Archivo de la etiqueta: Alfaguara

«NOT DARK YET» de BOB DYLAN

 En 1997 se editó el disco TIME OUT OF MIND, de Bob Dylan, que fue galardonado con el Premio Grammy al mejor disco del año 1998. Uno de los temas que componen este disco es “Not dark yet” (Aún no ha oscurecido).

  Antonio Berrocal me ha enviado un libro, pero, como es su costumbre cuando me regala alguno, ha insertado un fragmento de esta canción. Eso me ha parecido genial. Y seguro que a mi primo Antonio Abad, que me inyectó el virus Dylan, también le parecerá bien traerlo al blog.

   El fragmento son los primeros versos de la canción, y dicen:

Caen las sombras y aquí he pasado el día

El calor me quita el sueño, el tiempo se escapa

Diría que mi alma se ha vuelto de acero

Aún tengo las cicatrices que el sol no ha curado

Ni siquiera hay espacio para estar en ningún lado

Todavía no ha oscurecido, pero ya falta menos

(…)

Pero creo que merece la pena que os transcriba la canción completa:

Caen las sombras y aquí he pasado el día,
El calor me quita el sueño, el tiempo se escapa
Diría que  mi alma se ha vuelto de acero
Aún tengo las cicatrices que el sol no ha curado
Ni siquiera hay espacio para estar en ningún lado
Todavía no ha oscurecido, pero ya falta menos

Mi humanidad se ha ido al garate
Detrás de todo lo hermoso siempre hubo algún dolor
Ella me escribió una carta, una carta muy cordial
Puso por escrito lo que tenía en la mente
Pero yo no veo siquiera por qué debe importarme
Todavía no ha oscurecido, pero ya falta menos

Estuve en Londres y en la alegre Paris
Seguí el curso del río y llegué hasta el mar
Acabé en el fondo de un mundo mentiroso
Y ya no busco nada en los ojos de nadie
Llevo una carga que a veces no logro soportar
Todavía no ha oscurecido, pero ya falta menos

Aquí nací y aquí moriré contra mi voluntad
Sé que parezco moverme, pero sigo quieto
Tengo los nervios embotados y ausentes 
Ni siquiera recuerdo de qué venía huyendo
Ni siquiera oigo el murmullo de un rezo
Todavía no ha oscurecido, pero ya falta menos.

Enlace para escuchar en directo este tema en Youtube:  

  http://www.youtube.com/watch?v=RZgBhyU4IvQ

BOB DYLAN

SHADOWS ARE FALLING AND I´VE BEEN HERE ALL DAY
IT´S TOO HOT TO SLEEP, TIME IS RUNNING AWAY
FEEL LIKE MY SOUL HAS TURNED INTO STEEL
IVE STILL GOT THE SCARS THAT THE SUN DIDN´T HEAL
THERE´S NOT EVEN ROOM ENOUGH TO BE ANYWHERE
IT´S NOT DARK YET, BUT IT´S GETTING THERE

WELL, MY SENSE OF HUMANITY HAS GONE DOWN THE DRAIN
BEHIND EVERY BEAUTIFUL THING THERE´S BEEN SOME KIND OF PAIN
SHE WROTE ME A LETTER AND SHE WROTE IT SO KIND
SHE PUT DOWN IN WRITING WHAT WAS IN HER MIND
I JUST DON´T SEE WHY I SHOULD EVEN CARE
IT´S NOT DARK YET, BUT IT´S GETTING THERE

WELL, I´VE BEEN TO LONDON AND I´VE BEEN TO GAY PAREE
I´VE FOLLOWED THE RIVER AND I GOT TO THE SEA
I´VE BEEN DOWN ON THE BOTTOM OF A WORLD FULL OF LIES
I AIN´T LOOKING FOR NOTHING IN ANYONE´S EYES
SOMETIMES MY BURDEN SEEMS MORE THAN I CAN BEAR
IT´S NOT DARK YET, BUT IT´S GETTING THERE

