Archivo de la etiqueta: El mundo de ayer

“EL MUNDO DE AYER” (DIE WELT VON GESTERN), DE STEFAN ZWEIG

Vuelvo por enésima vez a este escritor austríaco que tanto me entusiasma y me enseña. Tras varias de sus obras de ficción y algunas biografías, y, tras acabar sus Diarios, me he sumergido en su otro bellísimo libro de memorias: El mundo de ayer (Die Welt von Gestern), y me he rendido a su prosa, a sus pensamientos, a sus vivencias, a su visionaria pulsión del mundo, clarividente y temerosa por lo que estaba a punto de suceder. Una obra maestra para leer y releer.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es el-mundo-de-ayer-portada.jpg

He dudado antes de elegir el fragmento que deseaba compartir, pero finalmente me he decidido por el instante en el que publica su primera obra. Nadie podría haber descrito esas sensaciones con tal calidez y detalle, tan acertadamente. Leyéndolo, uno vuelve a experimentar muchos de esos sentimientos que solo se viven cuando ves tu primer título editado. Algo irrepetible, como muy bien expresa Zweig.

“Si repaso mi vida, recuerdo pocos momentos tan felices como los primeros de mi época universitaria sin universidad. Era joven y, por lo tanto, no sentía aún la responsabilidad de tener que hacer algo perfecto. Era bastante independiente, la jornada tenía veinticuatro horas y todas eran mías. Podía leer y hacer lo que quisiera, sin tener que rendir cuentas a nadie; la nube del examen académico aún no enturbiaba el claro horizonte, porque ¡cuán largos son tres años, comparados con el decimonoveno de tu vida! ¡Con qué riqueza, plenitud y exuberancia de sorpresas y obsequios los puedes configurar!

Lo primero que hice fue una selección de mis poemas que creí implacable. No me avergüenza confesar que para mí, bachiller de diecinueve años recién salido del instituto, el olor más dulce del mundo, más que la esencia de las rosas de Shiraz, era la de la tinta de imprenta. Cada vez que un periódico cualquiera me aceptaba una poesía, la confianza en mí mismo, débil por naturaleza, recibía un nuevo impulso. ¿Por qué no dar ahora el salto definitivo e intentar publicar un volumen entero? El aliento de mis compañeros, que creían más en mí que yo mismo, resultó decisivo. Tuve la osadía de enviar mi manuscrito justo a la editorial que en aquel momento era la más representativa de la lírica alemana, Schuster & Löffler, editores de Liliencrom, Dehmel, Bierbaum, Mombert, la generación que, junto con Rilke y Hofmannsthal, había creado la nueva lírica alemana. Y, ¡oh, milagro!, uno tras otro fueron llegando esos momentos inolvidables de felicidad que jamás se vuelve a repetir en la vida de un escritor, ni siquiera después de sus éxitos más grandes: recibí una carta con la marca de imprenta de la editorial y la retuve nervioso en la mano, sin atreverme a abrirla. Unos segundos después, conteniendo el aliento, leí que la editorial había decidido publicar el libro y que incluso se reservaba los derechos del siguiente. Recibí un paquete con las primeras galeradas que abrí presa de una gran agitación para ver el tipo de letra, la justificación de las líneas y la forma embrionaria del libro, y más adelante, al cabo de unas semanas, el mismo libro, los primeros ejemplares, que no me cansaba de contemplar, palpar, comparar, una vez y otra y otra. Y, luego, la infantil excursión por las librerías para ver si ya tenían ejemplares en los escaparates, si los habían expuesto en un lugar visible o escondido discretamente en un rincón. Y, luego, la espera de cartas, de las primeras críticas, de la primera respuesta de lo desconocido, de los incalculable… todas esas tensiones, emociones y entusiasmos que envidio en secreto a todo joven que lanza su primer libro al mundo. Pero este entusiasmo mío no era sino un enamoramiento a primera vista…”

Probablemente regrese a El mundo de ayer y vuelva a reproducir otro de sus magníficos párrafos. Algo tan delicioso, como lo son sus páginas, merece ser revisitado.

El mundo de ayer ha sido publicado por Acantilado, con traducción del alemán de J.Fontcuberta y A.Orzeszek.

Sergio Barce, septiembre 2021

Etiquetado , , , , ,