Archivo de la etiqueta: Cierre del Consulado español de Larache

LARACHE – Próximo cierre del Consulado español en Larache

Europa Press ha dado la noticia. La tenéis más abajo reproducida en su integridad. Ni los más pesimistas hubiesen pensado esto. Nuestro Gobierno, en su permanente alarde de recortar lo que no debe recortar, también va a acabar con la representación consular española en Larache. Una presencia esencial por Historia, por convivencia, por cultura, por relación humana. Todo da igual. El simbolismo de este cierre es destacable: se cercena dolorosamente un vínculo que ellos, los políticos, no van a conseguir romper. Pero ahí estamos como siempre, dando ejemplo de nuestro pacata política exterior, nuestra estrecha visión de futuro, nuestra ceguera que viene de siglos, nuestra política exterior de siempre, la de los pobres. Francia potencia su presencia a través de los Liceos y representaciones diplomáticas. España, la España casposa de siempre, cierra, recorta y da otro paso atrás, otro más. Nos empobrecen en todos los ámbitos, y en este también. Ahora que el mercado marroquí se expansiona, ahora que Marruecos necesita más que nunca la cooperación de la UE, ahora que Marruecos da la oportunidad de que empresarios europeos, especialmente españoles, puedan implantarse en su territorio, y así potenciar aún más el desarrollo económico de este país pujante y joven, lo que también hace desarrollar a la economía del país inversor -esto no hay que estudiarlo en ninguna facultad-, España pone de nuevo su granito de arena: cierra varios consulados. ¿Pero cómo se puede ser tan ciego? ¿Pero cómo se puede ser tan incompetente? Los empresarios españoles necesitan el apoyo de las legaciones, y la de Larache, en este sentido, es fundamental. 

Y luego está el otro aspecto, el que de verdad les importa un comino a estos políticos que no se sabe de dónde han salido, crecidos a la sombra de sus partidos, sin preparación ni bagaje, de miras cortas e intereses particulares y partidistas. Y ese aspecto que les importa un comino es el humano: ¿cuántos larachenses no han de hacer sus trámites en el consulado? Cientos. ¿Cuántos ciudadanos marroquíes no han de acudir a este consulado para hacer sus gestiones? Cientos. ¿Cuántos ciudadanos españoles nacidos en Larache no han de ponerse en contacto con esta legación alguna vez en su vida por cuestiones familiares, económicas o de otra índole? También cientos. ¿Cuántos inversores que tratan de abrirse camino en la zona de Larache no acuden al consulado? También otro buen número. Y no quiero poner que son miles entre unos y otros porque podrían acusarme de exagerado, pero esa es la auténtica verdad: miles.

La política escrita en minúscula se ha instalado en España. El Consulado de Larache se cierra para ahorrar gastos. ¿Han calculado el coste real de esta decisión? No. Seguro que no. Larache bien vale por todo Africa, dijo el Rey Felipe. Ahora Larache ya no vale un céntimo para el señor Ministro. Así nos va: menos cultura, menos educación pública, menos sanidad pública, menos investigación pública, menos universidad pública, menos representación consular… Este es el nuevo manual que han escrito en pocas semanas: Cómo empobrecer a tu pueblo en diez lecciones prácticas.

Otra mala noticia para todos, otra muy mala noticia para Larache. ¿Hasta cuándo mantendrán el Colegio Luis Vives ejemplo de tenacidad, permanencia y expansión cultural? Miedo me da pensar en lo que estarán conjurando en la Moncloa.

Sergio Barce, julio 2012

MADRID, 5 Ago. (EUROPA PRESS) –

   España cerrará sus Embajadas en Yemen y Zimbabue para ahorrar costes y ante la posibilidad de que funcionarios de nuestro país puedan defender los intereses nacionales desde las representaciones de la UE en estos dos países, han informado a Europa Press fuentes diplomáticas.

   La decisión la ha sopesado durante meses el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, quien, tras estudiar los pros y los contras se ha inclinado por cerrar las legaciones en Saná y Harare.

   El ministro, inmerso en un proceso de reorganización del servicio exterior español, ve necesario reforzar la presencia de España en aquellas áreas que están registrando un mayor crecimiento económico, pues es ahí donde las empresas pueden hacer negocios y contribuir así a crear empleo en nuestro país, uno de los objetivos que García-Margallo se fijó nada más asumir el cargo.

   Pero en el actual contexto de recortes en el gasto –el Ministerio de Exteriores se ha llevado el mayor tijeretazo en los Presupuestos Generales del Estado para 2012– no es posible reforzar presencia en unas zonas sin irse de otras.

   Tanto en Yemen como en Zimbabue el cierre de las Embajadas se suplirá con la presencia de una delegación de la UE en esos dos países, donde nuestro país destinará funcionarios para que, desde la oficina europea, puedan defender también los intereses españoles.

   La legación en Saná es relativamente nueva, pues se inauguró en abril de 2006. La colonia española en Yemen se limita a 73 personas y no hay ninguna empresa nacional establecida allí. Este país de la Península Arábiga, inmerso en un proceso de transición tras la oleada de revueltas que vivió en 2011, tampoco entra dentro de las prioridades de la cooperación española.

   En el caso de Zimbabue, el primer embajador de España fue nombrado en 1981. La colonia española apenas ronda las 80 personas, mientras que las exportaciones a este país no superaban los cuatro millones de euros en los últimos años.

   Al igual que Yemen, tampoco es un país prioritario para la cooperación española que, en los próximos años, fijará su atención en el norte de Africa, los países del Africa Occidental, América Latina y Caribe.

ADIOS A LARACHE, VALENÇA DO MINHO Y VILA REAL

   Junto a estas Embajadas, se cerrarán tres Consulados pequeños cuya labor asumirán oficinas similares cercanas. Es el caso del Consulado en Larache, ciudad portuaria marroquí que permaneció bajo dominio español entre 1610 y 1689 y, de nuevo, entre 1911 y 1956.

   España tiene en Marruecos otros seis Consulados, dos de ellos en Tánger y Tetuán, a 85 y 105 kilómetros de Larache, respectivamente.

   También desaparecerán dos oficinas consulares en Portugal, donde España reducirá de cuatro a dos su número de consulados. Se cierra el de Valenca do Minho, en la frontera con la provincia de Pontevedra, y el de Vila Real de Santo Antonio, en el límite con Huelva. Tras los cambios, los únicos Consulados de España en Portugal estarán en Lisboa y Oporto.

   Desde el departamento que dirige García-Margallo se asume que el cierre de estos Consulados no gustará nada a los españoles que solían recurrir a sus servicios, si bien se destaca que el público que se verá afectado es minoritario y que, con la actual mejora de las infraestructuras, tiene mayores facilidades para trasladarse al consulado más cercano.

AHORRO A LARGO PLAZO, COSTE EN EL CORTO

   Aunque el objetivo de estos cierres es ahorrar costes –se dejará de pagar el alquiler y mantenimiento de las oficinas y las nóminas del personal contratado local– a corto plazo costará dinero pues habrá que indemnizar a los despedidos (conserjes, jardineros, vigilantes…).

   Por eso el Ministerio de Exteriores ha iniciado conversaciones con el departamento de Hacienda para que le autorice a aumentar la partida de gasto de su presupuesto destinada a pagar indemnizaciones.

   Según cálculos del propio ministro, solo el cierre de la Embajada en Zimbabue supondrá un ahorro de más de un millón de euros al año, recursos que, al igual que el personal diplomático que quede liberado, se redirigirán a reforzar el servicio exterior en otras áreas del mundo donde España debe fortalecer su presencia, como en las potencias emergentes. Eso sí, el ministro descarta abrir nuevas Embajadas.

   El actual embajador de España en Yemen, Francisco Javier Hergueta, se quedará por tanto sin plaza, al igual que una decena de funcionarios y diplomáticos que trabajan en esa legación. No sucederá lo mismo en Zimbabue, pues el puesto de jefe de legación está desierto desde el fallecimiento en un accidente de tráfico de la embajadora Pilar Fuertes.

   Con esta medida, España reducirá de 118 a 116 su número de Embajadas bilaterales, seguirá teniendo once en organismos multilaterales y disminuirá los Consulados de 97 a 94.

Etiquetado , , ,