Archivo de la etiqueta: Nisrin Erradi

“ADAM”, UNA PELÍCULA DE MARYAM TOUZANI

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es adam.jpg

Adam es un largometraje dirigido por la conocida actriz marroquí Maryam Touzani, película que ha sido seleccionada para representar a Marruecos en la carrera a los Oscar en el apartado de films en lengua extranjera. De una factura impecable, esta película me ha tocado por varios motivos: el primero y más obvio es el regresar a Marruecos gracias a sus imágenes, a sus personajes, a su ambiente, a su olor (imágenes como la panadería o el horno, me trajeron recuerdos de olores imposibles de olvidar), y el segundo motivo es por la historia tan real como injusta que nos relata.

El argumento es bien sencillo: Abla es una mujer viuda que regenta un modesto local de panadería en Casablanca donde vive con Warda, su hija de 8 años. Un día, Samia, una joven embarazada, llama a la puerta de su casa, y este encuentro hará que la vida de los tres personajes cambie radicalmente.

La carga social de esta cinta es demoledora en su denuncia de la hipocresía que mantiene la sociedad marroquí sobre las madres solteras. Nada panfletaria, nada condescendiente, nada aparente. Las imágenes están cargadas de una sinceridad que se agradece.

Las dos actrices principales están soberbias. Lubna Azabal, que me fascina por su sobriedad y calidad interpretativa, es Abla: callada, amargada, solitaria, desconfiada y protectora, borda su papel; pero es que Nisrin Erradi, como Samia, la madre soltera embarazada, está a la misma altura y es un contrapunto perfecto en el rol de esa mujer que se siente huérfana, desamparada, desprotegida y perdida en un laberinto de miradas acusadoras, rencorosas y despreciativas. Sin embargo, es precisamente Samia quien devolverá un poco de felicidad a la casa de Abla y de Warda. ¿Y Warda? Esa pequeña, interpretada por Douae Belkhaouda, llena la pantalla cuando sonríe o hace un leve gesto de complicidad, desprendiendo pura energía positiva, de un magnetismo incuestionable. De manera que el trío femenino de la película hay que destacarlo, y creo que ahí ha estado en buena medida, no solo el buen hacer de ellas, sino la mano de la directora Maryam Touzani, que siendo actriz sabe muy bien cómo sacar partido de sus intérpretes. No solo dirige muy bien este film, sino que también cumple con todos sus actores y actrices.

No voy a desvelar nada de la película, que ha de saborearse sin conocer previamente más detalles, pero sí voy a destacar una escena: cuando Samia obliga a Abla a bailar en la panadería. Conmovedora y simple, pero emocionante, humana y cautivadora. Sacar tanto jugo de una simple escena como esa demuestra la maestría de la directora de la cinta y la altura de sus actrices.

Nada se ha filmado en esta película al azar, nada sobra, y la valentía y dureza de su planteamiento no debe hacernos olvidar su gran calidad técnica y narrativa. Preciosa cinta.

Sergio Barce, enero 2021

Aquí tenéis el tráiler:

Etiquetado , , , , ,