Archivo de la etiqueta: Janucá

¡FELIZ JANUCÁ!

Para todos mis amigos hebreos,

especialmente a los larachenses,

os deseo una feliz fiesta de las luces,

¡Feliz Janucá!

¡Jánuca Sameaj!

Larache

 

Etiquetado , ,

FELICES FIESTAS DE JANUCÁ

A todos los amigos hebreos, con especial cariño y afecto a los larachenses, os deseo unas alegres y especiales Fiestas de Janucá, así como felicidad, salud y prosperidad.

Como cada año, imaginaré que tomo alguno de los dulces típicos que preparáis en estas fiestas y que os acompaño en esta celebración.

JANUCÁ****

Os felicito igualmente con este poema en jaketía de nuestra paisana Mercedes Dembo:

Janucá

Hoy es día de Janucá,
ancendamoz la menorah,
ancendamoz la janukia;
aĵuntados alderedor de la meza,
disfrutaremos biñuelos
tamién sufganiot y latkes.

Al ancender laz velas
en voz alta pitneamoz,
en voz alta bendizimos,
al Señor del mundo demandemoz,
que haga nisim con mosotroz,
como lo hi
zo en tiempos antiuos.

Cada noche una vela enmueva,
cada noche una luz shalea,
una durce luz se huzea;
el firmamento alumbra,
de miles centellas de fuego
que sha’lean como el oro.

Vengan niños y niñas,
aríendo y go
zzando
a
ĵuwar al sevivon,

Nes gadol aya kan
un gran milagro ocurio aquí ,
dele la vuelta otra vez,
nes gadol shuv hiye kan,
otro milagro grande ocurrirá,
es la promesa del D-io.

Amen que vivamos para verlo.

Merche DemBar

registrado con safecreative

****

unnamed

Etiquetado , , ,

FELICES FIESTAS DE JANUCÁ

   Después de alguna mala noticia, como la inesperada pérdida de Mohamed Sibari, que aún nos tiene a todos un tanto desconcertados, resulta alentador poder felicitar a alguien. Por eso, aprovechando que se celebran estos días las Fiestas de Janucá, quiero desearle a todos mis amigos hebreos toda la felicidad, salud y prosperidad durante estos ocho días.

Imaginaré que tomo alguno de los dulces típicos que preparáis en estas fiestas y que os acompaño en esta celebración.

janucá

Y como las fiestas religiosas hebreas tienen sus secretos y sus misterios, me aprovecharé de mi amigo Pepe Edery, y os reproduzco a continuación un artículo que me ha enviado al respecto de las fiestas de Janucá, que, como él mismo dice, está “relacionado en parte con una especial januquía como sustituto fotográfico o postal” (me aconseja que, para comprender mejor el texto, busquemos en internet tres conceptos: Janucá, Mezuzá y Meguilá):

HANUKÍA Y MEZUZÁ: PARA FELICITAR EN JANUCÁ A MI FAMILIA Y AMIGOS

Me preguntaba mi nieto Yosef Edery Anahory cuales eran los objetos más apreciados que tenía actualmente en mi domicilio madrileño. Le contesté que entre todos eran una janukía bien visible en la pared principal del hall  de la casa, una de las dos mezuzot que había en el dintel de la puerta de entrada y la Meguilá de Purim escrita por Babá Hbib. Conmemorando además el “Purim de los Cristianos” cuando los judíos de Tetuán y de otras ciudades del norte de Marruecos, entre ellas Larache y Alcazar, se libraron de las intenciones del Rey Sebastián de Portugal, gracias a la “Batalla del Mejazén o de los Tres Reyes (entre Larache y Alcazarquivir) ya que si ganaba los quería forzar a convertirse al cristianismo o matarlos.

Mi JANUKÍA porque había pertenecido a mi bisabuelo el saddik de Larache Rebi Moshé Benchluch, más conocido por “Babá Hbib” (“Padre Querido”), que era la que utilizaba en su domicilio y que ha sido heredada por sucesivos familiares. Data de principios del siglo XIX, y como las de su época, es de una aleación de cobre y otro metal, y preparada para utilizar aceite en su encendido con el shamash en la parte superior centralizado. Modelo en que se han basado las miles que se han fabricado a su semejanza industrialmente en Fez, Salé y Marraquech a mediados del siglo XX. El dibujo y cincelado es de estilo judeo marroquí destacando las puertas inferiores de medio arco que simbolizaban las Puertas de Jerusalén.

Para conocer la vida y milagros de “Baba Hbíb” hay un extenso artículo  publicado en Israel, en la revista belga “Los Muestros” y en Internet bajo el título de: “Rabbi Mose Benchlouch, Genealogía de un centenario”. Así como mi artículo “La Familia Benchluch, Orígenes y trayectoria en España, Argelia, Marruecos, Palestina e Israel”.

Mi MEZUZÁ tiene un gran valor afectivo y tradicional para mí y mi unidad familiar. En Marruecos había la costumbre que los rabinos y las personas religiosas solían escribir no solo el pergamino con las dos Perashiyot de la Shemá antes de Vayomer con tinta a base de nuez vómica y con una pluma fina de caña en una perfecta y miniaturizada caligrafía hebrea. Sino que también se confeccionaban ellos mismos el estuche, aunque a veces recurrían a la ayuda de un amigo judío hojalatero, que les solía fabricar habitualmente el” bachucho” para arrojar agua en Shavuot.

Este es el caso de la mezuzá que escribió y  cuyo estuche también confeccionó mi abuelo paterno Yamín Ederhy Busidan, persona muy religiosa y poseedor de extensos conocimientos y gran cultura de la Torá y de la religión. Ya que nacido en Meknés se formó en las yeshivot de esta ciudad superando en conocimientos (según testimonio de estos) a sus hermanos y/o hermanastros como entre otros a Rebí Rahamím o a Rebí Yussef Messas. Fue compañero y amigo del prestigioso rabino asquenazí Rebí Zeeb Halperim, el gran reformador de las yeshivot de Marruecos en la primera década del siglo XX.

Mi abuelo Yamín conoció en Larache a principios del siglo XX a mi abuela Simha Berdugo Benchluch, nieta por parte paterna de los prestigiosos saddikim de Meknés  Rebí Yudah Berdugo conocido como “Jajam Halav Hachalom” y biznieta del Rebí Rafael Berdugo conocido como “El Malaj” cuyo título anteponían al nombre. Y por parte materna era nieta del saddik de Larache Rebí Moshé Benchluch “Baba Hbíb”. Se casaron sobre 1905 en Larache donde mi abuelo Yamín, al igual que muchos emigrantes de Meknés, Fez, Demnate y Marraquech que querían embarcar rumbo a Palestina desde el puerto larachense tuvieron que quedarse (la mayoría definitivamente) a causa de una epidemia de tifus exantemático que se declaró en la región del Lukus por lo que no les dejaron embarcar.

Mi abuelo para su domicilio de recién casado escribió y confeccionó una mezuzá con un estuche de aluminio en el que dejó un agujero para que viesen las tres letras hebreas de Shadai. Cuando se casó mi padre (David), le regaló la mezuzá, revisada por él, para el domicilio donde nací en el Pasaje Moreno de Larache, que luego trasladó al chalet; luego a Tetuán hasta terminar en su casa de Chikum Guimel en Beer Sheva. Durante mi viaje de bodas a Israel, me la dio para mi nuevo hogar en Marruecos. En Rabat y ante la imposibilidad de revisarla por lo hermético del estuche, la colocamos junto a una nueva. Y así continua en Madrid siempre junto a otras revisadas. Ya que para mi es como un símbolo, testimonio y recuerdo de mis queridos  ancestros, a modo de talismán.   

Dr. José Edery Benchluch –Madrid 2013

FELICES FIESTAS DE JANUCÁ  5774 —JAG  SAMEAJ  

 

 

Etiquetado , , ,