QUÉ SE DICE DE «EL MIRADOR DE LOS PEREZOSOS»

Reproduzco aquí algunos fragmentos de los comentarios, reseñas, whatsapps o correos de amigos y lectores (entre ellos varios escritores que admiro) que me han hecho llegar sobre mi libro El mirador de los perezosos:

Hay que ser valientes para asomarse al mirador de los perezosos y encontrarse de frente con tus miedos… Literatura de calidad y de calidez. SUSI BONILLA 

Querido Sergio: acabo de leer El mirador de los perezosos y me ha gustado mucho ese paseo literario por Tánger. Las narraciones son estupendas y me han hecho sentir que Marruecos es un país que creo conocer pero que siempre me sorprende. Me encanta el recuerdo de nuestro paseo por el cementerio judío y por las grutas de Hércules. Enhorabuena por tu libro. MARTA CEREZALES LAFORET

El mirador de los perezosos proporciona páginas impagables. Con su lectura, me he asomado por ventanas que se mantenían cerradas. Y estoy convencido de que se mantendrán abiertas para siempre. (Contracubierta del libro) MOHAMED EL MORABET

Sergio me leí el libro de golpe, extraordinario y me le llevo conmigo para volver a leerlo… MOISÉS AMSELEM.

De un profundo humanismo, los diez relatos que componen El mirador de los perezosos, algunos de ellos emparentados con la crónica de un mundo y de unos lugares que se fueron, que se perdieron en las esquinas del tiempo para quedar habitando la memoria de unos pocos, son de una calidad narrativa y expositiva innegables. PACO HUELVA.

En mi último viaje a Marruecos, Tánger me enamoró, mucho más que otras veces. Así que, no pudiendo estar allí, pensé que «El Mirador de los Perezosos» sería una buena lectura para recrear sus calles y su ambiente. Pero no, no es solo un paseo por Tánger, es un paseo por los sentimientos. En estos relatos, Sergio Barce vuelve a tocarnos el corazón con su sensibilidad al abordar temas y personajes con gran carga emocional. NIEVES MARTÍNEZ.

Que Sergio Barce me agradezca a mí, que me nombre, que me mezcle entre títulos como “Boulevard Pasteur”, y “Calle Siaghins” o “Hafa” me emociona. Gracias, Sergio, por esa literatura tuya que hace esencias de las historias. Leo “El mirador de los perezosos” y deseo que no se acabe, que perdure en la memoria, que tarde mucho en olvidarse. Mucho. LUIS SALVAGO.

En este libro, haciendo de Tánger literatura honda y personal, existe una alquimia entre la reivindicación de la memoria; también el gusto por lo antiguo, lo que fue en otro tiempo por única vez, pero cuyo regusto aflora y perdura en el paladar; sin olvidar la recreación de la sensualidad y hasta un toque mágico. Este escritor siempre es un acierto. DAVID ROCHA.

Presenta El mirador de los perezosos una ordenación muy medida, que alterna puros relatos con otros de autoficción, confiriendo así un pulso narrativo muy rítmico y tornando su lectura en una experiencia tan airosa como agradable, a pesar de los asuntos tratados, algunos de ellos trufados de melancolía o crudeza. Además, sutiles hilos conectan todos los relatos: personajes, lugares y tiempos, así como las constantes temáticas que impregnan la literatura de Sergio Barce: la niñez, la memoria, el viaje, el silencio, el arte, el erotismo… Con todo ello este libro aboceta una genuina atmósfera tangerina y, al trazar un demorado medineo por la mítica ciudad, conforma la presencia de la urbe como protagonista último de la narración. MIGUEL ÁNGEL MORETA-LARA.

Felicidades por El mirador de los perezosos, por el magnífico personaje de Tánger y por el genial Hotel Rembrandt. JOSÉ A. GARRIGA VELA.

He terminado de leer El mirador de los Perezosos. Buenas historias, calidad literaria, narración muy cuidada. Barce nos lleva de nuevo al mundo que bien conoce, nos lo transmite con viveza, lo cuenta como si compartiésemos un vaso de vino en el bar de la esquina. Los límites de sus narraciones están entre lo vivido y soñado, los lectores no lo acabamos de descubrir. Difícil elegir uno de los relatos. Pero me decido a hacerlo:  Boulevard Pasteur. IÑAKI MARTÍNEZ. 

