con el banquete y baile de los Bretones de Tánger.

Un colectivo influyente como el francés celebraba con normalidad sus fiestas y reuniones, bajo la presidencia del omnipresente ministro Avonde-Froment, ya en el Hotel Valentina, donde el 18 de diciembre tuvo lugar el gran baile de la Association Sportive Française de Tánger (ASFT), o en el Restaurant du Coq d´Or, donde se reunieron para tomar la tradicional bullabesa en su banquete mensual los presidentes de la ASFT, agrupación de las sociedades francesas en la ciudad. Ante todos ellos, Avonde-Froment anunció que, a petición propia, el residente general de Francia en Marruecos, el general Noguès, había concedido una subvención para equilibrar el maltrecho presupuesto de la Zona de Tánger, dejando claro quién ejercía la hegemonía en la ciudad internacional.

Desde luego, España no podía ofrecer un espectáculo de unidad semejante ni siquiera una nómina de sociedades y asociaciones como la que se acaba de citar, pese al mayor número de sus conciudadanos…”

Leer este libro de Bernabé López me ha hecho reflexionar en muchas cosas, unas literarias, otras políticas, algunas sorprendentemente actuales como para no darles importancia. Por todas estas razones me parece una publicación más que atractiva, imprescindible sin duda para comprender ese período, indispensable para quienes se sienten atraídos por la mítica ciudad de Tánger. Una obra magnífica. 

Sergio Barce, junio 2021

BERNABÉ LÓPEZ GARCÍA

Etiquetado , , , ,

ESCRIBIENDO MÁS DE TÁNGER

Segunda entrega de la imagen de varios de los libros con Tánger de protagonista que ocupan un lugar especial en mi biblioteca.

Tánger, puerta de África, de Abdellah Djbilou; Tánger 1916-1924, de Francisco de Asís Serrat; Hijo del siglo, de Eduardo Haro Tecglen; El frente de Tánger (1936-1940), de Bernabé López García; La letra y la ciudad: su trama en Tánger, de Randa Jebrouni; Si Tánger le fuese contado…, de Tomás Ramírez Ortiz; Tánger, de Eduardo Jordá o Ángel Vázquez en los papeles, de Sonia García Soubriet.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , ,