Archivo de la etiqueta: Momata

RETRATO LITERARIO DEL POETA LARACHENSE MOHAMED MAMOUN TAHA

Hace días dedicaba un artículo al escritor larachense Dris Diuri, hoy lo hago sobre Mohamed Mamoun Taha, al que todos conocemos como “Momata”.

MOMATA

MOMATA

Como Dris Diuri y Mohamed Sibari, él es uno de los autores que fueron incorporados a la cuidada selección de escritores marroquíes que hicieran Sergio Macías y Mohamed Chakor en su libro “Literatura marroquí en lengua castellana”, publicado en la Colección Reencuentro, de Ediciones Magalia (Madrid, 1996).

De todos los autores mencionados en el libro, a Dris Diuri se le incluyó entre los creadores de los años 40 y 50, mientras que a Momata se le adscribió a la generación de los 60, junto a Abdelkader Uariachi, Mohamed Chakor, Abderrahman Cherif-Chergui, Dris M. Mehdati y Mohamed Laarbi Messari.

LITERATURA MARROQUÍ EN LENGUA CASTELLANA

Chakor y Macías dicen sobre Mohamed Mamoun Taha, entre otras cosas, lo siguiente:

Nació en Ksar el Kebir (Alcazarquivir), pero a temprana edad se traslada a orillas del Atlántico, para residir en el hermoso pueblo de Asilah. Con su dominio del castellano viaja a España para estudiar arquitectura, obteniendo su título de arquitecto en la Universidad Politécnica de Madrid.

En esta profesión le corresponde dirigir los Servicios de Obras de las Municipalidades de Asilah, Ksar-el-Kebir, Chefchaouen y Larache. En la actualidad vive en esta última ciudad dedicado a las labores de arquitecto privado y a la poesía.

Su poesía contiene un ritmo lírico musical, se nota una clara influencia de los clásicos españoles. Al autor le agrada describir situaciones, estados anímicos y paisajes. En algunos pasajes aparece el transcurso de sus años con un cansancio y una visión de muerte:

Muchos años después,

ya envejecido y cansado,

heme otra vez,

en mi Asilah querida,

como vuelve al hogar

el vagabundo arrepentido.

También encontramos en ella la soledad, como en su poema <Una mesa en la penumbra>, o la compasión y el dolor, cuando hasta la naturaleza se compadece de él. Pero la esperanza está presente en el alma del autor, y se la entrega a los que sufren como una promesa de futura alegría, en su poema <Promesas de 1992>.

Por otra parte, el autor no se escapa de la problemática actual, incluso toma compromiso ante una situación bélica y entrega su solidaridad y mensaje en “Bagdad no se rinde”.

Aparecen versos que reflejan el desencanto por la amistad, como si ésta sólo fuese aparente, y el autor no creyera en ella. En lo que se refiere al amor, éste es cantado en sus diferentes facetas con mucha pasión. Y el aspecto religioso lo vemos en el siguiente canto:

PLEGARIA

¡Oh!, Clemente y Misericordioso,

Señor de la Tierra y de los Cielos

y norte de mis esperanzas y anhelos.

Tú, a quien siempre ruego e imploro

la salud, la Gloria y el perdón.

Perdona mis olvidos y errores,

perdona mis infinitos pecados

y colma mi corazón de tus amores…

Guíame, Señor, por tu recto sendero

y hazme morir libre del pecado,

tal y como Tú me has creado…

voces de larache

Mohamed Laabi, en su precioso libro “Voces de Larache”, dice sobre Momata:

<Los dos libros que nos dejó Momata (“Lágrimas de pluma” y “Susurros”) reflejan toda una vida escrita en verso. En ellos se plasma la evolución cronológica de la misma vida del poeta que dedicó una serie de poemas a su entorno. Y por supuesto están presentes las cuatro ciudades que le marcaron, sobre todo la última: Larache.

“Y de Larache, donde quiero morir”

que es el último verso del poema titulado “Mis cuatro ciudades”>.   

Sergio  Barce, mayo 2013

LARACHE - Rio Lucus

LARACHE – Rio Lucus

Etiquetado , , , , , , , , ,

LARACHE vista por… el poeta MOHAMED MAMOUN TAHA “MOMATA”

 MOMATA  De Ksar el Kbir (Alcazarquivir) pero hijo adoptivo de Larache, es el poeta Mohamed Mamoun Taha “Momata”, autor, entre otros libros, de Lágrimas de una pluma (Editions Marocaines et Internacionales – Tánger, 1993), aunque también se editó en Larache, o Susurros (Imprenta Najah El Jadida – Casablanca, 1995).

    Tras vivir en Aislah, Momata estudió arquitectura en la Universidad Politécnica de Madrid. Desde siempre, cultivó la poesía. Comenzó publicando en la prensa marroquí de expresión francesa, que aceptó curiosamente sus poemas escritos en español, y después lo hizo en las páginas en español de L’Opinion (Rabat) y en el periódico La Mañana (Casablanca). Tras instalarse definitivamente en Larache, esta ciudad y la de Asilah, se convierten en sus máximas fuentes de inspiración. Influenciado por la poesía española, Momata es uno de los poetas marroquíes más importantes que han escrito su obra en castellano. La muerte, el paso del tiempo y el cansancio, las ausencias, la amistad… son los temas recurrentes de su obra, así como el amor o su visión de temas actuales del momento. No tuve la oportunidad de conocerle personalmente, pero mantengo una entrañable amistad con su hijo con el que, cuando nos vemos en Larache, mantengo largas charlas sobre los problemas de la ciudad y su decadencia…

    En cualquier caso, hoy traigo el poema que escribió a Larache, en concreto a las ruinas del Hospital Guebibat, y que Mohamed Mamoun Taha “Momata” tituló

  DESPOJOS DE UNA SILUETA

…Ya los vientos aúllan

en tus oscuros corredores,

las lluvias se derraman

sobre tus azoteas,

y las ventanas

por donde se asoman

los años fatigados,

la telaraña ha tejido

sus tupidas cortinas…

Tu maltrecho torreón

de donde se ve el Lucus

con sus aguas dormidas

y las olas del mar

al besar la orilla;

hoy, todo es agonía

cual náufrago solitario

que tiende sus brazos a la nada,

mientras el tiempo

con mano despiadada

arranca sus almenas

para esconderlas luego

en la sombra del olvido.

Tus indefensas ruinas

donde el tiempo, con saña,

va ahondando las heridas,

y tu figura gris

asomada al vacío

cual piedra caballera,

que desaparece

durante la noche

y se vuelve a erguir

con la aurora;

se irán al mar un día

dejando en su lugar

una marcada huella

de ladrillos y argamasa.

Cuando miro de frente

los despojos de tu silueta

que aún los años mecen,

me inunda la tristeza.

Quisiera ver un día

borrarse tu remanente

de silencio y agonía,

arrojando tu historia

a los abismos del olvido

que Larache no llorará

por tan poca cosa.

      Como digo, no llegué a conocerlo, pero en el año 2006, en el transcurso del II Festival Musical de Larache y Terceras Jornadas Culturales, que organizamos “Larache en el Mundo”, “Larache Al Mada” y la “Asociación Al-Khazaba”, rendimos un merecido homenaje, tanto a Momata como al otro poeta larachense por excelencia: Dris Diuri. Y me siento orgulloso de que lo hiciésemos.

 Sergio Barce, marzo 2012

Etiquetado , , , , , , , ,