El lenguaje que Barce gusta de usar, salpicando el castellano de una mezcla de expresiones en dariya/árabe y  jaquetía (judeoespañol, usado por sefardíes), le da un sabor muy marroquí, salpimentando el discurso. Un conjunto de narraciones que interesa y emociona, creando, como suele hacer el autor, un clima lleno de nostalgia y de belleza. FUENSANTA NIÑIROLA

Sergio ama lo que le lleva a escribir: Tánger y Larache, sus recuerdos de infancia, los personajes reales e imaginarios que aparecen…incluso las injusticias que salpican sus relatos son tratadas con cariño y comprensión. Ha sido un placer como siempre perderse en tus paseos, recuerdos y miedos. MARIBEL MÉNDEZ

Durante la lectura de los diez relatos que conforman El mirador de los perezosos me siento impregnado del magnetismo que irradian las aventuras cotidianas de personas en las que palpas como desde la derrota construyen su propia salvación, en cada uno de ellos la lucha por la vida se manifiesta llena de íntima ternura. VICTOR PÉREZ

Me lo he leído de una sentada. Me ha encantado, tanto que ha pasado a ser mi favorito. Qué pena que sean relatos cortos… con todos me he quedado con ganas de más. Un gran trabajo, Sergio. CHARO SÁNCHEZ

Es uno de esos libros que no pueden soltarse hasta llegar a la última página, y nos divierte, a los que sabemos de quiénes habla, la cantidad de personajes reales —amigas y amigos del autor y de este lector— que salen en las historias, entre ellos un tal Alberto Gómez Font… En «El mirador de los perezosos» Sergio Barce hace convivir relatos de ficción con otros autobiográficos, crónicas de sus paseos por Tánger, y el resultado es un equilibrado y delicioso cóctel tangerino. Un libro bonito, muy bien escrito, que destila amor por Tánger. ALBERTO GÓMEZ FONT

Movimiento, acción, narración, descripción, como corresponde al relato corto. Deliciosos textos en los que escuchamos el ruido de los coches, el de los petits taxis lanzados por las calles en una carrera sin igual que no respeta ni los pasos de cebra. El Bulevar Pasteur, el hotel Rembrandt, la perfumería Madini, el Number One. ¡cuántos nombres, lugares y personas para disfrutar y recordar! Con la nostalgia del pasado instalada en el narrador: “Aún no sé por qué esta añoranza se me ha agarrotado esta madrugada de verano… No quisiera moverme de este mirador ni que este aroma a mar abierto que he reconocido me abandone aún.” “El tiempo me ha hecho comprender que la decepción y el pesimismo se estaban instalando en sus vidas y que nuestro futuro, en el país que considerábamos el nuestro, iba dejando de serlo”. Sergio, querido amigo: nuestra amistad ha quedado sellada para siempre con este libro, como un buen día me dijo Chukri. Y ha sido Tánger, hechicera y maga, quien mediante la Literatura y la Pintura nos ha unido. CONSUELO HERNÁNDEZ

En fin, mi querido Sergio Barce, ya he terminado esa maravilla de libro… Puestos a tener que morir, yo también elijo Tánger para hacerlo. Al fin, morir en Tánger es, como dice el autor, verdaderamente literario y, tal vez, el sitio más adecuado para hacerlo. MARÍA BACALL

Enhorabuena por El mirador de los perezosos, diez historias con la magia de hacerte sentir el Tánger que fue y el que es, ese que marca y nos hace siempre sentir. Muchas de las palabras y dichos al leer las he puesto en la voz de mis padres. Gracias. PEPA FERNÁNDEZ

El Mirador de los Perezosos de Sergio Barce Gallardo, es una visita guiada a La Novia del Norte, en lujosa compañía de otro de sus rendidos amantes. Un Amante, cuya prosa reaviva el magnetismo inspirador de una ciudad mágica, a golpe de pequeñas grandes historias. 9 Nueve de Abril es puro virtuosismo literario, un viaje en el tiempo que no deja indiferente. La luz del Café Hafa y la vista cristalina del Estrecho, las callejuelas de Merchane, las mujeres asomadas al Cabo Malabata o las esquinas redondeadas de los edificios del Boulevard Pasteur, donde sentarse a observar es un placer para los sentidos. Todo cobra vida ante el lector, como paseando en compañía de un testigo audaz, estelar, capaz a cada paso de rescatar emociones y nostalgia. Hasta la sensación que quiebra el ánimo, el día antes de coger el barco de vuelta, hace presencia cuando quedan pocas páginas para acabar el libro. Mucha belleza, sensibilidad y una pizca de magia, son ingredientes apreciables en esta magnífica colección de relatos tanjawis. JOSÉ VARGAS

Gracias, Sergio, por este valioso regalo de tu última obra, El mirador de los perezosos. Un verdadero tesoro. ISABEL FLUXA

Felicitaciones por ese Mirador de los perezosos. Te confieso que… “no lo he leído de un tirón”. No, mejor despacito, para que nunca se acabara, disfrutando intensamente de Tánger y tus relatos, con tu prosa, tan limpia y elegante. MARÍA ORTEGA AYLLÓN

Ya acabé el Mirador de los perezosos. ¡Un viaje feliz al pasado! ¡Me ha encantado! Gracias Sergio. LOLA MARTÍNEZ PEÑA

 

 

Etiquetado , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: