Archivo de la etiqueta: Festival de Cine de Málaga

ARRANCA EL RODAJE DE “EL NADADOR”, BASADO EN UN RELATO DE SERGIO BARCE

IMG-20171128-WA0040 (2)

Rodaje de EL NADADOR

Acabo de llegar de Larache… Fui para asistir a los primeros días de rodaje del primer cortometraje que dirige mi hijo Pablo. Se rueda en la tierra que más amo, se basa en el relato El nadador, que forma parte de mi libro Paseando por el Zoco Chico. Larachensemente (Ediciones del Genal – Málaga, 2015), y el guión lo hemos escrito juntos.

Sólo puedo deciros que el equipo técnico, tanto el español como el marroquí, es fantástico.

Director: Pablo Barce

Productor: César Martínez Herrada (reciente ganador en el Festival de Cine de Sevilla al mejor documental con Ruibal, por libre)

Producción asociada en Marruecos: Ali Bakkioui

Jefe de producción: Jorge Revuelta

Dirección de fotografía: Jorge Roig

Location manager: Ismael Bakkioui

Ayudante de dirección Arturo Salmerón.

Como el rodaje seguirá en Larache hasta finales de esta semana, os iré dando más detalles de los actores y de los técnicos que participan a medida que reciba información. También colgaré otras fotos del rodaje.

Sergio Barce, noviembre 2017

24130424_1865490686824228_7811923783453944320_o

Rodaje del cortometraje EL NADADOR

***

IMG-20171128-WA0046

Rodaje del cortometraje EL NADADOR

***

IMG-20171128-WA0013

Rodaje del cortometraje EL NADADOR

Aquí os dejo el arranque del cuento en el que se basa la película…

EL NADADOR

Los brazos se hundían fabricando una espuma salada que se diluía a su espalda tras una existencia efímera. Igual ocurría con la pequeña estela de ondas dispersas que abandonaba atrás. Todo el movimiento era de una armonía impecable; los brazos, las piernas, el giro de la cabeza al tomar aire, sumergirla y expulsar ese mismo aire por la boca. En ningún instante cerraba los ojos. Hakim veía en el fondo primero la arena y las algas desvalidas, luego sólo arena y, más tarde, el verde azulado del océano.

Oía el chapoteo que él mismo provocaba avanzando sin descanso. Nada de parar, seguir, seguir, seguir adelante. Detenerse podía significar la rendición, perder el equilibrio, agotarse en medio del vacío. Había recorrido al menos doscientos metros, y oía el bombeo de su corazón, distinto al del comienzo, y cómo los brazos golpeaban la superficie esmeralda, cómo sus pies pateaban igualmente para ayudarlo a avanzar. Trataba de no perder la concentración en su respiración acompasada, obsesionado ante la idea de perder el ritmo y sucumbir, verse humillado. Pensó de pronto en Haddu y en Abdelali, riéndose de su estrepitoso fracaso. Le lanzarían el balón de cuero contra la espalda, mofándose, como solían hacer cuando le colaban un gol por debajo de las piernas.

-Eres tonto, Hakim. ¿Adónde crees que vas? ¿A las Canarias?

Pensar en sus posibles burlas lo espoleó, e insufló un desesperado ardor a su empeño.

Calculó que ya estaría a medio camino. No quería comprobarlo porque el hecho de intentarlo siquiera podía agobiarlo, tragaría agua y entonces sólo podría agitar los brazos sin encontrar nada. Ya le había ocurrido meses antes y se juró no repetir la experiencia. En aquel momento, creyó que moría, pero la providencia quiso que alguien, desde uno de los pesqueros, se percatara. Lo sacaron medio ahogado y estuvo un buen rato vomitando y tosiendo en la cubierta. Recordaba que olía mucho a salazón y a redes mojadas.

Hoy se había lanzado desde el faro del espigón. Dejó a la derecha la playa peligrosa y se esforzó por alejarse de la otra banda, de la entrada al puerto, de la desembocadura del Lucus. Ahí no corría el riesgo de verse arrastrado por la marea. Eran ya doce años nadando frente a los acantilados de Larache, su pueblo, y se conocía los vericuetos y las trampas que las aguas habían trazado desde los siglos…

PASEANDO POR EL ZOCO CHICO - cubierta

***

IMG-20171128-WA0004

Rodaje del cortometraje EL NADADOR

Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

CASI UN AÑO SIN PABLO CANTOS

Pronto hará un año que mi amigo Pablo Cantos se marchara y nos dejara desnudos en medio de esta estepa en la que nos ha tocado vivir.

Pablo Cantos, junto al actor Mario Zorrilla, delante del cartel de su película

Pablo Cantos, junto al actor Mario Zorrilla, delante del cartel de su película

El pasado martes, en el Festival de Cine de Málaga, su casa natural, se le dedicó un merecido homenaje proyectando una vez más su cortometraje Gato por Goya (2009) y el largometraje Imaginario (2008) que, como los buenos vinos, gana con el tiempo. No sé si me fijé más ese día en los detalles de esta película, pero el caso es que me fascinó aún más que la primera vez que la vi en su estreno. Los diálogos, escritos también por Pablo, no solo me parecieron ahora buenos, sino magníficos, con frases que pocos escritores son capaces de hilvanar, y su forma de filmar y estructurar la película, inteligente y deslumbrante.
Estaba ahora buceando por internet, buscando la sombra de Pablo Cantos, y me he encontrado una breve entrevista que le filmaron en SurTV cuando presentaba el documental, maravilloso y original, Objeto encontrado (2012), dedicado a Antonio Pérez, que Pablo escribió y que su gran amigo César Martínez dirigió. Y cuando Pablo ha aparecido en la pantalla de mi ordenador, y se ha movido, y ha hablado, y yo lo he escuchado de nuevo, he tenido el breve y absurdo impulso de abrazarlo. Pero eso es algo que ya no puedo hacer.
Hay en la filmación un primerísimo plano de su mirada, dura apenas un segundo, pero ese pequeño instante me ha anudado el estómago. Parecía que lo tenía aquí al lado, y que iba a pasarme un brazo por encima del hombro para hacerme una de sus confidencias.

Este es el enlace para ver la entrevista:

http://www.diariosur.es/videos/malaga/actualidad/1386546910001-cineasta-guionista-pablo-cantos-habla-sobre-documental-objeto-encontrado-reivindica-figura-intelectual-antonio-perez.html

Solo han sido cuatro minutos de entrevista, pero aunque solo haya sido a través de la pantalla, Pablo estaba otra vez aquí. Y al mirar ahora por la ventana de la habitación en la que escribo, me he dado cuenta de que no llueve como ayer, de que brilla un sol espléndido, de que es un día alegre y vivo, y quizá sea porque Pablo ha vuelto para hacerme esta visita.

Sergio Barce, marzo 2014

 

Etiquetado , , , , , , , , , , ,