I WAS BORN HERE AND I´LL DIE HERE AGAINST MY WILL
I KNOW IT LOOKS LIKE I´M MOVING, BUT I´M STANDING STILL
EVERY NERVE IN MY BODY IS SO VACANT AND NUMB
I CAN´T EVEN REMEMBER WHAT IT WAS I CAME HERE TO GET AWAY FROM
DON´T EVEN HEAR A MURMUR OF A PRAYER
IT´S NOT DARK YET, BUT IT´S GETTING THERE

La traducción de la canción la he tomado de “Bob Dylan. Letras 1962-2001”, editado por Alfaguara en 2007.

Etiquetado , , , ,

«EL TIEMPO DE LA AMISTAD» (The colected stories of Paul Bowles II) de PAUL BOWLES

EL TIEMPO DE LA AMISTAD de Bowles EL TIEMPO DE LA AMISTAD (The colected stories of Paul Bowles II) (1948-1976) (Edit. Alfaguara).  Espléndido libro de relatos en el que Bowles, con su sabia maestría, nos introduce una vez más por los abismos de la cultura marroquí, unas veces adoptando el punto de vista del europeo que choca abruptamente con un mundo desconocido y que, fascinado por una visión desconocida de la vida, lo observa como algo salvaje y atípico, y otras veces asumiendo la propia voz del marroquí originario.

Destacaría, del conjunto de las narraciones que conforman este volumen, el cuento que da titulo al libro: “El tiempo de la amistad” (1962), relato que con mesura nos introduce en la relación que se establece entre una europea que acude cada año a un pequeño hotel del interior y un joven que, poco a poco, se hace imprescindible en la vida de la protagonista. Historia que ha de acabar como tantas otras historias rotas en el momento en que los independentistas hacen cambiar la mentalidad del país, es decir, con la inevitable separación y la promesa que hace ella de regresar de nuevo, sabiendo sin embargo que nunca lo hará.

Paul Bowles

Asimismo dos historias con puntos en común: “Después del mediodía” (1950) y especialmente “Si yo abriera la boca” (1952), un amargo relato de la decadente sociedad de clase alta occidental asentada en Marruecos, atreviéndose Bowles además con desvelarnos esa sexualidad larvada existente en las relaciones silenciosas y ocultas de hombres mayores y menores, con una violencia igualmente subterránea que explota de manera visceral y con escenas de una gran crudeza o que insinúan aquélla.Colección de relatos escritos en diferentes momentos de la vida de Bowles muy recomendable.

Sergio Barce, Octubre 2010

Paul Bowles (1910-1999)

Escritor y compositor estadounidense, nacido en Nueva York en 1910. En 1947 viajó a Marruecos y se estableció en Tánger con su mujer Jane. La primera novela de Bowles, El cielo protector (The sheltering sky) (1949), se convirtió en un éxito de ventas y fue llevada al cine en 1991 por Bernardo Bertolucci. Otras novelas suyas son Déjala que caiga (Let it come down) (1952) y La casa de la araña The spider´s house) (1955). En 1963 publicó Cabezas verdes, manos azules (Their heads are green and their hands are Blue) (1963).

“Ella quería saber cómo se llamaba, pero estaba al tanto de lo reservados que acerca de los nombres eran los habitantes de la región, que rara vez daban el suyo verdadero a un extranjero; era una peculiaridad que ella respetaba porque sabía que tenía sus raíces en su religión ancestral. De modo que se abstuvo de preguntárselo, segura de que llegaría el momento en el que él confiara en ella lo bastante como para decírselo por su propia voluntad. Y el momento llegó inesperadamente una mañana, cuando acababa de relatar varias leyendas relacionadas con el gran rey musulmán de la antigüedad cuyo nombre fue Salomón. Se detuvo de pronto y, haciendo un esfuerzo para mirarla sin parpadear, dijo: Y mi nombre es también Slimane, como el rey.”

(De “El tiempo de la amistad” de Paul Bowles)

 

Etiquetado , , ,